Vino blanco

Ingenua de mí, en un principio me planteé hacer este rosbif con compota de pera con solomillo de ternera. Así que con aire de autosuficiencia y segura de mi misma, me acerqué a una de las carnicerías del mercado municipal de mi pueblo, esperé mi turno y le pregunté al carnicero que si tenía solomillo, me dijo que sí mientras lo señalaba en el mostrador y colocaba encima el precio que se le había caído a la pieza.

El carnicero se dio cuenta que yo estaba poco menos que escandalizada, cuando me vio la cara al leer cuarenta y tres euros el kilo. Enseguida me preguntó que iba a cocinar, le dije que rosbif y sin preguntarme más, cogió una pieza del otro lado del mostrador, la empaquetó, la pesó y me dijo – esta te saldrá muy tierna también, son 10 euros -, pagué sin decir ni media palabra y volví a casa. Por suerte y como buen profesional tuvo razón, la única pena es que se me olvidó preguntar qué pieza me había servido.

Ingredientes

¡Vótalo!

Editores 0

Comunidad 0

Actividad de la comunidad