Sigue a Directo al Paladar

Cupcakes ligeros de queso y frambuesa

Seguro que algún lector cuando vea el título de la receta de hoy, cupcakes ligeros de queso y frambuesas pensará que estos pastelitos, con la cantidad de mantequilla que llevan tanto en la masa como en la cobertura, es imposible que sean ligeros, pero sí, aún siendo un dulce, la receta de hoy es de unos cupcakes mucho menos pesados que los clásicos, porque no llevan ni una pizca de mantequilla. Bueno, no es que sean un capricho para todos los días, pero os puedo asegurar que así se comen con un poco menos de remordimiento.

Y es que la base de estos cupcakes es el queso crema acompañado de buttermilk o suero de mantequilla. Si pensáis hacer el queso fresco que os traje el otro día, guardar el suero sobrante para esta receta y si no, lo prepararéis con un sucedáneo casero de leche cortada con zumo de limón que también os valdría dando buenos resultados, pues yo ya los he horneado con los dos tipos, quedando los cupcakes igual de ricos.

Ingredientes para doce cupcakes

  • Para la masa: 1 huevo L, 80 ml de aceite de girasol, 130 g de azúcar, 50 g de queso crema, 220 ml de buttermilk o 220 ml de leche y 1 cucharada sopera de zumo de limón, 250 g de harina para bizcochos con levadura incorporada, 36 frambuesas
  • Para la cobertura: 60 g de frambuesas, 200 g de queso crema, 200 g de azúcar glas, 1 gota de colorante alimentario rosa (opcional)

Cómo hacer cupcakes ligeros de queso y frambuesas

Comenzaremos precalentando el horno a 180 grados. Si no disponemos del suero de mantequilla mezclamos la leche y el zumo de limón y removemos, dejándolo durante quince minutos hasta que veamos la leche grumosa. Reservarlo para añadir a la masa. Colocamos los papelillos para cupcakes en un molde metálico.

En un bol batimos el huevo, el aceite, el azúcar, el queso crema y el suero de mantequilla hasta que esté todo bien mezclado. Echamos sobre la harina que teníamos en un bol y removemos rápidamente hasta que todos los ingredientes se vean húmedos.

Rellenamos de masa las cápsulas de papel hasta la mitad, añadimos dos frambuesas en cada una. Completamos hasta dos tercios de las cápsulas con masa y horneamos durante veinte minutos o hasta que veamos que al pinchar un cupcake el palillo sale limpio. Los dejamos unos cinco minutos en el molde y después los colocamos a enfriar en una rejilla.

Para hacer la cobertura, trituramos con una batidora las frambuesas y colamos este puré para que no vayan las semillas. Mezclamos el puré de frambuesas con el queso, el azúcar glas y la gota de colorante, si vemos que nos queda un color rosa apagado. Batir con unas varillas hasta que lo veamos cremoso. Metemos la cobertura en una manga pastelera con boquilla rizada y comenzamos haciendo una espiral encima del cupcake, empezando en el centro y en círculos hacía el exterior. En la zona donde terminamos la decoración, colocamos una frambuesa.

Cupcakes ligeros de queso y frambuesas

Tiempo de elaboración | 1 hora
Dificultad | Fácil

Degustación

Los cupcakes ligeros de queso y frambuesas al contrario que aquellos con cobertura con mantequilla, deben de guardarse refrigerados una vez que estén decorados, puesto que al llevar queso fresco no sería conveniente que estuvieran a temperatura ambiente. Se deben de consumir en dos días como máximo, pues sino los cupcakes se quedarán duros al estar en la nevera. Y si no os gustan decorados, os recomiendo que los preparéis igualmente como ricas magdalenas de queso.

En Directo al Paladar | Cupcakes de chocolate y moka. Receta
En Directo al Paladar | Tipos de coberturas para nuestros cupcakes

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios