Compartir
Publicidad

Cortes de carne: el T-Bone

Cortes de carne: el T-Bone
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es de todos sabido que la carne no se corta de la misma forma en todos los países y ni siquiera los cortes tienen los mismos nombres. Hoy quiero hablaros de un corte de carne: el T-bone que no se suele encontrar en las carnicerías españolas, y que a mí me parece una maravilla

El T-bone, como indica su nombre en inglés, es un corte especial de la carne que incluye un hueso en forma de letra T. Este corte es muy frecuente tanto en el Reino Unido como en los Estados Unidos y se caracteriza por hacerse de forma transversal a las costillas, de forma que en el T-bone se incluyen dos piezas de carne distintas, una a cada lado del hueso.

El T-bone en crudo

Las dos partes de carne son además, dos de las partes más nobles de la ternera, ya que a un lado queda una porción de solomillo y al otro lado encontramos un entrecot de lomo. Separando ambas partes, como veis en la imagen, un hueso con la forma característica de la letra T que da nombre a este corte.

En su origen, el T-bone no debe ser muy grueso, ya que no debería superar los dos cm de altura. Incluso los más puristas dicen que debe medir 24,26 mm, que es el diámetro de una moneda de cuarto de Dollar americano, haciendo la medición colocando la moneda de canto junto al filetón.

En el Reino Unido, donde compré esta pieza, no se utiliza esa limitación, sino que se sigue aproximadamente la marca de las costillas siendo los filetes de unos 3 cm de altura en la zona alta del lomo, donde se distinguen perfectamente los dos tipos de carne.

Forma de cocinar un T-Bone

T bone listo y presntado

Esta pieza de carne se suele cocinar en parrilla, ya sea en las brasas de una barbacoa o en una parrilla eléctrica. Por supuesto en una buena carmela o sartén acanalada se puede hacer perfectamente e incluso se puede hacer una cuadrícula girando la pieza 90 grados a la mitad de lo que dejéis cada cara en el fuego.

Ls sal se debe añadir al dar la vuelta a la carne. Aproximadamente serán necesarios tres minutos por cada lado, para que la carne quede poco hecha, y cuatro para que esté al punto. Si se desea, se puede espolvorear con un par de vueltas de pimienta negra recién molida.

Acompañada de unos pimientos del piquillo pasados también por la parrilla, está deliciosa y es un placer poder combinar dos piezas de carne tan excelentes en un solo plato al poder disfrutar del solomillo y el entrecot de lomo de una vez. ¿A que tiene buena pinta este corte de carne? Ya sabéis, si lo veis, no dudeis en pedir un T-bone Steak.

En Directo al Paladar | ¿Como funciona Mercamadrid? En Directo al Paladar | ¿Cómo hacer carne a la piedra en el horno de casa?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio