Compartir
Publicidad

Así es como una buena dieta puede ayudar a prevenir el cáncer (aunque nunca va a curarlo)

Así es como una buena dieta puede ayudar a prevenir el cáncer (aunque nunca va a curarlo)
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El cáncer es una enfermedad degenerativa que se encuentra estrechamente vinculada a nuestros hábitos de vida. Por eso una buena dieta puede ayudar a prevenir su desarrollo, aunque nunca va a curarlo ni a eliminar por completo el riesgo de padecerlo sino más bien, reducir las probabilidades de que la enfermedad se haga presente.

Lo que comemos como arma para prevenir el cáncer

Según la Organización Mundial de la Salud entre el 30 y el 50% de los casos de cáncer son prevenibles y en gran medida ello depende de nuestros hábitos dentro de los cuales se incluye nuestra dieta.

Por eso, a continuación te mostramos en qué consiste una buena dieta que puede ayudar a prevenir el cáncer si se acompaña de actividad física regular, descanso adecuado, y ausencia de hábitos tóxicos.

Los alimentos vinculados a menos incidencia de cáncer

Determinados ingredientes de nuestros platos pueden ayudar a reducir el riesgo de sufrir cáncer, como los que mencionamos a continuación:

  • Frutas y verduras: su consumo se ha asociado en un estudio publicado en la American Journal of Clinical Nutrition a menor incidencia de diferentes tipos de cáncer. Por lo tanto, se sugiere un consumo mínimo de cinco raciones diarias e idealmente, alcanzar las 10 porciones de estos alimentos cada día. Su ingesta no sólo ofrece fibra y vitaminas varias sino también variedad de compuestos antioxidantes que podrían ser de ayuda para la prevención y el control de tumores cancerígenos.


Vegetales

  • Cereales integrales o granos enteros: por su riqueza en fibra, en almidón resistente y en fitoestrógenos, los granos enteros y derivados de estos, es decir, los cereales integrales en reemplazo de los refinados pueden ayudar a prevenir todo tipo de cáncer, especialmente los que afectan el aparato digestivo como cáncer de estómago, de esófago y colon o los hormonales como el cáncer de mama según una investigación de la Universidad de Minnesota.
  • Pescado: el pescado es fuente de proteínas de calidad y su consumo desplaza la ingesta de carnes rojas que podrían vincularse a mayor incidencia de cáncer. Por esta razón la ingesta de pescado se asoció a menor riesgo de cáncer, sobre todo, a aquellos del tracto digestivo como señalan científicos italianos. Estos resultados coinciden con un estudio publicado en 2003 que señala que el pescado, quizá por su riqueza en ácidos grasos esenciales, podría ser de ayuda para prevenir el cáncer de próstata.
  • Legumbres: por su riqueza en fibra así como por ser fuente de almidón resistente y antioxidantes entre otros compuestos como los fitoestrógenos, un mayor consumo de legumbres fue vinculado a menor riesgo de cáncer en una investigación de British Journal of Nutrition. Además, en un estudio de Nutrition and Cancer se confirma que una mayor presencia de ingredientes de origen vegetal en la dieta, entre ellos las legumbres, se asocia a menor incidencia de cáncer.
James Sutton 207988 Unsplash

Los ingredientes que debes evitar en tus platos

Así como hay alimentos vinculados a menor incidencia de cáncer, a continuación te mostramos algunos ingredientes que es recomendable evitar en los platos habituales porque se han asociado a mayor presencia de la enfermedad:

  • Carnes procesadas: como lo mencionó la OMS hace unos años atrás y lo confirman diversos estudios como en este caso uno publicado en Plos Medicine, las carnes procesadas como salchichas, mortadelas, hamburguesas congeladas u otros fiambres y embutidos se vinculan a mayor incidencia de cáncer, sobre todo, cáncer de colon y de pulmón. Estos ingredientes pueden tener sustancias con poder mutágeno y cancerígeno y aditivos varios porque son alimentos ultraprocesados y de baja calidad nutricional.
  • Alcohol: a diferencia de lo que mucho tiempo pensamos, el alcohol en cantidades pequeñas no es beneficioso, no existe una dosis segura y su consumo como bebida habitual u ocasional o bien, para cocinar a diario no es recomendable, ya que como señala una investigación publicada en 2001 su consumo se asocia a mayor incidencia de diferentes tipos de cáncer, sobre todo, esófago, faringe y laringe.


Pam Menegakis 621674 Unsplash

Estos son los alimentos que deberían componer una buena dieta que ayude a prevenir el cáncer y los que no deberían hacerse presente de manera habitual en nuestra cocina y nuestra mesa si deseamos alejarnos de esta enfermedad cada vez más frecuente.

La dieta no cura, pero puede prevenir y mejorar el tratamiento del cáncer

Como hemos dicho, la dieta no cura el cáncer y no reduce a 0% las probabilidades de sufrir la enfermedad, pero como hemos mostrado, puede ser de ayuda para prevenir su desarrollo si la insertamos en un estilo de vida saludable.

Asimismo, si bien la dieta no cura el cáncer puede ser un buen complemento del tratamiento tradicional como señala una investigación publicada en la revista científica CA.

Una dieta adecuada podría incrementar la efectividad de algunos tratamientos como la quimioterapia y también, contribuir a mantener o restablecer el estado nutricional del afectado.

Entonces, la alimentación sana siempre debe ser prioridad, no sólo para prevenir sino también para controlar y cuidar al organismo antes, durante y después de la enfermedad.

Imagen | Unsplash

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio