Compartir
Publicidad

Comparativa de sopas de sobre deshidratadas: las sopas de ave con fideos

Comparativa de sopas de sobre deshidratadas: las sopas de ave con fideos
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No hace mucho os hablaba de una comparativa entre diferentes caldos envasados. Viendo el interés suscitado por aquel os ofrezco ahora una comparativa entre sopas de sobre deshidratadas, las sopas de ave con fideos. Y es que en estás últimas semanas he visto volver a las pantallas de TV anuncios de estas sopas, que hacía años no se publicitaban, con el argumento del bajo precio y del ahorro.

He comparado una misma gama de sopas, las de ave con fideos, que parecen estar presentes con la misma o parecida denominación en las marcas comerciales más extendidas: Gallina Blanca, Hacendado y Knorr.

En cuanto a precios, siendo muy baratas todas, la más barata, con un precio de 0,24 euros es la Sopa de Ave con Fideos marca Hacendado, fabricada por Interal S.A., de Lezo, Guipúzcoa. El etiquetado es correcto, bien visibles los ingredientes, información nutricional y fecha de caducidad. La lista de ingredientes es larga, sobre todo con numerosos aditivos, potenciadores de sabor y antioxidantes. El contenido en grasas es un poco alto, un 6%, y el de sodio por encima de 5 gr. por cada 100 gr. de producto seco.

Pasamos a un clásico, la Sopa de Ave con Fideos de Gallina Blanca, que ya recuerdo haber tomado cuando era pequeño, hace ya unos lustros. Elaborada en Barcelona, el lote que me ha tocado en suerte tiene una promoción de 25% gratis adicional. Claro está que no es gratis, pero de los escasos 76 gr. habituales se pasa a los 95 gr., con lo que se consigue una ración adicional. De todas maneras, su precio de 0,60 euros es más del doble de la marca Hacendado.

Anuncia en su parte frontal que tiene menos sodio, que es cierto si se compara con Hacendado, pero no es correcta la afirmación de no contener colesterol, debería decir que contiene “poco” o que es “bajo en colesterol”. Por otro lado es la única de las analizadas con aceite de oliva añadido. Su contenido total en grasas es inferior a otras, sólo un 1 %.

Respecto al etiquetado, como siempre muy llamativo en Gallina Blanca, con uso de rojos y amarillos habitual de la marca, con tablas muy visibles hablando de las ventajas de la deshidratación. Pero la información nutricional casi hay que verla con lupa, y no digamos los ingredientes.

La Sopa de Ave con Fideos Finos de Knorr destaca por su envase más elegante y atractivo, pero viendo sus componentes resalta unos contenidos en sal algo altos, 13 gr. de sal por cada 100 gr. de producto, y mayor contenido en grasas que Gallina Blanca, pero por debajo de Hacendado. También se diferencia en la receta, ya que sólo utiliza como verdura la cebolla, sin añadir zanahorias, patata, apio o perejil como en las demás.

En todas destaca el ingrediente principal, los fideos, seguido de la sal y del potenciador del sabor, glutamato monosódico, y que quizás sea el responsable de una crítica habitual de muchos consumidores: todas las sopas de sobre saben igual, o se parecen mucho.

El glutamato, ampliamente usado en la cocina oriental, proporciona el llamado quinto sabor, el umami (“gusto sabroso” en japonés), recientemente descrito, que estimula unos receptores especiales de la lengua. Aunque se encuentra de forma natural en algas y algunos alimentos, la adición de glutamato monosódico a los alimentos ha sido muy discutida, como posible fuente de alergias alimentarias, el llamado “Síndrome de restaurante chino”.

Sin embargo, tras numerosos estudios se ha demostrado que no hay peligro con el uso de esta sustancia, que ha sido aprobada por la OMS y la Unión Europea hace muchos años para su uso alimentario. Además permite potenciar el sabor de los alimentos y sopas reduciendo el contenido en sal.

Resumiendo, estas sopas de sobre deshidratadas son una alternativa rápida y barata a las sopas envasadas de otros tipos, y además son fáciles de almacenar y su caducidad es muy larga, de varios años, destacando sobre todo por el menor espacio que ocupan en nuestra despensa. La más barata es la de marca Hacendado y la más sana la de Gallina Blanca. Otro cantar es el sabor, muy diferente y en mi opinión mucho menos “natural” que las sopas en brick o que una sopa hecha en casa, que sigo insistiendo es la mejor y más sana alternativa.

En Directo al Paladar | Comparativa de tres caldos envasados, los caldos de pollo de gama media
En Directo al Paladar | Claves para ahorrar en la cesta de la compra: informe del Observatorio de Precios

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos