Alitas de pollo fritas al estilo coreano: una receta picante y dulce para chuparse los dedos

Alitas de pollo fritas al estilo coreano: una receta picante y dulce para chuparse los dedos
Sin comentarios
18 votos

La alita de pollo es un manjar de dioses del que nunca nos cansamos. Estan ricas fritas, al horno, en la freidora de aire, y con todo tipo de acompañamientos. Pero faltaba en nuestro repertorio una de las recetas de alitas más apetecibles: las alitas de pollo al estilo coreano.

Apodado "pollo dulce", el pollo frito coreano es conocido por su exterior adictivamente crujiente y su espesa salsa dulce y picante. Esta receta, cada vez más popular tanto en Corea como entre la comunidad asiáticoamerican, nació en la época de la Guerra de Corea: los soldados estadounidenses desplazados en el país trajeron consigo su pasión por el pollo frito. Las recetas evolucionaron a lo largo de las décadas siguientes y crecieron durante la crisis financiera asiática de 1997, cuando las altas tasas de desempleo llevaron a muchos trabajadores desempleados a crear sus propios locales de pollo frito para ganarse la vida.

Cuando se hacen bien, estas alitas rebozadas con almidón de maíz y glaseadas con salsa se vuelven tan crujientes que incluso se pueden comer los huesos (aunque no es obligatorio).

La receta la hemos conocido en la web estadounidense Delish donde June Xie explica varios trucos para que el pollo quede especialmente jugoso y crujiente. El resultado es para comerse 300.

Ingredientes

Para 6 personas
  • Aceite vegetal para freír
  • Sal cucharada 1
  • Pimienta negra molida media cucharada
  • Bicarbonato sódico media cucharada
  • Ajo en polvo media cucharada
  • Jengibre fresco cucharadas 2
  • Maicena 80 g
  • Mantequilla cucharadas 3
  • Chile rojo fresco o pimienta de cayena al gusto
  • Diente de ajo 1
  • Salsa Sriracha o gochujang cucharadas 2
  • Ketchup cucharadas 2
  • Vinagre de arroz cucharada 1
  • Salsa de soja cucharada 1
  • Miel cucharadas 2
  • Azúcar moreno cucharadas 2
  • Cacahuetes
  • Cebollino o ajete
  • Semillas de sésamo

Cómo hacer alitas de pollo fritas al estilo coreano

Dificultad: Media
  • Tiempo total

En esta receta vamos a pasar las alitas por una doble fritura. En una olla profunda, calienta aceite vegetal abundante a fuego medio-alto, hasta alcanzar los 135º C. Prepara una bandeja con papel de cocina y, mientras se calienta el aceite, combina en un bol grande una cucharada de sal, media de pimienta, media de bicarbonato sódico media de ajo en polvo.

Seca las alas con toallas de papel, luego frótalas con una cucharada de jengibre rallado y sazónalas con la mezcla de sal y especias. Ahora mezcla las alitas con maicena y aprieta para que se pegue bien a cada alita. Agrega con cuidado las alitas al aceite y fríelas hasta que la piel esté ligeramente crujiente y dorada, volteándolas ocasionalmente con pinzas, de 15 a 18 minutos.

Según vayan estando bien cocinadas, retira las alitas del aceite y resérvalas en papel absorbente. Deja reposar brevemente. Caliente el aceite a máxima potencia, para freír las alitas a 200°. Fríelas de nuevo hasta que estén profundamente doradas y la piel esté bien crujiente, lo que nos llevará alrededor de 7 a 8 minutos.

Retiramos ahoras las alitas del aceite y las colocamos en un bol grande donde las mezclaremos con la salsa que vamos a hacer ahora.

En una cacerola mediana a fuego medio-bajo, agrega tres cucharadas de mantequilla, cinco chiles pequeños (nos vale pimienta de cayena) o más si te gusta mucho el picante, una cucharada de jengibre picado y tres dientes de ajo también picados, Cocinamos todo 2 minutos, hasta que se doren un poquito. Agregamos entonces varias salsas. En Corea se utiliza tradicionalmente una salsa de chiles conocida como gochujang que podemos encontrar en España en supermercados asiáticos, pero ni no tenemos uno cerca podemos usar sriracha, que es parecida y mucho más fácil de encontrar. Echamos dos o tres cucharadas de esta salsa picante, dos de ketchup, una de vinagre de arroz y otra de salsa de soja. Cocina hasta que burbujee. Agrega entonces dos o tres cucharadas de miel y dos de azúcar moreno y continúe cocinando hasta que burbujee y espese un poco. Vierta la salsa sobre las alas y revuelva hasta que esté cubierta de manera uniforme. Agregue cacahuetes, semillas de sésamo y cebollino o ajetes a las alitas antes de servir.

18 votos

Sempio Gochujang Pasta Clásica - 500g

Con qué acompañar las alitas

Estas alitas tienen una salsa abundante y pegajosa, que se puede acompañar a la perfección con un buez arroz basmati. Estamos ante un plato contundente, pero adictivo, ideal para compartir entre amigos con una cerveza rubia.

En DAP | 26 recetas fáciles y deliciosas de alitas de pollo para chuparse los dedos
En DAP | Receta de bibimbap coreano, el plato único de arroz, verduras, carne y huevo que se puede adaptar al gusto de cada cual

Temas
Inicio