Compartir
Publicidad

Gulas al ajillo, la clásica receta de Navidad que disfrutamos todo el año

Gulas al ajillo, la clásica receta de Navidad que disfrutamos todo el año
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando era niño, recuerdo que probé las angulas cuatro o cinco años consecutivos, siempre en la cena de Nochebuena. Hoy que no nos podemos permitir ese lujo, hemos asumido el consumo de un producto que nació como un sucedáneo y que hoy nos gusta a todos. Como la receta de gulas al ajillo es un clásico en Navidad, os damos las pautas para que cuando la preparéis, os salga perfecta.

A mi tío le regalaba un cliente suyo una bandeja de marisco en la que también venían unas angulas y siempre las preparaba en ensalada, crudas, frotando un ajo en el plato en el que las iba a servir. Para tomar las gulas cocinadas al ajillo, yo suelo hacerlas en una sartén pero servirlas en una cazuela de barro calentada con agua caliente y con cubiertos de madera, como era tradición con las angulas auténticas.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Gulas (sucedáneo de angulas) 500 g
  • Diente de ajo 2
  • Guindilla 1
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Cómo hacer gulas al ajillo

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 15 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 10 m

La receta es tan sencilla, que casi no requiere explicación, pero sí seguir dos pasos importantes para que las gulas queden jugosas y calientes pero sin freírse, así que vamos a la cocina a prepararlas. Lo primero, yo uso siempre gulas frescas y no congeladas, porque el resultado es mucho mejor con las primeras. Si las compras congeladas, deja que se descongelen en el paquete dentro de la nevera y usalas cuando ya estén como las frescas.

Lo segundo, siempre las compro al natural, no las que vienen ya preparadas al ajillo y que solamente necesitas un minuto para tenerlas listas, porque al hacer yo el ajillo, lo puedo regular a mi gusto en cuanto a potencia del picante, nivel de tostado de los ajos y cantidad de aceite. Para hacerlo yo, comiendo cortando el ajo en láminas no demasiado finas.

En una sartén, ponemos el aceite de oliva virgen extra y ponemos los trozos de ajo, dándoles la vuelta cuando empiecen "a bailar". En ese momento, incorporamos la guindilla cortada en dos o tres trozos y mientras los ajos van cambiando de color, vamos abriendo el paquete de gulas y las separamos un poco con los dedos para notarlas sueltas.

Echamos las gulas a la sartén y removemos continuamente para evitar que ninguna se fría en el aceite. Lo mejor es hacer el movimiento de salteado, consiguiendo a la vez que las gulas se impregnen así con el aceite de oliva aromatizado con los ajos y la guindilla, calentándose lentamente. Tras saltear dos minutos, probamos y rectificamos de sal -suele hacer falta añadir un pellizco- y las pasamos a la cazuela de barro caliente para llevar a la mesa.

Gulas Al Ajillo Pasos

Con qué acompañar la receta de gulas al ajillo

Esta receta de gulas al ajillo ideal para Navidad sigue gustando a toda la familia y en casa nos gusta hacerla en estas fechas, aunque hemos trasladado su consumo desde la noche de la Nochebuena a esas comidas y cenas entre las fiestas señaladas cuando no sabemos que preparar y estamos hartos de asados y de comer sobras. Con un buen pan para aprovechar el aceite, no necesitas más para disfrutar.

En Directo al Paladar | Vieiras rellenas. Receta de Navidad
En Directo al Paladar | Salteado de boletus y gambas en guiso de oloroso. Receta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio