Publicidad

Aromafork, un kit de aromas para experimentar maridajes engañado a tu cerebro

Aromafork, un kit de aromas para experimentar maridajes engañado a tu cerebro
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

A veces nos olvidamos del papel fundamental que tiene el olfato a la hora de degustar almentos, algo que se comprueba fácilmente cuando nos acatarramos y la comida no sabe a nada por culpa de una fuerte congestión. Ahora bien, ¿podemos engañar al cerebro en la percepción de los sabores sólo a través de olores? Eso es lo que nos invita a descubrir Aromafork.

Se trata de un kit formado por cuatro tenedores especiales y un juego de 21 aromas diferentes con los que podemos experimentar para crear distintas combinaciones de sabores con la comida. La idea es conseguir experiencias gastronómicas distintas emparejando los alimentos que se nos ocurran con alguno de estos aromas. ¿Cómo cambia el sabor del chocolate si le sumamos el aroma de wasabi?

Aromafork2

Las catas y maridajes siempre son actividades interesantes para los apasionados de la gastronomía, pues nos permiten aprender a percibir, identificar y valorar mejor las propiedades de alimentos y bebidas. Descubrir nuevos sabores mediante la combinación de productos distintos puede darnos sorpresas muy agradables al paladar, y otras no tanto.

El funcionamiento de Aromafork es sencillo. Cada tenedor del kit contiene un hueco antes de los dientes donde se debe depositar una gota de alguna de las esencias del paquete. De este modo, al comer cualquier alimento con este tenedor nos llegará a la nariz el aroma de la esencia, modificando así nuestra percepción del sabor de lo que comemos.

Aromafork3

Es interesante aunque sin duda la clave del éxito estará en lo conseguido de los aromas, entre los que se incluyen por ejemplo aceite de oliva, wasabi, plátano, menta, cacahuete o trufa. En la página web de la National Public Radio se han animado a experimentar con el kit usando helado de chocolate como base, y han dado con algunas combinaciones interesantes.

Sin embargo, como comentan los autores del artículo, el resultado no es todo lo satisfactorio que podría ser ya que los aromas llegan a través de la nariz, y no por la boca, que es lo que sucede cuando comemos. Al final el cerebro no es tan fácil de engañar porque es capaz de percibir que esos olores le llegan desde el exterior, no de la propia comida. Aún así, el kit Aromafork nos puede regalar una tarde entretenida en casa haciendo experimentos.

Vía | NPR
Más información | Molecule-R
En Directo al Paladar | Good Morning moka pot, café para uno
En Directo al Paladar | Fotografías de maridaje de alimentos, llevando el concepto hasta lo más literal

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir