Compartir
Publicidad

Caldo gallego: receta cocinada a fuego lento y por la que te entrará la morriña

Caldo gallego: receta cocinada a fuego lento y por la que te entrará la morriña
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si hay algún plato que pida cocinar a fuego lento es sin duda los pucheros tradicionales como este caldo gallego, sencillo potaje de hortalizas y carne de cerdo, típico de Galicia. No hay casa de pueblo gallega que al entrar no nos llegue su aroma, sobre todo en un dia de frío.

Tradicionalmente este caldo se prepara con grelos. Esta verdura, que no es más que las hojas de los nabos antes de la floración, tiene un sabor muy peculiar y con un punto amargo muy singular y atractivo para algunos platos. Aún siendo una verdura típicamente de Galicia, actualmente es fácil de encontrar en las fruterías especializadas o tiendas de productos gallegos del resto de la Península. De todas formas si os es muy difícil de encontrar y aún así lo queréis preparar, también se pueden sustituir por repollo o berza gallega.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Habas pequeñas 150 g
  • Patata 500 g
  • Grelos , 1 manojo 500 g
  • Hueso de espinazo de cerdo grande 1
  • Lacón 250 g
  • Chorizo fresco 2
  • Unto , tocino de cerdo salado 50 g
  • Sal al gusto

Cómo hacer caldo gallego

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 2 h 15 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 2 h

Poner en remojo las habas la noche anterior y el lacón si es salado, en remojo en agua. En una olla grande y alta echar dos litros de agua con un poco de sal y poner a cocer las habas con la carne durante una hora y media o hasta que las veamos blandas pero no deshechas. Pelar y picar las patatas y cortarlas rompiéndolas con el cuchillo, no con un corte limpio. Echarlas en el caldo junto con los chorizos y seguir cociendo todo junto.

Mientras que esto va cociéndose, echar el trozo de unto. Lavar la verdura y partirla menuda. Ponerla a cocer con el resto de los ingredientes. Cuando esté cocida, rectificar de sal y dejar reposar un rato antes de servir.

caldo gallego

Con qué acompañar el caldo gallego

El caldo gallego es ideal para un día frío acompañado de un buen tinto gallego y un trozo de pan del país. El cado gallego cocinado a fuego lento mejora mucho de un día para otro, los sabores se combinan y, siendo un potaje muy sencillo, resulta un plato exquisito. Desde luego os recomiendo que os decidáis a hacerlo, pero sea como sea, no dejéis de visitar Galicia y probarlo en cualquiera de sus restaurantes, os lo aconsejo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio