Por qué la estrella del Kpop J-Hope, de los BTS, se hace fotos con unas patatas fritas gallegas

Por qué la estrella del Kpop J-Hope, de los BTS, se hace fotos con unas patatas fritas gallegas
Sin comentarios

La banda coreana BTS –formada por los jóvenes Jimin, Jin, Suga, J-Hope, RM, V y Jung Kook– es la boy band más exitosa del momento: la primera del conocido como Kpop que logró agotar todas las entradas en un estadio de EEUU, ya en 2018.

El fenómeno fan que rodea al grupo no tiene parangón en la actualidad. En los pasados Grammy, aunque solo contaban con una nominación que no ganaron, a la mejor interpretación de dúo/grupo pop por su canción Butter, se llevaron todos los focos.

Fue precisamente con motivo de los Grammy cuando sus promotoras, Big Hit Music y Labels Hybe, colgaron en Instagram una colección de fotos promocionales de cada miembro del grupo. En ellas aparece J-Hope, el primer integrante de la banda que entró en el Bilboard 100 como solista, comiéndose unas patatas fritas gallegas, sin que, aparentemente, haya publicidad mediante.

Aunque la foto aparece ligeramente borrosa para ocultar la marca, es perfectamente distinguible que J-Hope se está zampando las famosas patatas fritas Bonilla a la Vista, que viven un idilio con Corea del Sur que parece no haber terminado.

Unas patatas con casi un siglo de vida

La fábrica de patatas Bonilla a la Vista está en Arteixo (A Coruña), la misma localidad que vio nacer al gigante Inditex, pero aunque acaba de cumplir 90 años, no fue hasta hace un lustro que el producto se hizo conocido internacionalmente, especialmente en Corea del Sur.

¿El motivo? En 2016 las patatas llegaron al país asiático, pero se hicieron especialmente famosas en 2019, cuando su icónica lata azul y blanca de 500 gramos apareció en una escena de la película Parásitos, dirigida por Bong Joon-ho.

Patatas Fritas Con Sal Bonilla A La Vista Bolsa 500 G

Patatas Fritas Con Sal Bonilla A La Vista Bolsa 500 G

En la cinta, las patatas fritas eran consumidas por la familia Park, los adinerados burgueses cuya casa era ocupada en la película, lo que ya anticipaba el estatus que había logrado el snack entre la alta sociedad coreana. Pero a partir de su aparición en la película sus ventas como producto aspiracional se dispararon.

Las patatas gallegas vuelven ahora al candelero, nada más y nada menos que con la promoción de uno de los mayores idoles adolescentes de Corea, cuya fotografia acumula ya casi un millón de likes. Otro éxito inesperado de esta marca gallega.

En DAP | Cómo hacer las mejores patatas fritas del mundo mundial En DAP | Cómo hacer patatas chips en casa, receta sencilla del aperitivo más tentador (con vídeo incluido)

Temas
Inicio