Compartir
Publicidad
Publicidad

Torreznos con patatas revolconas. Receta de picoteo

Torreznos con patatas revolconas. Receta de picoteo
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A veces nos apetece un plato tradicional y sabroso, de los que solamente comemos cuando vamos al pueblo de nuestros padres. Uno de esos platos es el de los torreznos con patatas revolconas, una receta de picoteo que podemos hacer fácilmente en casa.

La doble textura -corteza muy crujiente y carne muy tierna- del torrezno, funciona de maravilla en contraste con la melosidad de las patatas revolconas o meneás, obteniéndose una mezcla de sabores que nos transporta a tierras castellanas. Hoy os contaremos el secreto para conseguir esa doble textura tierna/crujiente en los torreznos para que os queden de película.

Ingredientes para cuatro personas

  • 4 patatas medianas, 4 torreznos de Soria, 1 diente de ajo, aceite de oliva virgen extra, 2 cucharadas soperas de pimentón de la Vera dulce, unas ramitas de tomillo fresco

Cómo hacer torreznos con patatas revolconas

Para hacer las patatas revolconas, pelamos las patatas y las cocemos hasta que se puedan triturar fácilmente. Mientras tanto, preparamos una ajada con aceite abundante, un diente de ajo bien picado y añadimos el pimentón, mezclando bien fuera del fuego. Reservamos este condimento y lo mezclamos con el puré de patatas hasta obtener una masa cremosa y homogénea. Repartimos la masa en dos fuentes de barro individuales.

Para hacer los torreznos y conseguir esa textura especial, freímos a fuego lento los torreznos en una sartén con muy poco aceite, teniendo la precaución de colocar la piel o corteza de cerdo abajo. Dejamos que se cocinen durante cinco minutos hasta que la piel sufle o se infle formando las características burbujas crujientes de las cortezas.

Cortamos los torreznos en tiras o taquitos, dejando las dos texturas en cada porción. Una vez cortados, ponemos un cazo con aceite de oliva al fuego y freímos por segunda vez los torreznos para que se cocine también la carne y queden tostaditos. Es una técnica de freír dos veces, primero en frío y luego en muy caliente, es parecida a la que se usa para conseguir las patatas fritas perfectas.

Terminamos repartiendo los torreznos crujientes en las fuentes de patatas revolconas, de forma que la carne entre en el puré de patatas meneás y asome la parte más crujiente del torrezno, que se puede usar como si se estuviera dipeando con esta receta.

Torreznos Y Patatas Revolconas

Tiempo de elaboración | 30 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

Un buen vaso de vino tinto joven o una cerveza muy fría es el mejor acompañamiento para disfrutar de estos torreznos con patatas revolconas, una receta de picoteo que os recomendamos que preparéis uno de estos días para sorprender a los que nunca los hayan probado.

En Directo al Paladar | BBQ Ribs New York, la receta definitiva de costillas de cerdo a la barbacoa
En Directo al Paladar | Patatas guisadas con cordero y setas. Receta reconfortante

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos