Compartir
Publicidad

Solomillo Wellington tradicional, la receta perfecta para el menú de Navidad (con vídeo incluido)

Solomillo Wellington tradicional, la receta perfecta para el menú de Navidad (con vídeo incluido)
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No podía faltar en nuestro repertorio la receta del solomillo Wellington tradicional, perfecta para nuestro menú de Navidad. Una tierna pieza de solomillo, rodeada de una farsa de chalotas, champiñón y foie, envuelta en una capa. Imaginadlo en la mesa y rodeado de otras viandas con las que acompañarlo. ¿No se os hace la boca a agua?

Al contrario de lo que muchos puedan pensar, el solomillo Wellington es fácil y sencillo. También laborioso, pues hay que preparar la duxelle (la farsa de chalotas y champiñón), sellar el solomillo y esperar que ambos enfríen para proceder. Para facilitar el envoltorio, hemos usado una lámina de masa filo (mejor si son dos) y una lámina de hojaldre muy fría. El punto de la carne se puede ajustar aumentando o reduciendo el tiempo de horno, al gusto.

Ingredientes

Para 6 personas
  • Solomillo (ternera o buey) en una sola pieza 1 kg
  • Chalota 4
  • Champiñones 600 g
  • Nata líquida para cocinar 15 ml
  • Salsa Worcestershire 15 ml
  • Paté de foie 50 g
  • Masa filo lámina 1
  • Hojaldre lámina rectangular 1
  • Huevo batido 1
  • Aceite de oliva virgen extra 45 ml
  • Mostaza de Dijon
  • Tomillo seco
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Cómo hacer solomillo Wellington tradicional

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h 10 m
  • Elaboración 20 m
  • Cocción 50 m
  • Reposo 10 m

Comenzamos preparando la duxelle con la que envolver el solomillo. Picamos las chalotas. Limpiamos los champiñones de posibles restos de tierra y picamos. Calentamos el aceite en una sartén y pochamos la chalota. Cuando esté tierna añadimos los champiñones, salpimentamos y rehogamos hasta que no que quede nada de jugo. Añadimos la nata líquida, la salsa Worcestershire, cocemos un par de minutos, retiramos y dejamos enfriar.

Salpimentamos el solomillo. Calentamos una plancha o sartén grande, añadimos un poco de aceite y sellamos el solomillo a fuego fuerte por todos sus lados. Retiramos y dejamos enfriar.

Cuando el solomillo y la duxelle estén fríos procedemos con la receta. Extendemos una o dos láminas de masa filo en la mesa de trabajo y, sobre ella, extendemos la duxelle, el paté de foie en trocitos y espolvoreamos con tomillo. Untamos el solomillo con una capa fina de mostaza y lo colocamos en un lado. Envolvemos con la masa filo, recortando el sobrante de los laterales.

A continuación extendemos el hojaldre sobre una hoja de papel sulfurizado y colocamos encima el solomillo. Envolvemos, dejando la unión del hojaldre en la parte inferior y cerrando los lados, para lo que nos ayudamos de huevo batido . Nos ayudamos de huevo batidos. Pincelamos toda la superficie del hojaldre con huevo batido (si nos sobra hojaldre podemos decorar con tiras u otras formas).

Transferimos el solomillo a una bandeja de horno. Cocemos durante 30-40 minutos (dependiendo del punto que queramos dar a la carne) en el horno, pre calentado a 210ºC, colocando la bandeja en la parte inferior del mismo. De esta manera la unión del hojaldre se sellará rápidamente. Dejamos reposar 10 minutos antes de cortar y servir.

Con qué acompañar el solomillo Wellington

El solomillo Wellington es un clásico de las mesas de celebración al que muchas guarniciones le sientan de maravilla. Delicioso con zanahorias y rabanitos glaseados al horno, patatas asadas con mantequilla al eneldo, tomates confitados, salteado de judías verdes con ajo negro o con un sencillo puré de patatas cremoso.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio