Sigue a Directo al Paladar

alcaravea

Hace poco una lectora nos preguntaba sobre dónde conseguir ciertas semillas y productos para hacer pan. Concretamente preguntaba por la alcaravea, una especia poco conocida hoy día en la cocina española aunque antiguamente su uso era más extendido.

La alcaravea o comino de prado, Carum carvi, efectivamente tiene un gran parecido con el comino, tanto en aspecto como en sabor, aunque su semilla es de mayor tamaño y ligeramente curvada, a diferencia de aquel. Aunque tiene un sabor picante y un aroma parecido más al anís.

La planta tiene gran parecido con la zanahoria, con hojas verdes plumosas, muy divididas y una raíz tuberosa con un sabor que recuerda al apio y a la zanahoria. Crece de forma silvestre en muchas zonas montañosas, como en gran parte de los Pirineos y en las sierras del sur de Aragón, donde es muy frecuente.

Su composición es variable, según la procedencia de la semilla, pero suele contener entre un 3 al 7% de esencia y un 16 % de aceite. En cuanto a sus virtudes, al igual que el hinojo y el anís, los frutos de la alcaravea son tónicos y aperitivos, diuréticos y evitan las flatulencias, las cuales ayudan a expulsar. La carvona que contiene actúa sobre la musculatura intestinal, regulando el tránsito y ayudando a la digestión.

Estas propiedades hacen que su uso se haya extendido desde antiguo, incluso como pienso muy del gusto de los animales, y muy sano para ellos. Como digestivo se puede tomar en infusión, media cucharadita de semillas en una taza de agua hirviendo, después de las comidas. Los anises elaborados con alcaravea, llamados anissos del comí en Cataluña, y que llevan una ligera capa de azúcar sobre la semillas, son también muy digestivos.

pan con alvaraveaTambién sirve de base para un licor casero muy digestivo llamado kümmel, macerando en frío las semillas en alcohol o aguardiente seco, y endulzado luego con almíbar. En la cocina de los países del norte de Europa se utiliza ampliamente, para aromatizar quesos como el tilsit y el havarti daneses, o el milbekäse alemán. En la España del siglo XVII se menciona su uso en guisos de col y patatas.

Además forma parte de diversas mezclas de especias, como el ras-el-hanout, una mezcla de comino, orégano, cilantro, cúrcuma, alcaravea, pimentón, nuez moscada y cayena, entre otras, y que se usa en la cocina magrebí para adobar carnes y para diversos guisos, como tajines y cuscús..También se usa a nivel industrial para aromatizar lociones, jabones y jarabes.

Es cierto que no se vende en supermercados, pero fácilmente puedes encontrar la alcaravea, tanto en semillas como molida, en tiendas de especias y herboristerías.

Imagen pan | Flickr
En Directo al Paladar | Brochetas de atún con especias. Receta
En Directo al Paladar | Cous-cous de las Siete verduras. Receta
En Directo al Paladar | Tajine marroquí de pollo y cilantro. Receta

Deja un comentario

Ordenar por:

1 comentario