Publicidad

Milhojas de patata y tomate con aliño de pesto: receta de verano

Milhojas de patata y tomate con aliño de pesto: receta de verano
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

No se si a vosotros os pasa, pero yo no soy persona de primer plato, segundo plato y postre. Por lo general, me decanto por los platos únicos que, rematados con un café, me sacian lo suficiente. Es por ello que recetas como esta milhojas de patata y tomate con aliño de pesto me resultan tremendamente atractivas.

Realmente, es una manera diferente de servir la tradicional ensalada campera. Si le pusiéramos huevo duro y cambiáramos el aliño, es lo que estaríamos comiendo. Al menos en mi casa, donde la ensalada campera se prepara con esos ingredientes aunque ya se que hay cantidad de variantes. Para muestra, esta milhojas de patata y tomate con aliño de pesto.

Ingredientes

Para 2 personas
  • Patata 2
  • Tomate 2
  • Atún en escabeche en lata 1
  • Pimiento verde 30 g
  • Pimiento rojo 30 g
  • Pepino 20 g
  • Aceite de oliva virgen extra 60 ml
  • Pesto de albahaca 10 g
  • Sal

Cómo hacer milhojas de patata y tomate con aliño de pesto

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 35 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 20 m

Comenzamos por las patatas, que necesitan su tiempo de enfriado para poder manipularlas sin que se rompan. Escogemos patatas de igual tamaño entre sí, así como de igual tamaño que los tomates. De esta manera, la milhojas quedará mucho más estética una vez montada puesto que todas las láminas tendrán un diámetro igual o muy similar.

Calentamos abundante agua salada en un cazo y ponemos a hervir las patatas, enteras y sin pelar, hasta que estén tiernas en su interior. Esto dependerá del tamaño de las mismas y del tipo de patatas que hayamos elegido, así como del tiempo que tengan (las patatas nuevas son más duras y llevan más tiempo de cocción).

Mientras tanto, preparamos el aliño de pesto. En un cuenco, batimos el aceite y el pesto, con ayuda de unas varillas metálicas, hasta emulsionar. Lavamos y picamos en dados los dos tipos de pimiento y el pepino. Reservamos la salsa y las verduras hasta el momento del montaje.

Una vez listas las patatas, las retiramos del agua de la cocción y las introducimos en un cuenco con agua fría para cortar el hervor. Dejamos que se enfríen completamente antes de pelarlas y cortarlas en láminas de igual grosor. Si tenemos una mandolina, esto será coser y cantar. Si no la tenemos, usaremos un cuchillo bien afilado y confiaremos en nuestro buen ojo.

Lavamos los tomates y los cortamos en láminas, procediendo de igual manera que con las patatas. Montamos la milhojas alternando capas de tomate y patata, salseando estas últimas ligeramente antes de colocar la siguiente capa de tomate. Regamos con vinagreta de pesto, coronamos con atún y esparcimos las verduras alrededor antes de servir.

Collageensalada650ma

Con qué acompañar el milhojas de tomate y patata con aliño de pesto

Esta milhojas de tomate y patata con aliño de pesto puede servirse como plato único de una cena o como entrante de una comida. Es una buena manera de comer sano y nutritivo. La potencia del pesto de albahaca queda suavizada al añadirle más aceite y, sobre todo, al mezclarlo con la patata, con la que casa a la perfección.

En Directo al paladar | Milhojas caprese con mozzarella al sésamo. Receta fresca para el verano
En Directo al paladar | Milhojas de ensalada de sandía, mozzarella y jamón. Receta ligera

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir