Tarta de almendra y moras. Receta

Sigue a Directo al Paladar

Tarta de almendra y moras

El otro día cuando os presentaba este libro de cocina os hablaba de las virtudes de un paseo por el campo y de aquellos tesoros naturales que podíamos traernos para casa a la vez que disfrutábamos de la naturaleza. Pues la esencia de todo esto la refleja la tarta de almendra y moras que os traigo hoy, ya que cuando llegué con mi botín en forma de frutos silvestres no dudé ni un instante en que ésta iba a ser mi receta.

Quizá os pueda sonar un poco rara la mezcla de frutos secos con moras, pero os aseguro que casan a las mil maravillas y si os podían parecer de antemano pesadas las tartas con almendra, al unirse con el ácido de la fruta forman una combinación perfecta. Y como siempre, y según lo que queráis trabajar en la cocina, se puede hacer la masa base casera o bien comprar una lámina refrigerada, os lo dejo a vuestra elección. Yo en esta ocasión me decanté por comprarla pues andaba un poco justa de tiempo.

Ingredientes para un molde de 23 centímetros de diámetro

  • 1 lamina de masa quebrada refrigerada, 100 g de mantequilla a temperatura ambiente, 100 g de azúcar, 2 huevos tamaño M, 100 g de harina de almendra o almendra molida, 1 cucharada de harina, 160 g de moras, 30 g de almendra laminada.

Cómo hacer tarta de almendra y moras

Comienza precalentando el horno a 180 grados. Estira la masa en un molde desmontable redondo y pínchala con un tenedor. Métela en el congelador durante diez minutos y hornéala durante quince minutos. Retírala del horno y mientras, prepara el relleno.

Bate en un bol la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar, los huevos, la almendra molida y la cucharada de harina normal. Repartir por la base de la tarta, añadir las moras por toda la superficie.

Espolvorear la almendra laminada por encima y hornéala durante veinte minutos aproximadamente o hasta que veas la superficie dorada.

tarta de almendra y moras

Tiempo de elaboración | 45 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

La tarta de almendra y moras se puede tomar templada o a temperatura ambiente. Podéis acompañarla con un poco de nata montada o creme fraiche. Como no lleva ni cremas ni nata puede conservarse, eso sí, protegida del aire, sin refrigerar. Si tenéis moras congeladas podéis seguir preparándola aún fuera de temporada.

En Directo al Paladar | Truco para hornear una masa quebrada sin relleno
En Directo al Paladar | Tarta de pera y crema frangipane. Receta

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios