Compartir
Publicidad

Galletas de hombre de jengibre o gingerbread man: un clásico navideño para decorar, regalar o devorar

Galletas de hombre de jengibre o gingerbread man: un clásico navideño para decorar, regalar o devorar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Puede que las galletas de jengibre sean un dulce navideño más reciente en nuestro país, pero la tradición del gingerbread, pan de especias o lebkuchen sí es un imprescindible en mi familia . Adopta muchas formas con variaciones propias de cada país, aunque está claro que las galletas de hombre de jengibre o gingerbread man ya han traspasado todas las fronteras.

Son un dulce básico en mi casa por estas fechas, me encanta hornear un buen cargamento para decorar el árbol y hacer muchos regalos, también usando otros cortadores con formas navideñas. Pero la imagen del clásico hombrecito, sin muchas florituras, ya está lleno de encanto y cierta magia. Es una receta fácil, perfecta para hacer con niños, que llena la cocina de un delicioso aroma al salir del horno.

Ingredientes

Para 20 unidades
  • Mantequilla sin sal troceada 140 g
  • Azúcar moreno 50 g
  • Melaza o miel de caña 75 g
  • Huevo 1
  • Jengibre molido 2 cucharaditas
  • Canela molida 1 cucharadita
  • Nuez moscada molida 1 buena pizca
  • Bicarbonato sódico (o levadura química) 1 cucharadita
  • Sal 1/4 cucharadita
  • Harina de repostería 300 g
  • Azúcar glasé para la glasa (aproximadamente) 200 g
  • Clara de huevo pequeña 1

Cómo hacer galletas de hombre de jengibre

Dificultad: Media
  • Tiempo total 40 m
  • Elaboración 30 m
  • Cocción 10 m
  • Reposo 2 h

Lo mejor es preparar la masa el día antes o por la mañana y así no agobiarnos con el reposo. Para ello, trocear la mantequilla y disponerla en un cazo con el azúcar moreno y la melaza. Calentar a fuego suave hasta que se derrita. Remover con suavidad, añadir todas las especias y dejar enfriar unos 10 minutos.

Tamizar aparte la harina con el bicarbonato sódico y la sal. Formar un pequeño huevo y añadir los ingredientes húmedos y el huevo. Batir un poco con unas varillas manuales y empezar a mezclar todo hasta tener una masa homogénea. Estará húmeda y pegajosa.

Colocar una base de plástico film en la superficie de trabajo y volcar la masa. Extender un poco para aplanarla y envolverla por completo con el plástico. Dejar enfriar en la nevera como mínimo dos horas.

Si la hemos dejado toda la noche puede que esté muy dura, así que podemos dejarla atemperar fuera mientras precalentamos el horno a 180ºC. Preparar también un par de bandejas o fuentes con papel sulfurizado, y sacar el rodillo.

Extender la masa -mejor si trabajamos con la mitad primero- usando un rodillo. Sobre papel sulfurizado o enharinando un poco la mesa no debería pegarse. Dejar un grosor de unos 4-6 mm. Cuanto más finas, más crujientes. Recortar las galletas con el cortador y colocarlas en las bandejas, dejando espacio entre ellas.

Si queremos usarlas como adorno, necesitarán un agujerito para introducir un cordón o cinta. En ese caso, podemos usar una pajita, justo en la parte superior de la cabeza, sin acercarnos demasiado al borde. Es mejor hacerlas más finas para que no pesen mucho.

Hornear durante unos 10-12 minutos, solo hasta que se empiecen a tostar por los borde, o justo antes; se endurecen al enfriar. Esperar un poco fuera del horno antes de trasladarlas a una rejilla para que se enfríen por completo.

Para decorarlas,tamizar el azúcar glasé. Batir la clara de huevo -pequeña, no necesitamos mucho- ligeramente, añadir 1/3 del azúcar y seguir batiendo con batidora de varillas. Añadir más azúcar poco a poco hasta tener una textura espesa, homogénea, como de pasta de dientes.

Usar la glasa para decorar las galletas al gusto, con una manga pastelera o un lápiz decorador de pastelería, preferiblemente con boquilla pequeña. Depende mucho del tamañ de las galletas o del molde que hayamos usado.

Gingerbread Men. Pasos

Con qué acompañar las galletas de jengibre

Estos simpáticos hombres de jengibre pueden alegar la casa decorando cualquier rincón, o colgando del árbol. En un recipiente hermético aguantan muy bien durante muchos días. Riquísimas con un simple vaso de leche, sin nada más, o un buen café solo que contraste con el dulce aroma de las galletas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio