Compartir
Publicidad

Cómo hacer salsa verde de eneldo

Cómo hacer salsa verde de eneldo
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No sé cómo, ni porque, hace unos días llego a mi nevera un gran manojo de eneldo y sinceramente, no sabía muy bien qué hacer con él, ya que no es una de esas hierbas que utilice habitualmente. De hecho solo la utilizo, muy de vez en cuando, para algún pescado y poca cosa más.

Aun así, me daba mucha pena dejar que se estropease y decidí como hacer una salsa verde de eneldo, que pudiera congelar ahora y descongelarla en cualquier momento y de paso estudiar en que otros platos la puedo utilizar. Me ha resultado interesante descubrir que esta salsa puedo utilizarla tal cual o llegado el momento puedo hacerle alguna transformación, con lo que con una sola base, tengo aliño, saborizante o salsas más complejas, tanto para carne como para pescado.

Ingredientes

2 diente de ajo, 25 gramos de canónigos, 125 gramos de eneldo, 75 gramos de nueces peladas, 1 limón, 6 cucharadas de aceite de oliva, sal y pimienta.

Cómo hacer salsa verde de eneldo

Para preparar esta salsa, solo tenemos que poner todos los ingredientes en nuestro minirobot de cocina, los dientes de ajo pelados, los canónigos, el eneldo, las nueces, la ralladura de la piel y el zumo del limón, el aceite, una pizca de sal y otra de pimienta y utilizar la función de triturador.

Le damos máxima potencia para conseguir una pasta fina y homogénea, aunque sin que llegue a ser una papilla.

Cómo hacer salsa verde de eneldo

Tiempo de elaboración | 2 minutos
Dificultad | Baja

Degustación

Podemos utilizar esta salsa verde de eneldo tal cual, como acompañamiento. También podemos desleír un par o tres de cucharadas en un guiso o estofado de carne o pescado, le dará un sabor distinto.

Otra alternativa sería uniéndola con nata o crema de leche y dándole un golpe de hervor, obtendríamos una salsa cremosa para regar un filete de pescado a la plancha. Si la mezclamos con una bechamel, podemos dar un toque más que original a unos canelones con relleno de pescado por ejemplo.

En frío, claro está, podemos añadir una cucharada a una vinagreta simple y utilizarla para aliñar una ensalada de salmón o bacalao, por ejemplo. También la podemos mezclar con salsa mayonesa.

Otra sugerencia que puede resultar interesante, mezclar la salsa con unas anchoas picadas, revolverla con pasta recién hervida y añadirle unos trozos más enteros de nueces y queso parmesano rayado.

En Directo al Paladar | Cómo hacer salsa de tomate y albahaca en conserva. Receta
En Directo al Paladar | Cómo hacer mayonesa japonesa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio