Cómo preparar un hojaldre de espinacas en tiempo récord

Cómo preparar un hojaldre de espinacas en tiempo récord
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Comer bien cada día y preparar platos diferentes y variados no tiene por qué estar reñido con querer pasar poco tiempo en la cocina. Con algo de organización, existen un sinfín de recetas para disfrutar de un menú original, sabroso y casero en tiempo récord.

El hojaldre de espinacas que hoy os proponemos es un excelente ejemplo. Con espinacas congeladas, un recurso muy común en los hogares, y la masa de hojaldre Buitoni, tan fácil de manipular y tan versátil, en un santiamén la cena estará lista.

La masa de hojaldre rectangular Buitoni es perfecta para recetas saladas como esta. No se rompe al manipularla y, gracias a sus 196 capas, brinda un resultado excelente. Además, nos da mucho juego: es posible cerrarla en forma de trenza, pero si queremos una opción aún más rápida, la podemos enrollar. Durante el horneado, sus capas se convertirán en una delicia ligera y crujiente.

Esta masa de Buitoni se puede congelar justo después de comprarla, de modo que tengamos siempre un as en la manga para esos días en que no sabemos muy bien qué preparar. La única consideración es sacar la masa del congelador un rato antes de prepararla.

La receta que os proponemos a continuación se puede adaptar a nuestros gustos… o a lo que tengamos en cada momento en la despensa. Por ejemplo, se puede sustituir el bacón por jamón o añadir queso. Si ya tenemos la masa en casa, será coser y cantar.

Ingredientes

  • 1 masa de hojaldre rectangular Buitoni
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 500 g de espinacas congeladas
  • 100 g de pasas
  • 50 g de piñones
  • 6 lonchas de bacón
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • 1 huevo para pintar

Tiempo de preparación

15-20 minutos

Tiempo de horneado

25-30 minutos

Dificultad

Fácil

Cómo preparar este hojaldre de espinacas paso a paso

Las espinacas, sin gota de agua

Acercamos una sartén al fuego a temperatura media y, cuando esté caliente, incorporamos las espinacas directamente, sin descongelar. A media que se vayan calentando, vamos rompiendo el bloque con una cuchara de madera o silicona. Cuanto más grande sea el bloque, más tardará en descongelar. Si optamos por porciones pequeñas, se descongelarán en menos tiempo.

Una vez que las espinacas ya están descongeladas y calientes, las apartamos del fuego y colocamos en un escurridor para retirar toda el agua que habrán soltado.

Preparamos el relleno

espinacas y pinones

Pelamos la cebolla y la picamos en brunoise fina, es decir, en dados menudos. Pelamos también el ajo, lo partimos por la mitad para retirarle el germen y lo picamos fino.

Acercamos una sartén al fuego con un hilito de aceite de oliva virgen extra y sofreímos el ajo y la cebolla. Deben pocharse a fuego suave, durante 5 minutos aproximadamente, hasta que la cebolla esté blanda y comience a transparentar. En ese momento, añadimos las espinacas escurridas, mezclamos bien y ponemos a punto de sal y pimienta negra recién molida.

Incorporamos las pasas, los piñones y el bacón cortado en tiras finas, y seguimos cocinando durante 3 minutos más, pero ahora a fuego medio. Cuando el relleno esté bien cocinado y amalgamado, apartamos del fuego y dejamos enfriar un poco.

Damos forma al hojaldre

Antes de nada, debemos encender el horno a 200 °C, con calor arriba y abajo, para que vaya tomando temperatura.

Estiramos la masa de hojaldre Buitoni con el papel que la envuelve sobre la bandeja del horno. Colocamos el relleno en la parte central del hojaldre, a lo largo, dejando los laterales libres. Cortamos esos laterales de la masa en tiras de entre 1,5 y 2 centímetros de ancho. Comenzamos a cerrar la trenza del hojaldre, tapando las espinacas con los flecos de masa. Vamos alternando al cerrar un trozo de masa de la izquierda con otro de la derecha, cruzándolos por encima del relleno de las espinacas.

trenza

El toque final

Batimos el huevo y pintamos la superficie del hojaldre con la ayuda de un pincel de cocina.

Metemos en el horno y cocinamos el hojaldre de espinacas a media altura entre 25 y 30 minutos, hasta que el hojaldre esté bien doradito.

Trucos y consejos para que el hojaldre quede de 10 sin perder ni un segundo

Un relleno bien escurrido

El peor enemigo del hojaldre es el agua. Si el relleno va a soltar mucho jugo, ablandará el hojaldre durante del horneado y no quedará crujiente. ¡Ojo! esto no quiere decir que el relleno no deba estar jugoso, sino que, si creemos que puede soltar jugo, lo ideal será poner el relleno en el escurridor justo después de prepararlo.

Esto es importante si preparamos un relleno de espinacas, igual que si lo hacemos con champiñones o setas. Son productos que, al cocinarlos, sueltan mucha agua, de modo que tenemos que asegurarnos de escurrirla bien ante de rellenar el hojaldre.

Hojaldre y bandeja bien fríos

Para que el hojaldre se desarrolle bien el horno, que suba y quede crujiente, debe estar bien frío. Sacamos la masa de hojaldre de la nevera justo en el momento en que vayamos a rellenarla antes de entrar en el horno. Otro truco es meter la bandeja del horno también en la nevera. Con un ratito será suficiente, por ejemplo, mientras preparamos el relleno.

Espinacas frescas o congeladas

espinacas

Hemos optado por las espinacas congeladas porque de esta forma puedes improvisar el hojaldre relleno en cualquier momento, ni siquiera tienes que sacar con antelación las verduras, lo que resulta muy cómodo.

Ahora bien, podemos preparar el relleno con espinacas frescas, por ejemplo, las que venden en bolsas, que ya vienen limpias. En este caso, lo único que tendremos que hacer es ponerlas todas en una sartén a calentar. En apenas un minuto, habrá bajado su volumen y soltado el agua. Por cierto, esa agua se puede guardar y aprovechar cuando hagamos un puré de verduras.

Relleno bien amalgamado

Es importante que el relleno esté bien amalgamado para que luego, al partir el hojaldre, no se salga ni desmorone. Con cocinarlo todo junto y evitar que tenga mucho jugo será suficiente.

Sin embargo, hay quien, una vez que aparta el relleno del fuego, incorpora un huevo batido y lo mezcla bien. El huevo tiene mucha capacidad aglutinante, por eso se pone en la carne picada con la que se hacen albóndigas o filetes rusos.

Con qué acompañar el hojaldre de espinacas

bodegon

Ensalada de tomate

Para acompañar este hojaldre de espinacas y tener un menú completo y saludable, lo ideal será preparar una ensalada sencilla que aporte frescura al hojaldre caliente recién salido del horno. Como el protagonista de nuestro hojaldre son las espinacas, en lugar de una ensalada con hojas verdes optaremos por una ensalada de tomate.

Si tenemos buenos tomates, no necesitamos más. El tomate solo, muy bien aliñado con sal, aceite de oliva virgen extra y un poco de orégano y tomillo será perfecto. Pero también podemos preparar una ensalada de tomate, ventresca de bonito y unas aceitunas verdes.

Ensalada de aguacate, cebolla y maíz

Otra riquísima ensalada que acompañará perfectamente bien al hojaldre es la de aguacate, cebolla y maíz dulce. Pelamos y troceamos el aguacate, que debe estar bien maduro, picamos en juliana media cebolla morada y añadimos maíz dulce bien escurrido al gusto. Aliñamos con la vinagreta que más nos guste y listo.

Tomates asados con queso feta

Otra deliciosa opción es aprovechar el calor del horno para cocinar una guarnición. Colocamos unos cherrys en una fuente pequeña de horno y un trozo de queso feta en el centro, de tal forma que los cherrys queden alrededor, ponemos a punto de sal, pimienta negra, regamos con un hilo de aceite de oliva virgen extra y terminamos con un poco de las hierbas aromáticas que más nos gusten: tomillo, romero, orégano o cualquier otra.

Metemos la fuente en el horno al mismo tiempo que el hojaldre. Lo sacamos y removemos. El queso se habrá fundido y se mezclará maravillosamente con los tomates.

Y de maridaje, un blanco verdejo

Maridaremos este hojaldre de espinacas con un vino blanco joven, de uva verdejo. Son vinos frescos y equilibrados, con buena acidez y con notas afrutadas en boca. Cualquier blanco verdejo, tan suave, acompañará perfectamente al hojaldre de espinacas.

Si quieres descubrir más recetas y trucos para cocinar con masa de hojaldre, empanada, brisa u obleas, te lo contamos todo en el Espacio Triunfa con Buitoni.

Consejo ofrecido por la marca
Comentarios cerrados
Inicio