Síguenos

Biscuits roses de Reims

Hoy os traigo un postre con larga historia, y es que los biscuits roses de Reims surgieron en la región francesa que les da el nombre allá por el siglo XVII y fue en el siglo siguiente cuando una empresa confitera comenzó a distribuirlos de manera comercial, alcanzando gran fama en la repostería francesa. La palabra biscuit, que significa doble cocción, indica muy bien la naturaleza de estos bizcochitos, de textura densa y más bien dura gracias a ese proceso de doble horneado no se desarman fácilmente al ser mojados en un líquido, lo que los hace ideales para tomar como en Francia mojados en champán, o bien con bebidas calientes como el café y el chocolate.

Así que hoy os propongo dar un toque de sofisticación a vuestro café de media tarde y sorprender a vuestras amistades con unas coloristas galletitas. Estas las podéis preparar como he hecho yo en un molde de silicona de financiers o si no lo tenéis, los podéis hacer en una placa de horno baja y después recortarlos en forma rectangular, dándoles unos minutos de horno de nuevo para que se sellen sus laterales y queden crujientes.

Ingredientes

  • 2 huevos, 100 g de azúcar, 1 sobre de azúcar avainillado, 90 g de harina, 45 g de Maicena, 1/4 de cucharadita de levadura en polvo, 50 g de azúcar glas, 2 gotas de colorante alimentario rosa o 1 de colorante rojo

Cómo hacer biscuits roses de Reims

Comenzaremos separando las yemas de las claras. En un bol batimos las yemas con el azúcar y el azúcar vainillado, a mano o mejor con una batidora de varillas, hasta que doblen su volumen y las veamos bien esponjosas, será un mínimo de por lo menos cinco minutos de batido para que quede bien.

Vamos añadiendo una clara, la incorporamos a la mezcla anterior y removemos durante dos minutos. Añadimos la clara siguiente y repetimos la misma operación. Añadimos las gotas de colorante alimentario y lo incorporamos suavemente. Precalentamos el horno a 180 grados.

Añadimos la mezcla de harinas junto con la levadura uniendo la masa hasta que veamos una mezcla lisa y brillante. Si los vamos a hornear en un molde de silicona la introducimos en una manga pastelera o bien en una bolsa de congelación con una esquina cortada, y rellenamos cada agujero. En el caso de que lo preparemos en una bandeja de pastelería engrasada y forrada con papel de horno, no hace falta, extendemos la masa y la nivelamos con una espátula. Espolvoreamos el azúcar glas con un colador y dejamos reposar cinco minutos, volvemos a espolvorear de nuevo con azúcar glas y horneamos durante doce minutos aproximadamente.

Dejamos templar los bizcochos en el molde y los vamos quitando o bien, si los hemos horneado en la placa, recortando en rectángulos iguales con cuidado de no romperlos. Los ponemos de nuevo en el horno encima de una bandeja con papel pergamino, cinco minutos a la misma temperatura y ahora ya sí, los dejamos enfriar.

Biscuits roses de Reims

Tiempo de elaboración | 40 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

Los biscuits roses de Reims están preparados con unos ingredientes muy básicos y solo un ligero sabor avainillado por lo que como os comentaba antes, consiguen acentuar los sabores tanto de un café, té, chocolate, como de un sofisticado champán o vino dulce. Cuando preparéis vuestros bizcochitos caseros van a encantar a todo el que los pruebe y ya nadie va a querer los que se venden en las más famosas galerías comerciales parisinas.

En Directo al Paladar | Tarta de pera y crema frangipane. Receta
En Directo al Paladar | Macarons con lemon curd. Receta

Qué buen aspecto tienen tus Biscuits Roses de Reims, con ese tono sonrosado. A mí me apetecería tomarlo con un cóctel, que contrastará en sabor, textura y color. Estoy pensando en El Novio, ¿te atreves?. El Novio Sí, ya sé que el nombre es poco descriptivo, pero ahí va mi sugerencia. Introduce 200 ml de hielo picado en una coctelera y añádele 2 cl de licor de crema de café, otros 2 cl de coñac y una cucharadita de azúcar. Vierte la mezcla en una copa de Martini y sirve una taza de café frío por encima. Obtendrás una bebida fresquita y de sabor intenso, que contrastará con la dulzura de tus biscuits. La calidad del café es fundamental en el resultado final, así que mi consejo es que elijas bien la variedad y utilices una cafetera que elabore un buen espresso, como cualquiera de las cafeteras espresso automáticas de la colección Saeco de Philips.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios