Aspitos: cómo se hace y qué lleva el mítico aperitivo infantil convertido en el snack de moda entre los niños pequeños

Aspitos: cómo se hace y qué lleva el mítico aperitivo infantil convertido en el snack de moda entre los niños pequeños
Sin comentarios

Todos los niños y adolescentes comparten un imaginario colectivo con productos y alimentos comunes que se convierten en un icono generacional, en el que la industria alimentaria tiene un protagonismo innegable. Pese a existir desde hace tiempo, los Aspitos son el snack de aperitivo más popular entre los niños más pequeños, conquistando también a padres y abuelos.

Se anuncian como un snack "divertido, sano y sabroso", destacando su supuesto carácter natural y su composición a base de pocos ingredientes sin nombres raros que suenen a algo industrial o químico. Pero, como sucede siempre con los alimentos procesados, hay que leer la etiqueta con lupa para conocer exactamente qué son los Aspitos, qué llevan y si realmente constituyen un alimento adecuado para niños o no tan niños.

Quién produce los Aspitos

La historia de Aspitos nos lleva hasta la Navarra de 1979, año en el que nació la marca Aspil, que para 1983 pasaría a establecerse como la compañía Aperitivos y Extrusionados en Ribaforada, en la merindad de Tudela. Dedicada a la elaboración de aperitivos, su crecimiento llevó a la compra de la empresa también navarra de Frutos Secos Abrego en 1993, unificando ambas producciones dos años más tarde en la misma planta de Ribaforada.

Ya las puertas del siglo XXI, en 1999, el Grupo Borges integró la compañía en su división de frutos secos al 100%, pero en el año 2000, con la fusión por absorción de la marca Ábrego, Borges diversificaría la producción destinando a Aspil en exclusiva a la elaboración de snacks.

Aspil

Pero las andanzas empresariales no se detendrían ahí, pues en 2006 se adquirió la marca Travesa, también dedicada a producir snacks de público infantil y juvenil, y apenas un año más tarde la compañía se desvincularía por completo del Grupo Borges, al ser adquirida por Twin-Screw 2007. Y, siguiendo con esa tendencia expansionista, en 2011 se produjo la compra de la histórica empresa valenciana Vicente Vidal de patatas fritas, y la leonesa Aperitivos Gus.

Aspil1

En la actualidad, el Grupo Aspex aglutina un buen nombre de marcas comerciales muy populares en el sector de aperitivos y snacks, incluyendo patatas fritas y palomitas de maíz, con nombres propios tan conocidos como Popitas, Jumpers o los propios Aspitos, que le han comido terreno a los Gusanitos de Risi, uno de sus principales competidores.

La sede de Aperitivos y Extrusionados continúa en la Ribaforada navarra, y sus productos se distribuyen a grandes y medianas superficies, supermercados, canal de Impulso y canal Horeca, también con ventas en plataformas online como Amazon.

¿Qué son exactamente los Aspitos? Ingredientes y composición nutricional

La cara frontal del paquete no indica en realidad qué son los Aspitos, dando a entender que todo el mundo sabe qué son. Simplemente remarca que son "naturalmente divertidos", sin gluten y sin lactosa, y destaca dos cualidades: maíz horneado no frito, y aceite de girasol.

Como es habitual, hay que dar la vuelta al envase para leer la denominación comercial legal, así como sus ingredientes exactos.

Producto de aperitivo de maíz horneado. Ingredientes: sémola de maíz (86 %), aceite de girasol (13 %) y sal.

Aspitos Bio

En este sentido, la marca no miente, solo lleva tres ingredientes, sin conservantes, ni texturizantes, ni colorantes, ni aromas o saborizantes. Tampoco le han falta para ser un producto extremadamente palatable y con cierto carácter adictivo, como unas simples palomitas o patatas fritas caseras, especialmente por ser tan crujientes y con una textura ligera.

Además, existe la variedad Aspitos Bio, elaborados con un 85 % de sémola de maíz y aceite de oliva, ambos de producción ecológica, sin sal. El corto listado de ingredientes no evita que sea muy calórico en sus valores medios por cada 100 g:

Aspitos Natural (100g)

Aspitos Bio (100 g)

Valor energético

453 kcal

436 kcal

Grasas

15 g

16 g

de las cuales saturadas

1,6 g

2 g

Hidratos de carbono

71 g

66 g

de los cuales azúcares

0,8 g

0,8 g

Proteínas

3,2 g

2,1 g

Fibra alimentaria

6,9

5,9 g

Sal

1,1 g

0 g

Hay que tener en cuenta, eso sí, que cada unidad de Aspitos solo pesa 6 g, por lo que uno de estos snacks contiene entre 27 y 26 kcal.

Aperitivo de maíz horneado Aspitos sin gluten y sin lactosa pack de 6 unidades de 6 g.

Cómo se hacen los Aspitos: el proceso de extrusión

Los Aspitos pertencen al amplio y lucrativo mundo de los snacks industriales imposibles de replicar en casa de forma artesanal. A pesar de estar elaborados con más de un 80 % de maíz, en este caso en forma de sémola (pasta alimenticia en forma de granos muy finos), el aspecto final dista mucho de ser un alimento "natural".

Bolitas

Este tipo de aperitivos se conocen como extrusionados, y en inglés se denominan puffs, "inflados", ya que el producto final puede tener mucho volumen pero pesar muy poco, por contener una gran cantidad de aire.

La sémola de maíz, con o sin sal, se mezcla con agua para crear una pasta densa que se introduce en la máquina de extrusión, de la que sale una especie de masa hojaldrada. Esta masa se pasa un troquel, se somete a altas presiones y se aplica una temperatura determinada para extraer el máximo de humedad, que se evapora.

Durante este proceso, la masa de sémola se va hinchando al formarse células de aire en su interior, dándole esa característica textura esponjosa pero crujiente y seca, aireada y llena de burbujitas de aire. Se infla como un globo, aportando volumen sin peso.

Gusanitos

A estas masas infladas se les puede dar la forma y el corte que el fabricante quiera, por ejemplo los típicos tubos huecos y rectos de los Aspitos, cortándolos con la longitud marcada. Finalmente se pasan a un horno de secado para extraer toda la humedad posible restante y asegurar esa típica textura seca y crujiente.

No es el caso de los Aspitos, pero a muchos snacks se les aplica tras el secado un baño de saborizantes, aromas o colorantes. En una versión actual de este snack sí llegó a comercializarse una variante con sabor a jamón, que hoy se ha reencarnado en otro producto de la marca, los Jojitos.

Aspil - Super aspitos natural, pack con 75 unidades

Aspil - Jojitos Sticks sabor Jamón, pack con 75 unidades

¿Son saludables para los niños?

La respuesta corta es sencilla: no. Es un ultraprocesado, muy palatable, con un aporte nutricional ínfimo y que, en su variedad natural, además tiene bastante sal. Es decir, es un alimento totalmente prescindible que no debe considerarse parte de una alimentación equilibrada, ni para niños ni para mayores.

Aspitos Infante

Ahora bien, considerando que la alimentación es mucho más que solo nutrirse, podemos contemplar los Aspitos como un producto que aporta placer y disfrute, que ocasionalmente puede calmar un hambre atroz y cierta ansiedad, aunque no sea tampoco la opción más adecuada para estos casos. A todos nos gusta disfrutar de vez en cuando de caprichos salados o dulces, de acompañar momentos de ocio con un bocado agradable.

En este sentido es fácil entender por qué son tan populares entre los niños, y una de las opciones favoritas entre los padres para dar a los más pequeños. Son fáciles de comer incluso para los más jóvenes, se pueden solo chupar y tienen una textura blanda suave, sin perder ese carácter crujiente.

La marca es consciente de ello y hace unos años sometió a los Aspitos a un rediseño, cambiando la mascota por un castor aún más infantil, dejando la anterior para una gama de snacks destinados a jóvenes más mayores, eliminando el sabor de jamón y lanzando la variedad Bio sin sal. Aún así, los expertos desaconsejan su consumo y menos aún en bebés, alertando sobre un posible abuso de consumo.

Pero no se debe olvidar que estos ultraprocesados deben contemplarse siempre como algo de consumo ocasional, y tampoco ofrecerlos a los niños solo porque sí o porque sea lo más cómodo. Pueden generar cierta adicción, quitan el apetito y, sobre todo, desplazan a otros alimentos que sí son saludables y más nutritivos, como fruta fresca, verduras, cereales integrales naturales o frutos secos.

Además tienden a pegarse a dientes y muelas por ser una masa algo chiclosa al humedecerse, pudiendo generar problemas dentales a corto y medio plazo, más aún si se abusa de ellos. La falsa sensación de ser algo "sano" o "natural", o simplemente "menos malo que otras cosas", puede llevar al abuso, también por ser tan aparentemente ligeros. Como las patatas fritas, es difícil comer solo uno.

Fotos | Aspil - Marco Verch - Jumpstory - Raúl AB
En DAP | Qué son las patatas chips, quién las inventó y cómo se pueden hacer en casa
En DAP | Esta es la mejor forma de conservar crujientes tus patatas, snacks y crackers una vez abiertos

Temas
Inicio