Compartir
Publicidad

Pastel de leche arrugado, receta tradicional griega (con vídeo incluido)

Pastel de leche arrugado, receta tradicional griega (con vídeo incluido)
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las recetas más llamativas de la gastronomía griega es el pastel de leche arrugado o, como también lo llaman en muchas webs, ruffled milk pie. Que no os eche atrás su apariencia porque es un dulce relativamente sencillo de preparar. Solo requiere de una pizca de maña a la hora de arrugar las hojas de masa filo, el resto es mezclar ingredientes en un cuenco y hornear.

El resultado es espectacular, tanto desde el punto de vista estético como de sabor y textura. Las láminas de masa filo crujen en la boca y la base de flan contrasta y suaviza el conjunto. El pastel de leche arrugado es una de esas delicias que hay que probar a hacer en algún momento. Nosotros hemos espolvoreado el pastel con azúcar glasé y canela, pero la próxima vez que lo hagamos prepararemos un aguamiel con el que pincelarlo. Otra buena opción.

Ingredientes

Para 10 personas
  • Masa filo hojas 9
  • Mantequilla derretida 100 g
  • Leche entera 400 ml
  • Huevos M 4
  • Azúcar 175 g
  • Canela en rama 1
  • Piel de limón 1
  • Esencia de vainilla 3 ml

Cómo hacer pastel de leche arrugado

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h 10 m
  • Elaboración 25 m
  • Cocción 45 m

Colocamos una lámina de masa filo sobre la encimera y la pincelamos por toda la superficie con la mantequilla derretida. Volteamos y doblamos por su parte más ancha como si fuera un acordeón. Enrollamos la tira resultante sobre si misma y la colocamos en el centro de un molde de 23 cm.

Repetimos la operación con el resto de láminas que vamos enrollando alrededor de las que ya hay colocadas en el molde hasta cubrir toda la superficie. Cocemos en horno pre calentado a 180ºC durante 20 minutos o hasta que la masa filo esté dorada y crujiente. Retiramos del horno y dejamos atemperar.

Es importante mantener tapadas con un trapo ligeramente húmedo las láminas de masa filo que no estemos trabajando, pues se secan con mucha facilidad. Si esto ocurriera quedarían inservibles al no poder doblarse como debieran.

Mientras tanto calentamos la leche en un cacito junto con la rama de canela y la piel del limón (sin nada de la parte blanca, que amarga). En cuanto arranque el hervor retiramos del fuego y dejamos atemperar. En un recipiente hondo batimos los huevos junto con el azúcar y la esencia de vainilla, desechamos la rama de canela y la piel de limón y añadimos la leche poco a poco al tiempo que removemos.

Vertemos la mezcla sobre la masa filo horneada, asegurando que llega a todos los rincones. Metemos de nuevo en el horno y cocemos otros 15-20 minutos a 180ºC. Retiramos del horno y dejamos templar antes de espolvorear con azúcar glasé y canela molida al gusto. Servimos templada o del tiempo.

Con qué acompañar el pastel de leche arrugado

Este pastel de leche arrugado es perfecto para servir como postre y poner, con ello, el broche de oro a una comida de celebración. Es tan lucido como delicioso y, aunque está de muerte lenta recién hecho, aguanta bien el tipo durante unas horas. Eso sí, mejor comerlo frío que recalentado. Un café, infusión, leche fresca o una copita de licor son buenos acompañantes.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio