Los once consejos de la OCU para solucionar los problemas más comunes de una cafetera

Los once consejos de la OCU para solucionar los problemas más comunes de una cafetera
Sin comentarios

A pesar de su simpleza, preparar un buen café no es tan fácil si no se controlan y cuidan todos los componentes que entran en juego en su elaboración. Y no hablamos solo del tipo y calidad del café o del agua, los dos únicos ingredientes esenciales; la cafetera puede arruinarnos la experiencia si no funciona correctamente.

Es evidente que una cafetera manual, ya sea la típica italiana moka o cualquiera de filtro, tipo Chemex o V60, es más fácil de cuidar y comprobar al momento si está en buen estado. El caso se complica cuando contamos con una máquina automática o eléctrica en casa, desde una cafetera de cápsulas hasta una de filtro, express manual o superautomática, cuyo mecanismo es más complejo.

Estos aparatos logran trasladar la experiencia barista profesional al ámbito doméstico de forma que el aficionado cafetero no necesita contar con grandes conocimientos en su manejo, pero exigen un correcto mantenimiento. Y, por mucho que la cuidemos como se debe, todos los dispositivos se pueden averiar o estropear por mil motivos.

Siempre conviene leer bien y releer el manual de instrucciones de nuestra cafetera cuando algo falle o consultar la página web con el apartado de solución de problemas de cada marca, pero la OCU nos da además algunos consejos para poder resolver los problemas más comunes. Y si todo falla, lo mejor es acudir al servicio técnico.

Cómo resolver los fallos más frecuentes de las cafeteras

1. Consejos de estreno. Antes de preparar el primer café, limpia y seca todos los componentes según indique el fabricante -con agua sola o con jabón lavavajillas neutro-, y, en el caso de las automáticas, deja salir agua, café y vapor por los diferentes sistemas de preparación para eliminar el sabor de fábrica. Descarta la primera bebida.

2. Comprueba que los tubos están limpios. Especialmente el tubo que lleva el agua desde el depósito al sistema de preparación, pues si se obstruye podría no salir agua de la cafetera. En el caso de que esté roto, la máquina podría perder agua.

3. Revisa el funcionamiento de la válvula. La bomba es una de las partes más delicadas de una cafetera, y con una mala limpieza, aguas duras o uso muy intenso puede estropearse. Si está rota, habrá que cambiarla.

4. Limpia el filtro y el portafiltros. En cualquier modelo, el filtro es otro punto clave en la preparación, pues separa el propio café sometido a la extracción de la bebida infusionda y limpia. Si está sucio, el agua podría no pasar bien, produciendo un café de mal sabor o turbio, e incluso podría provocar pérdidas de agua.

Filtro

5. Comprueba el estado de las juntas. Las cafeteras con gomas y juntas en el portafiltros necesitan que estén en bien estado para encajar correctamente con la cafetera. Si se desgastan o rompen, lo normal es que la máquina pierda agua.

6. Revisa también el depósito de agua. A veces puede dañarse si no lo manejamos con cuidadoo si recibe algún golpe. Una mínima grieta puede provocar pérdidas de agua en el interior de la máquina o hacer que la cafetera tenga fugas. Además, recuerda limpiarlo periódicamente para que no acumule cal ni suciedad.

7. Comprueba y ajusta el molinillo. En el caso de las máquinas superautomáticas, a veces el café no sale a nuestro gusto por un mal ajuste de molido. Juega con el nivel de grosor en función del tipo de café o de bebida que vayas a preparar, y comprueba que funciona correctamente. También hay que limpiarlo de vez en cuando.

8. Limpia la máquina con descalcificador. La frecuencia de descalcificación puede variar en función de la máquina, la marca o la dureza del agua que usemos; consulta siempre el manual para seguir las indicaciones del fabricante.

Cafetera1

9. Mantén los depósitos llenos. Si el depósito de agua o el del café, sea en grano o molido, están demasiado vacíos, la máquina no funcionará bien. Recuerda rellenarlos con la frecuencia necesaria para que siempre haya materia prima fresca, pues tampoco es conveniente acumular agua estanca o café durante semanas si no usamos la cafetera a menudo.

10. Revisa que no haya componentes sueltos. Como cualquier aparato, las diferentes piezas pueden soltarse o aflojarse si le damos mucho uso o no somos muy delicados al abrir, desmontar y limpiar la máquina. Cualquier pieza que flojee hará que la máquina no funcione bien, y podría terminar de romperse.

11. Comprueba que termostato y caldera funcionan bien. Si la cafetera no calienta como debe, podría tener una pieza de la resistencia estropeada. Si es el serpentín, puede cambiarse, pero a veces la máquina no tiene solución y habrá que cambiarla. Consulta al servicio técnico.

De'Longhi Perfetto ECAM 23.460.SB - Cafetera Supe automática (15 bares de presión, sistema cappuccino automático, depósito de agua extraíble 1.8 L, panel LCD, limpieza automática) Plata/Negro

Philips Cafetera de cápsulas LM8012/60 Espresso, 1 Liter, plástico, Negro

Melitta Descalcificador Bio Multi, Limpiador Express, Automáticas, Cafeteras de Goteo, Líquido Biodegradable, 6 Usos, 250 mililítros, 0.25 litros

Algunos de los enlaces de este artículo son afiliados y pueden reportar un beneficio a DAP.

En DAP | 13 errores que pueden estropear tu café (y cómo ponerles remedio)
En DAP | El ingrediente más importante de un café no es solo el café: cómo el agua afecta (y mucho) al resultado final

Temas
Inicio