Compartir
Publicidad

Tarta de almendra, queso ricotta y limón. Receta para el Día de la Madre

Tarta de almendra, queso ricotta y limón. Receta para el Día de la Madre
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ahora que ya estamos en mayo y se acerca el Día de la Madre, conviene ir pensando en una tarta con la que homenajear a nuestras madres o por qué no, darnos nuestro propio homenaje, en caso de ser madres y no tener a la nuestra cerca. En mi caso, tenía antojo de hacer una tarta con queso ricotta, así que cuando di con esta receta de tarta de almendra, queso ricotta y limón, me pareció una opción muy interesante.

Al no llevar nada de harina, no contiene gluten, así que es apta para celiacos. No soy celiaca, pero a menudo nos olvidamos de esta comunidad, así que es esta tarta de almendra, queso ricotta y limón es también para ellos. Es realmente fácil de preparar, ideal para disfrutar durante la época más cálida del año. Las almendras laminadas son imprescindibles, pues hacen que el resultado final sea un tanto inesperado y una pura delicia.

Ingredientes para un molde de 20 cm

  • 100 g de mantequilla ablandada, 275 g de azúcar blanca, 1 rama de vainilla, la ralladura de un limón, 4 huevos a temperatura ambiente, 240 g de almendra molida, 300 g de queso ricotta, almendra laminada y azúcar glas para decorar.

Cómo hacer tarta de almendra, queso ricotta y limón

Precalentamos el horno a 180∘C, engrasamos el molde y lo forramos con papel de hornear. Por otro lado, partimos los huevos y separamos las claras de las yemas. Las reservamos. En el bol de una batidora eléctrica, echamos la mantequilla, 165 g de azúcar, las semillas de la rama de vainilla y la ralladura de limón y batimos unos 8-10 minutos hasta tener una mezcla pálida y cremosa.

Vamos añadiendo las yemas de huevo, una a una, limpiando bien las paredes del bol y sin dejar de batir. A continuación, incorporamos la almendra molida, seguimos batiendo, y añadimos el queso ricotta. Batimos hasta obtener una masa homogénea. En otro bol limpio, y con la ayuda de una batidora de mano, batimos las claras de huevo hasta tener una textura de puntas blandas. Añadimos los 110 g de azúcar restante y seguimos batiendo hasta que las claras alcancen la fase de puntas rígidas.

Añadimos poco a poco las claras a punto de nieve a la mezcla de queso y almendra, mezclamos todo cuidadosamente con la ayuda de una espátula. Vertimos la mezcla en el molde preparado, alisamos la superficie con la espátula y la cubrimos con almendra laminada. Horneamos unos 45-50 minutos o hasta que la tarta se note firme al tacto. Dejamos enfriar completamente la tarta en el molde antes de desmoldarla. Espolvoreamos con azúcar glas antes de servir.

Paso A Paso

Tiempo de elaboración | 1 hora y 15 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

Esta maravillosa tarta de almendra, queso ricotta y limón es el final perfecto para cualquier cena o comida de celebración, a pesar de su sencillez. Tiene una textura suave y ligera, por lo que no resulta nada pesada, que se rompe con la cobertura crujiente de las almendras laminadas. Está riquísima sola, pero se me ocurre que con helado de vainilla no estaría nada mal. ¡Feliz Día de la Madre!

En Directo al Paladar | Pastel de pera y queso ricotta
En Directo al Paladar | Pastel de queso ricotta y manzana con compota rápida de fresas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos