Compartir
Publicidad

Krombacher Pils. Cata de cerveza

Krombacher Pils. Cata de cerveza
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy os voy a presentar una cerveza que, si bien muchos considerarán normalita --y no sin falta de argumentos-- a mi siempre me ha gustado mucho, siendo a menudo mi vía de escape cuando quiero huir de las cervezas nacionales. Se trata de Krombacher Pils.

Un poco de historia

La Krombacher Pils se introdujo por primera vez a principios del siglo XX, aunque los inicios de la cervecería se remontan al año 1803, cuando Johannes Haas la montó para proveer de cerveza a la taberna de su padre, situada en el pequeño pueblo de Krombach, en Alemania, pues resulta que por una ley de 1618, los restaurantes solo podían servir cerveza si elaboraban ellos mismos la cerveza.

Aunque la cervecera ha pasado por diferentes manos desde entonces, hoy en día sigue siendo una empresa familiar, y la dirigen los herederos de Bernhard Schadeberg, quien la adquirió en 1922.

Como curiosidad, para cumplir con la ley de pureza alemana de 1516, se utilizaba agua mineral para su elaboración, pero como la fábrica no estaba cerca de ningún manantial, debían traerla en carros tirados por bueyes desde el otro lado de la ciudad.

Diseño y aspecto

La botella de Krombacher Pils es un poco fanfarrona, pon esos bordes dorados de la etiqueta, pero más lo es aún el vaso "oficial" en la que se sirve, tanto por su forma --parece una copa de cava-- como por el ribete dorado que adorna el borde.

Krombacher pils - 2

En la copa el dorado hace juego con el color dorado cristalino de la cerveza, y ayuda a que la espuma blanca y efervescente destaque. A pesar de tanto dorado, me parece una cerveza preciosa que invita a dar un trago.

Cata de cerveza

Al acercarnos la Krombacher Pils a la nariz no se aprecian grandos olores, quizás un poco de lúpulo que anticipa el amargor que caracteriza a esta cerveza, pero poco más. En boca se presenta con un buen cuerpo a pesar de ser una pilsener, pero lo más destacable es su amargor: limpio, seco y fresco, que invita a dar un trago tras otro.

Como he comentado al principio, la Krombacher Pils no es una cerveza excepcional, pero sí supone un gran salto de calidad con respecto a las cervezas tipo Pilsen de nuestro país. No en vano es la segunda cervecera que más vende en Alemania, donde la cultura cervecera es mucho mayor.

Krombacher Pils

Cerveza tipo Pilsen 4,8% Vol. Nota: 7,5

En Directo al Paladar | Judas, una cerveza traicionera En Directo al Paladar | Pilsner Urquell, descubrimos los secretos de la rubia perfecta. Sus orígenes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio