Compartir
Publicidad

Tullibardine 1488 Whisky Beer. Cata de Cerveza

Tullibardine 1488 Whisky Beer. Cata de Cerveza
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llevaba tiempo queriendo probar esta Tullibardine 1488 Whisky Beer que tenía reservada en la nevera --quizás demasiado, a juzgar por la etiqueta--. La reservaba para una ocasión especial, pero dado el frío que hace hoy, me ha parecido una buena idea tomarme una cerveza "al whisky", aunque sea por el falso mito de que los lingotazos te hacen entrar en calor.

La empresa que elabora esta cerveza no es en realizad una cervecera, sino una destilería, Tullibardine Distillery, situada en Blackford, Escocia, justo en la misma ciudad donde en el siglo XII se fundó la primera cervecera del país, aunque esta destilería se fundó mucho después, en 1949, por lo que no sé muy bien a que responde el 1488 de la etiqueta.

La peculiaridad de esta cerveza es que es una Pale Ale añejada en barrica de roble donde previamente se ha almacenado whisky, lo que teóricamente le debe aportar el aroma y sabor de tan escocés destilado.

Diseño y aspecto

A pesar de su estado un poco estropeado, la etiqueta de esta cerveza es muy bonita. Tiene un diseño sobrio y elegante más propio del de una botella de whisky que el de una cerveza, con esas letras doradas sobre un fondo blanco roto.

Al verterla en el vaso --uno de whiksy, cómo no-- nos damos cuenta de que, a pesar de tiene un carbónico abundante y fino, éste no consigue formar espuma, aunque me temo que eso se debe a que ha pasado más tiempo en mi nevera del recomendado, ya que recuerdo de otras ocasiones una espuma cremosa y blanca que contrastaba con ese color ámbar anaranjado de la cerveza, como si fuera miel.

Tullibardine 1488 Whisky Beer 2

Cata de cerveza

En nariz la Tullibardine 1488 es dulce e intensa, siendo precisamente miel y caramelo las notas predominantes, aunque el carbónico nos trae un toque afrutado y cítrico, quizás algo alcohólico al fondo.

El sabor es también dulce, meloso y acaramelado, que luego da paso a algo de fruta, probablemente naranja. El whisky solo se percibe al final del todo, en el retrogusto, aunque la gran presencia del dulzor de la malta durante todo el trago y ese color ambarino oscuro hace que parezca más a whisky de lo que la realidad nos ofrece.

Se trata de una cerveza curiosa, aunque no tan especial como se cree. Lo del añejado en barricas whisky está muy bien, pero si luego no se refleja como debe en la cerveza, es más pose que otra cosa.

Tullibardine 1488 Whisky Beer

Pale Ale 7% Vol. Puntuación: 7,5

En Directo al Paladar | Jever Pilsener. Cata de cerveza En Directo al Paladar | Maridaje de cervezas Grimbergen con Rodrigo de la Calle

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio