Compartir
Publicidad
Publicidad

Descubre el Tomate Negro de Santiago. Puro sabor a tomate como el de antes

Descubre el Tomate Negro de Santiago. Puro sabor a tomate como el de antes
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de muchos años comiendo tomates que no saben a nada, eso sí, perfectos de forma, color y tamaño, se agradece que se recuperen variedades autóctonas olvidadas como es el caso del tomate que os presento hoy, el Tomate Negro de Santiago, que llega de nuevo para llenar nuestras mesas de sabor.

Esta antigua variedad de tomate autóctono que había desaparecido prácticamente como cultivo, ha sido objeto de una intenso trabajo de recuperación por parte del CIAM, Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo, en la provincia de A Coruña, consiguiendo que se extienda por las diferentes huertas gallegas con gran aceptación.

Así, desde el año 2012 es cultivado y comercializado por la Cooperativa O Val en Narón, también en A Coruña, haciendo un verdadero sobreesfuerzo por devolver esta variedad de tomate al mercado.

Tomate negro de santiago

El tomate negro de Santiago es una variedad estacional, cuyos frutos podemos degustar exclusivamente en verano, desde el mes de julio las plantas de tomate comienzan a producir piezas de aproximadamente unos 130 gramos, de tamaño medio y color entre rojo oscuro y verdoso.

Su característica coloración, su forma irregular y caprichosa, parecidos aunque de menor tamaño a los “corazón de buey”, hacen de ellos unos tomates que aunque aparentemente sean “feos” encierren un secreto en el interior, su sabor espectacular a tomate como los de antes. De sabor muy intenso y pulpa carnosa, el tomate negro de Santiago es más dulce, contiene gran cantidad de azúcar, más ácido y más jugoso que el resto de las variedades que se producen en Galicia, y que simplemente acompañado por unas escamas de sal resulta delicioso.

Tomate negro de Santiago

Es un tomate más blando que las variedades a las que solemos estar acostumbrados, lo que se traduce en que dura poco, tres o cuatro días y da la impresión de que está pasado su punto de maduración, por lo que no está destinado en principio a su producción masiva para grandes áreas comerciales, sino a las tiendas pequeñas y de confianza donde la gente pueda saber el origen de lo que está comprando.

Tal es la buena acogida de esta variedad de Tomate Negro de Santiago que su productora, la Cooperativa o Val de Narón que comenzó a trabajar en su recuperación en el año 2012, ya ha multiplicado por tres la superficie de cultivos para esta variedad y el número de socios de la cooperativa interesados en su producción ha crecido espectacularmente.

Poco a poco también van creciendo los establecimiento gallegos que distribuyen el tomate negro de Santiago, aunque por su escaso rendimiento productivo siempre será un producto especial que hay que tratar con mimo, a cambio, el tomate negro de Santiago nos dará grandes satisfacciones, recuperar ese recuerdo a tomate de antaño que ya creíamos se había perdido, así que si vais a Galicia no dejéis de probar este tomate lleno de sabor, os sorprenderá sin duda.

En Directo al Paladar | Los tomates mutantes o por qué los tomates no saben a nada
En Directo al Paladar | Los fabulosos tomates rosas de la Sierra de Aracena

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos