Así es la nueva Factoría Cruzcampo: el proyecto que reivindica el legado de la cerveza más (injustamente) odiada de España

Así es la nueva Factoría Cruzcampo: el proyecto que reivindica el legado de la cerveza más (injustamente) odiada de España
2 comentarios
HOY SE HABLA DE

En Sevilla, a solo unos dos kilómetros de la estación de tren del AVE, se levanta el templete de la Cruz del Campo. Este humilladero medieval, que se cree anterior al siglo XV, dio nombre a una de las primeras cervezas de España, cuando aún estaba en las afueras de la ciudad, rodeado, como no, de campo.

En 1904, el templete empezó a tener de vecino a la fábrica de cerveza y ambas construcciones vieron como la ciudad de Sevilla les rodeaba, hasta acabar encajadas entre bloques de viviendas.

En 2007 se inauguró la nueva fábrica de Cruzcampo que llevó la producción a las nuevas afueras de la ciudad. El gigante edificio que vio nacer una de las primeras cervezas industriales de España quedó en el limbo. Hasta ahora.

La covid ha retrasado la inauguración de Factoría Cruzcampo, un ambicioso proyecto del grupo Heineken (propietaria de la cerveza sevillana desde el año 2000) que pasaba por transformar la antigua fábrica en una microcervecería urbana donde se imparten, además, clases de hostelería a los jóvenes becados por la Fundación de la empresa: este año 40 personas, que son las que atienden al público en el espacio.

Pero, además de la función social, Factoría Cruzcampo es el proyecto que –junto a La Fábrica de Málaga– quiere reivindicar el legado de una cerveza denostada fuera de Andalucía y Extremadura. Y ayudar a la marca a hacerse un nombre en el pujante mercado de las cervezas artesanas.

Cruzdelcampo La cruz del (antiguo) campo.

Una cerveza distinta

“Pis de rata”, “sudor de andaluz”, “agua con color de cerveza y gas”... Desde que surgieron las redes sociales, la compañía ha tenido que lidiar con comentarios que van de la chanza fácil al clasismo puro y duro, hacia una cerveza que no es objetivamente peor que la de sus competidores, sino distinta. Un valor que en los últimos años la empresa ha logrado que juegue a su favor.

El artífice de este cambio es el nuevo equipo que desembarcó en Sevilla en 2016 con el objetivo de reflotar una marca que andaba en horas bajas.

“Normalmente, cuando estamos frente a estos fenómenos podemos tener la tentación de no mirar y correr un tupido velo, que es lo que se estaba haciendo hasta que llegamos”, explica Esteban Velasco, actual responsable de la marca. “Pero lo primero que debes hacer cuando tienes un fenómeno de estos es mirarlo, hacerle frente, y pensar cómo puedes utilizarlo a tu favor”.

Cruzcampo Velasco Esteban Velasco, responsable de marca de Cruzcampo.

La solución pasó por entrar al trapo en redes, riéndose de un mismo, pero, además, reivindicando una suerte de andalucismo transversal, que es el leimotiv del nuevo eslogan de la compañía: “Con mucho acento”.

De entre las cervezas comerciales de tipo lager, Cruzcampo es la más peculiar

“La primera traducción literal es que al ser de Sevilla defendemos el acento de Sevilla, pero el valor final es la diversidad”, explica Velasco que, como Lola Flores, resucitada con permiso de su familia para protagonizar el spot principal de la campaña, es un jerezano afincado en Sevilla. “Oye, yo soy de donde soy, respétame por ser quien soy, pero a a la vez te respeto a ti por ser quien eres”.

“Bueno vale, bien por el marketing, pero a mi la cerveza me sigue sabiendo rara”, pensarán algunos. Y es que, de entre las cervezas comerciales de tipo lager, Cruzcampo es la más peculiar –algo que, insisten desde la marca, se debe a su particular levadura–. Y la única que se sirve de forma distinta.

Mejor servida en un solo tiempo

En Madrid solemos presumir de tirar las cañas mejor que nadie, pero la técnica de nuestros camareros arruinaría una Cruzcampo, que debe servirse siempre en un solo tiempo, sin añadir más espuma, algo que aporta demasiado carbónico y (hemos comprobado) la hace casi imbebible. Debe tomarse, además, a una temperatura inferior a la habitual en el resto de cervezas, de entre 0 y 2º C.

La Factoría tiene pensado elaborar 30 cervezas artesanas distintas al año

La caña de Cruzcampo Especial que nos tomamos en la Factoría –que viene de la fábrica nueva, sin pasteurizar– entra sola, pero lo que más nos sorprende son las cervezas artesanas que elaboran allí mismo los maestros Juan Jiménez e Irene Pascual, que tienen como objetivo marcado elaborar 30 recetas distintas al año, que se servirán en alguno de los siete grifos disponibles para el público.

A estas 30 nuevas recetas que se elaborarán en un año hay que sumar otras 30 distintas de la fábrica de Málaga, lo que hacen un total de 60 referencias entre las que la compañía podrá seleccionar sus nuevos lanzamientos.

Maestros Cerveceros Irene Pascual y Juan Jiménez, maestros cerveceros de la Factoría Cruzcampo.

Jiménez y Pascual vienen de trabajar en dos reputadas cerveceras artesanales –Califa y Four Lions, respectivamente– y ahora tienen toda una señora fábrica para hacer lo que les venga en gana, con total libertad (y, suponemos, más presupuesto).

“Es fundamental como maestro cervecero saber dónde estás vendiendo”, explica Juan Jiménez

En una cata a ciegas (que se ofertará dentro de las visitas a la Factoría, a un precio de 10 euros) pudimos probar cuatro de las cervezas con las que se ha inaugurado el espacio, de todo tipo de estilos como American IPA o ldubble belga; todos ellos eso sí, no muy pesados.

“Es fundamental como maestro cervecero saber dónde estás vendiendo”, explica Jiménez, que defiende la Cruzcampo original a capa y espada, como una cerveza muy refrescante, de trago fácil, pensada para sobrevivir al calor infernal que sufre Andalucía la mayor parte del año.

Comedor En Factoría Cruzcampo solo se sirve comida (correcta) supeditada a menús con maridaje, donde la cerveza es protagonista.

En esa línea se mueve su invento más acertado: una cerveza bautizada como Mijita, que solo tiene 1,6º de alcohol (casi como una sin), gracias a una fermentación a temperaturas más altas. Una cerveza muy lograda que, coinciden el maestro y sus jefes, podría ser el primer desarrollo de la Factoría en llegar al mercado.

“En general todas las compañías de gran consumo van a tener una racionalización del portafolio”, reconoce Velasco. “Pero la sofistificación de las cervezas empezó hace ya más de una década, con cervezas un poco más complejas, y eso va a crecer. Va a haber muchísima experimentación y hay que elegir bien, pero la Mijita me parece brutal”.

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

Lo bueno que tienen espacios como este es que funcionan como un departamento de I+D en contacto constante con el público, que va a probar todos los experimentos directamente desde los tanques (que están conectados a los grifos de la barra).

Y a ver quién es el listo que dice al llegar eso de “¿tenéis algo que no sea Cruzcampo?”

Datos prácticos
Dónde: Av. de Andalucía, 1. Sevilla.
Precio medio: Catas de 10 euros (sin comida) a 35 euros (con maridaje)
Reservas: 954 97 98 90 y en su página web.
Horarios: Martes a viernes de 11:30 a 18:00 horas.

En Directo al Paladar | Los secretos de la elaboración de cerveza según Antonio Fumanal, maestro de la fábrica en activo más antigua de España
En Directo al Paladar | Por qué España es el país en el que más cerveza sin alcohol se bebe (y cuál es el secreto para que nos guste)

Temas
Inicio