Puerros con miso: una receta sabrosísima que conquista por su sencillez

Puerros con miso: una receta sabrosísima que conquista por su sencillez
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
3 votos

Puerros, pasta miso y poco más se necesita para preparar esta receta que conquista por su sencillez. Se cruzó en mi camino en los mundos de Instagram, hace casi dos años, de la mano de Verónica (ex concursante de Master Chef). Me picó la curiosidad, aunque he tardado en hacerla, pero la espera ha merecido la pena. Es un plato muy loco (como dice la autora).

Soy mega fan del puerro y siempre ando en busca y captura de nuevas formas de prepararlo. Es una hortaliza ideal para preparar sofritos, cremas, caldos,...pero tenemos pocos platos en los que es protagonista. Os recomiendo los puerros confitados, se funden en la boca, y, por supuesto estos puerros con miso que hoy son nuestros protagonistas.

Puede que lo más complicado de esta elaboración sea encontrar el miso, aunque en cualquier supermercado oriental lo tienen seguro. Hay de varios tipos, con puntos de sabor más o menos suaves, y todas ellas aptas para esta receta. Eso sí, hay que ajustar la cantidad en función de la que tengáis a mano. Yo he usado miso blanco, el más suave.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Puerro 3
  • Aceite de oliva virgen extra 30 ml
  • Miso blanco 5 g
  • Caldo de verduras 125 ml
  • Almendra laminada 20 g
  • Lima 1
  • Sumac o zumaque para espolvorear (opcional)
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Cómo hacer puerros con miso

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 15 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 10 m

Cortamos los extremos de los puerros, guardando las hojas verdes (bien lavadas y secas) para hacer caldos o cremas. Lavamos y secamos bien las partes blancas, sobre todo el extremo más cercano a las hojas verdes, para retirar posibles restos de arena. Los cortamos en piezas de unos dos centímetros aproximadamente.

Paso a paso puerros con miso

Calentamos el aceite en una sartén y marcamos los puerros por las dos caras (un par de minutos por cada una) hasta que estén doradas. Agregamos el miso blanco y el caldo de verduras, una pizca de sal y pimienta. Llevamos el conjunto a ebullición, meneando la sartén para que la pasta se disuelva en el caldo. Cocemos cinco minutos.

Mientras tanto, calentamos una sartén tostamos la almendra laminada. Hay que tener cuidado porque se quema con facilidad, lo ideal es remover todo el rato hasta que esté dorada. Ahora solo queda emplatar el puerro, cubrir con almendra tostada, rallar un poco de lima por encima y, si queremos aportar un toque extra de sabor, esparcir un poco de zumaque por la superficie.

3 votos

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete a "Al fondo hay sitio", una forma distinta de informarte cada semana de la actualidad gastronómica hecha con pasión por el equipo de DAP.

Con qué acompañar los puerros con miso

Si los servimos como entrante, a estos puerros con miso no les hace falta nada. Solo hay que elegir un segundo plato acorde con el gusto de cada cual, carne, pescado, huevo,... y el menú queda armado y completo. No obstante, también se pueden servir como guarnición o acompañamiento. Esto lo dejo al gusto de cada cual.

En DAP | No tires la parte verde del verde del puerro, te damos tres ideas para aprovecharlo
En DAP | Puerros rebozados

Inicio