Compartir
Publicidad

Pintada rellena de manzana y frutos secos con corteza de patata

Pintada rellena de manzana y frutos secos con corteza de patata
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

En estos días buscamos recetas que sean un poco diferentes de los platos más convencionales para darle un toque distinto a la mesa, os propongo esta pintada rellena de manzana y frutos secos con corteza de patata.

Ingredientes: 4 pechugas de pintada, 450 gramos de patatas gallegas peladas, 200 gramos de manzanas golden, 15 gramos de piñones, 30 gramos de pasas de Corinto, 2 dientes de ajo, 600 gramos de salsifís (se pueden sustituir por 450 gramos de coliflor o 150 gramos de patata), Oporto, mantequilla, aceite de oliva, sal, pimienta, canela y perejil.

Preparación: Pelamos y limpiamos los salsifíes para que no les quede arena. Los cortamos en porciones y los cocemos a fuego lento en un recipiente tapado, con un chorro de agua, una nuez de mantequilla, sal y pimienta. Los removemos para que no se peguen y a los 15 minutos, los pinchamos con un cuchillo para ver si están tiernos, si así fuera los retiramos del fuego. Antes de que se enfríen, los pasamos por un pasapurés, rectificamos de sal y pimienta y reservamos.

Pelamos y cortamos las manzanas a dados no demasiado grandes y las ponemos a fuego lento en un cazo con un poco de mantequilla. Cuando estén tiernas les agregamos las pasas, los piñones y el Oporto y subimos el fuego para dejar evaporar el alcohol. Cuando ya no percibamos el aroma del vino, las salamos y espolvoreamos con canela. Retiramos del fuego y dejamos enfriar. Deshuesamos las pechugas, retiramos la piel y el exceso de grasa y las rellenamos con el preparado de manzanas y frutos secos, salpimentamos.

Pelamos el ajo, eliminando la semilla y lo cortamos fino; picamos el perejil y cortamos las patatas en juliana fina. Mezclamos las patatas con el ajo y el perejil, salpimentamos y disponemos un lecho sobre un trozo de film de cocina del mismo tamaño que la pieza de pintada. Sobre la juliana colocamos la pechuga y la cubrimos con otra capa de patata, envolvemos la pechuga con el film de modo que quede cubierto de juliana de patata y reservamos en la nevera.

En el momento de servir, separamos el film (se notará que las patatas quedan “adheridas” a la carne, como si se tratase de un rebozado), freímos en aceite de oliva a fuego lento las pechugas y cuando esté dorada la patata, escurrimos cuidadosamente y finalizamos la cocción en el horno a 200 ºC sobre una bandeja con papel sulfurizado durante siete minutos. Las emplatamos en forma de abanico de modo que se vea bien el relleno, al lado de un poco puré de salsifí caliente y unas chips de salsifí, que se pueden hacer enharinando unas tiras de la raíz y friéndolas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos