Sigue a Directo al Paladar

Cerveza

Hoy nos os voy a hablar de una ración en el sentido más estricto de la palabra. Si no de lo que habitualmente bebemos para acompañar las raciones, ya sean calamares, sepia, sardinas, o las que sean… Y es que aunque podemos, y de hecho lo hacemos, beber refrescos, vino, tinto de verano, agua u otras bebidas, la mejor, la reina de las bebidas de los chiringuitos, en especial con la ración del mediodía es la caña de cerveza.

El calor de agosto atenuado con al brisa del mar y una caña de cerveza en tu chiringuito preferido. Tradición donde las haya, no hay que dejarla escapar. Si puedes permitirte ese lujo todos los días de tu veraneo adelante. Si solo puedes disfrutarlo un par de veces seguro que eres capaz de sacarle un jugo especial a la estampa.

La reina de las bebidas de los chiringuitos, la caña de cerveza

Cerveza

Y es que la cerveza es un “must” del verano en lo que gastronomía de chiringuitos se refiere. Ahora bien, de nuevo estamos ante una falta de preparación. Y es que los chiringuitos pecan de eso, tienen una oferta gastronómica que realmente resulta muy precaria. No en sus amplias cartas, si no en las elaboraciones y en si hablamos de bebidas, pecan de no tener más de un par de cervezas de grifo (como mucho) y pocas marcas más en botella.

Pero, más allá de esos pequeños detalles que se camuflan con lo bueno del ambiente y seguramente lo mejor de la compañía. ¿Por qué es bueno beber un caña de cerveza?

  • Porque la cerveza contiene vitaminas, fibra, antioxidantes, hidratos de carbono, etc.
  • Porque es fuente de hidratación. Una muy buena opción para el calor.
  • Porque es un muy buen complemento para la dieta mediterránea.

Pues bien, una vez mencionados estos detalles. Llega la hora de saber cómo debería ser la caña de cerveza que hay que pedir que nos sirvan en el chiringuito. Porque ya que hay pocas marcas en las que fijar nuestra atención, al menos pidamos que nos sirvan la caña como es debido.

  • En la playa hace calor, así que la cerveza bien fría. Y por la misma razón, el calor, pidamos que el vaso o jarra estén congelados. Me encanta la cerveza con los vasos congelados. Nos dan esos minutos de ventaja tan necesarios.
  • Pidamos caña, es decir 150 ml o 200 ml como mucho, mucho. Más, sinceramente me parece una tontería. El final seguro que nos lo tomaremos caliente, y a los ingleses eso les dará igual, pero a nosotros no.
  • La cerveza debe estar bien tirada. Parece que salimos de Madrid y se admite cualquier cosa sin espuma espesa por caña de cerveza. La caña, debe tener su espuma, no aceptemos cualquier bebida que parezca una cerveza que no tenga su espuma que marque los tragos que damos como es debido.

Y ya puestos, aunque estamos pidiendo la caña con unas raciones, no está de más que traigan a su vez un pequeño aperitivo con la caña. ¡Ay Madre, qué exigente me estoy volviendo con los chiringuitos! Sí, al final son eso, no podemos pedir mucho tampoco. Eso sí, recordad que siempre hay que beber cerveza de forma moderada y si vais a conducir después, mejor la dejamos para otro momento.

En Directo al Paladar | Raciones de chiringuito, los calamares a la romana
En Directo al Paladar | Raciones de chiringuito, la sepia a la plancha

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios