Compartir
Publicidad

Madeleines de limón y frambuesa, receta para acompañar el té

Madeleines de limón y frambuesa, receta para acompañar el té
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Os he comentado otras veces que me encanta el té, así que también me gustan los pequeños dulces con los que podamos acompañar una taza, como pastas, galletitas o unas madeleines de limón y frambuesa como estas que os presento hoy.

Lo único que he hecho es modificar la receta base que siempre utilizo para variar los ingredientes a mi antojo, manteniendo las proporciones de la fórmula, de este modo podemos hacer múltiples sabores, como sucede con las magdalenas o bizcochos. El número de madeleines es orientativo ya que todo depende del tamaño de las cavidades de vuestro molde.

Ingredientes

Para 18 unidades
  • Mantequilla 60 g
  • Miel de flores 15 g
  • Harina de trigo 100 g
  • Levadura química 5 g
  • Azúcar 55 g
  • Huevo M 2
  • Zumo de limón 5 g
  • Ralladura de limón 0.5
  • Frambuesas deshidratadas 5 g

Cómo hacer madeleines de limón y frambuesa

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 30 m
  • Elaboración 20 m
  • Cocción 10 m

Calentamos el horno a 200º con calor arriba abajo sin aire. Fundimos la mantequilla hasta que tenga un ligero tono tostado, sin llegar a quemarse. Dejamos templar. Mientras batimos los huevos con el azúcar y la ralladura, hasta que aumenten de volumen.

Agregamos, sin dejar de batir, la miel y la mantequilla. Echamos tamizada la harina junto a la levadura y mezclamos con una lengua. Por último incorporamos la frambuesa** troceada.

Vertemos la masa en los moldes de madeleine y horneamos durante unos 8-10 minutos, depende del horno, hasta que veamos que se han inflado y están ligeramente doradas. Sacamos a una rejilla y dejamos enfriar completamente.

Madeleines de limón y frambuesa. Receta paso a paso

Con qué acompañar las madeleines de limón y frambuesa

Las madeleines de limón y frambuesa se conservan perfectamente varios días siempre que las mantengamos alejadas del aire y la humedad, en una lata por ejemplo. Y si las cubrimos con cobertura de chocolate se hace una capa protectora, que hace que se mantengan más tiernas durante más tiempo, aunque lo recomendable es tomarlas tibias, ¡son deliciosas!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio