Publicidad

83 recetas de galletas de Navidad para disfrutar con los niños

83 recetas de galletas de Navidad para disfrutar con los niños
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Si algo sobra en Navidad son opciones de dulces y postres, pero las fiestas son largas y los más pequeños de la casa tienen muchos días de vacaciones por delante en los que el tiempo no siempre acompaña para salir. ¿El mejor plan navideño? Disfrutar preparando galletas caseras en familia.

Es una tradición con gran arraigo en muchos países, especialmente centroeuropeos, como Suiza, Austria y Alemania, donde no faltan las galletas caseras cuando arranca el Adviento. El surtido de recetas de galletas para Navidad es tan amplio que lo difícil siempre es elegir solo unas pocas; nuestra gran selección de galletas bien lo demuestra.

Los aromas del pan de especias como base de las galletas más clásicas

Todos tenemos nuestras favoritas y sería difícil hacer una lista con "las mejores", pero sí es cierto que hay una serie de galletas navideñas que ya entran en la categoría de clásicas, las imprescindibles o que casi todo el mundo conoce. Son la mejor apuesta para introducir a los niños en el mundo de las galletas caseras, iniciando así una bonita tradición familiar.

Galletas De adviento Galletas de Adviento.

Son sin duda aquellas que parten de un tronco común, el pan de especias de origen europeo que puede adoptar multitud de formas. El primer Lebkuchen germano tiene algunos primos con diferentes aspectos y texturas, pero casi todas estas galletas se caracterizan por la gran cantidad de especias y el toque de miel, melaza o azúcar moreno.

Galletas de hombre de jengibre

Gingerbread Men

Encabezando la lista no podía faltar el hombre de jengibre o gingerbread man, la galleta más famosa gracias al cine y la televisión, que tantos cuentos e ilustraciones navideñas protagoniza año tras año. Lo cierto es que son toda una delicia, perfectos para decorar el árbol y muy divertidos de decorar.

Con la misma masa se pueden hacer otras figuras sin ningún problema, siempre que las horneemos por separado para que los diferentes tamaños se doren por igual. Son galletas más blanditas, a medio camino entre cookie y el pan de jengibre más europeo; si las estiramos más finas quedarán más crujientes.

Ingredientes

Para 20 unidades
  • Mantequilla sin sal cortada en cubos 140 g
  • Azúcar moreno 50 g
  • Melaza o miel de caña 75 g
  • Huevo 1
  • Jengibre molido 2 cucharaditas
  • Canela molida 1 cucharadita
  • Nuez moscada molida 1/4 cucharadita (una buena pizca)
  • Bicarbonato sódico (1 cucharadita) 3 g
  • Sal 1/4 cucharadita
  • Harina de repostería 300 g
  • Azúcar glasé (para decorar) 200 g
  • Clara de huevo pasteurizada 1

Cómo hacer hombre de jengibre o gingerbread man

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 40 m
  • Elaboración 30 m
  • Cocción 10 m
  • Reposo 2 h

Lo mejor es preparar la masa el día antes o por la mañana. Para ello, trocear la mantequilla y disponerla en un cazo con el azúcar moreno y la melaza. Calentar a fuego suave hasta que se derrita. Remover con suavidad, añadir todas las especias y dejar enfriar unos 10 minutos.

Tamizar aparte la harina con el bicarbonato sódico y la sal. Formar un pequeño huevo y añadir los ingredientes húmedos y el huevo. Batir un poco con unas varillas manuales y empezar a mezclar todo hasta tener una masa homogénea. Estará húmeda y pegajosa.

Colocar una base de plástico film en la superficie de trabajo y volcar la masa. Extender un poco para aplanarla y envolverla por completo con el plástico film. Dejar enfriar en la nevera como mínimo dos horas.

Si la hemos dejado toda la noche puede que esté muy dura, así que podemos templarla fuera mientras precalentamos el horno a 180ºC. Preparar también un par de bandejas o fuentes con papel sulfurizado, y sacar el rodillo.

Extender la masa -mejor si trabajamos con la mitad primero- usando un rodillo. Sobre papel sulfurizado o enharinando un poco la mesa no debería pegarse. Dejar un grosor de unos 6 mm. Si son más finas, más crujientes. Recortar las galletas con el cortador y colocarlas en las bandejas, dejando espacio entre ellas.

Si queremos usarlas como adorno, necesitarán un agujerito para introducir un cordón. Podemos usar una pajita, justo en la parte superior de la cabeza, sin acercarnos demasiado al borde. Es mejor hacerlas más finas para que no pesen mucho.

Hornear durante unos 10-12 minutos, solo hasta que se empiecen a tostar por los borde, o justo antes; se endurecen al enfriar. Esperar un poco fuera del horno antes de trasladarlas a una rejilla para que se enfríen por completo.

Para decorarlas,tamizar el azúcar glasé. Batir la clara de huevo -pequeña, no necesitamos mucho- ligeramente, añadir 1/3 del azúcar y seguir batiendo con batidora de varillas. Añadir más azúcar poco a poco hasta tener una textura espesa, homogénea, como de pasta de dientes.

Usar la glasa para decorar las galletas al gusto, con una manga pastelera o un lápiz decorador de pastelería, preferiblemente con boquilla pequeña. Depende del tamaño de las galletas o del molde que hayamos usado.

Gingerbread Men

Además encontramos otras galletas parecidas que pueden dar mucho juego a la hora de decorarlas como los niños prefieran, casi usando la masa como plastilina o barro para modelar y adornar. A veces las galletas se vuelven un juguete pasando de mano en mano, pero es parte del encanto de estos dulces.

Galletas de chocolate

Pocos son los niños a los que no les gusta el chocolate -y pocos los adultos, para qué engañarnos-. Manipular masas con cacao en polvo, chocolate fundido o trocitos de chocolate picado es una tarea la mar de divertida, en la que pringarse un poco está permitidísimo. Si no puedes chuperrearte los dedos y rebañar el cuenco, ¿dónde está la gracia?

Chocolate Galletas fáciles de chocolate.

Diversión aparte, las galletas de chocolate suelen triunfar entre los peques y también hay muchas opciones según el grado de dificultad o el gusto personal de cada uno. Los típicos chips son sencillos de agregar a cualquier masa, como en estas cookies de chocolate y jengibre, llenas de aromas navideños, pero también podemos usar chocolate blanco, o simplemente glasear unas pastas.

Galletas de mantequilla

Una masa de mantequilla estándar nos puede dar muchísimo juego en el mundo galletero. Es una especie de lienzo en blanco para jugar y adornar al gusto, y usando mantequilla de calidad tendremos unas pastas exquisitas que a todos gustan.

Sin embargo, si buscamos recortar formas y pasarlo bien decorándolas en familia, lo mejor es apostar por una receta como estas estrellas de Navidad, que tras el reposo de la nevera se estira sin dificultad conservando bien el aspecto de los cortadores que hayamos usado. Con pocos detalles decorativos una masa como la de las galletas básicas de mantequilla ya quedarán de lujo en el árbol, o pueden ser un buen regalo para que los niños repartan a sus amigos y familiares.

Copos Galletas copo de nieve

Son muchas las recetas que podemos elaborar partiendo de una masa básica de mantequilla, casi siempre batida en pomada con el azúcar para lograr una buena textura, como las Mailänderli, todo un clásico en Suiza y con las que no hace falta complicarse con glaseados. Y mucho más fáciles y vistosas son las galletas decoradas con obleas, ideales para que los niños escojan sus dibujos favoritos.

Galletas cítricas

Es tiempo de cítricos y eso se nota en la repostería de la época, muy presente el limón, la naranja, el azahar y la mandarina en los aromas de dulces navideños e invernales. Antaño sonaban casi exóticos, hoy simplemente nos recuerdan a sabores muy tradicionales con su presencia en dulces típicos asociados al recetario más hogareño.

Limon Galletas craqueladas de limón.

El sabor cítrico se puede aportar añadiendo ralladura de la piel limpia, zumo o ambos, tanto a la masa como a la decoración. Una combinación de ambos proporciona un sabor mucho más penetrante y fresco, y si frotamos el azúcar con la ralladura lograremos potenciar aún más los aromas afrutados.

Galletas rellenas

Hay muchas formas de rellenar galletas: juntando dos unidades estilo sándwich, con un recorte en la capa superior para mostar el relleno, haciendo un hueco en la masa donde introducirlo antes de hornear... Un relleno clásico es la mermelada, casera o comercial, como en las Spitzbuben suizas, otro clásico navideño, muy similares a las galletas Linzer de Austria.

Rellenas Galletas de avena y coco rellenas de chocolate.

Mermelada, compota o crema de chocolate, dulce de leche, miel o caramelo, ganaché o crema de frutos secos, dulce de membrillo o boniato, cabello de ángel... el relleno se puede variar siempre a nuestro gusto, y lo mejor es preparar un buen surtido variado para que los niños escojan sus favoritos.

Galletas con frutas y frutos secos

También los frutos secos y las frutas deshidratadas o confitadas ocupan un gran protagonismo en las fiestas navideñas. Son muchas las recetas de galletas que incluyen estos ingredientes, aportando sabor, textura y también nutrientes. Solo hay que tener cuidado con las galletas muy crujientes, pues pueden ser difíciles de masticar para algunos niños que estén cambiando dientes o tengan las encías más sensibles.

Biscotti Biscotti de higos y almendras.

Aunque no a todos los niños les gustan los "tropezones", siempre podemos optar por notas más sutiles, como en forma de harina molida en la masa, algo común a varios de nuestros dulces navideños más tradicionales, como los clásicos almendrados. Si son ellos los que escogen el fruto en cuestión, añadiéndolo a la receta, suelen animarse más a probarlos.

Galletas con un toque especial

Finalizamos con una selección de galletas más especiales, para niños con ganas de probar cosas nuevas En las ocasiones señaladas es cuando apetece también descubrir sabores diferentes y es un buen momento para acercarse a conocer otras culturas, pues muchas de estas ideas son internacionales. Aunque la primera que os recomendamos es esta receta de galletas de turrón, para aprovechar las sobras que tengamos de este dulce por casa.

Redvelvet Red velvet cookies.

En Directo al Paladar | Dulces de Navidad: 29 recetas clásicas que siempre triunfan En Directo al Paladar | Cómo hacer mendiants de chocolate, un dulce bocado para lucirte con los invitados (e ideal para regalar)

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios