Compartir
Publicidad

Galletas finas crujientísimas de almendra. Receta de Navidad

Galletas finas crujientísimas de almendra. Receta de Navidad
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de mis planes favoritos para el puente -o acueducto- de diciembre es pasarlo en casa horneando galletas y dulces navideños. Es una de esas tradiciones de Adviento que no puedo dejar pasar, y me temo que tengo un serio problema de exceso de recetas favoritas. Tengo unas cuantas imprescindibles que repito cada año, pero no puedo evitar probar muchas nuevas, como estas galletas finas crujientísimas de almendra. Perdonad que me repita, pero si os gustan las pastas crujientes, esta es vuestra receta.

En realidad casi todos los dulces que salen de mi cocina estos días van destinados a convertirse en regalos para la familia y los amigos. Me encanta preparar paquetitos con diferentes galletas, decorarlos con algún toque navideño y repartirlos como si fuera San Nicolás. Sirve de excusa para no parar de hornear, pero me parece una buena forma de tener un pequeño detalle. Estas galletas son muy fáciles aunque requieren unas cuantas horas de reposo en la nevera.

Ingredientes para unas 40-50 unidades

  • 115 g de mantequilla sin sal, 300 g de azúcar moreno, 1 cucharadita de esencia de vainilla, ralladura fina de 1/2 limón, 1/2 cucharadita de sal, 75 g de agua, 325 g de harina de repostería, 1/4 cucharadita de bicarbonato sódico, 100 g de almendra cruda laminada.

Cómo hacer galletas finas crujientísimas de almendra

Forrar un molde rectangular de unos 23 cm de largo, estilo plumcake, con plástico film. Es más fácil si lo humedecemos ligeramente con agua por dentro. Reservar.

Derretir en un cazo la mantequilla con el azúcar moreno, la vainilla, el limón, la sal y el agua, a temperatura media. Remover con cuidado y apartar del fuego. Combinar en un recipiente aparte la harina con el bicarbonato y las almendras, y echar la mezcla de mantequilla.

Trabajar bien hasta tener una masa homogénea y llenar el molde previamente forrado, procurando que quede uniforme. Esperar a que se temple un poco y guardar en la nevera. Dejar enfriar al menos 4 horas, o mejor, toda la noche.

Precalentar el horno a 160ºC y preparar unas bandejas con papel sulfurizado. Extraer la masa con ayuda del plástico y colocar sobre una tabla de trabajo. Cortar las galletas usando un buen cuchillo afilado, procurando que salgan muy finas. Distribuir en las bandejas y hornear durante unos 12-13 minutos. Girar la bandeja y seguir horneando unos 13-15 minutos más. Dejar enfriar sobre una rejilla.

Galletas Crujientes Finas. Pasos

Tiempo de elaboración | 1 hora más el reposo
Dificultad | Fácil

Degustación

Estas galletas finas crujientísimas de almendra son un bocado dulce ideal para tomar acompañando el café, un licor o una buena copa de vino tinto. Si os parecen demasiado crujientes -cuidado con las dentaduras débiles-, son perfectas para mojar, al estilo de los biscotti. Dependiendo del tipo de azúcar moreno que se utilice saldrán más o menos doradas, pero hay que vigilar que no se quemen en el horno.

En Directo al Paladar | Galletas de coco y mermelada de arándanos. Receta de Navidad
En Directo al Paladar | Galletas de chocolate y mazapán. Receta de Navidad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos