Compartir
Publicidad

Nueve formas originales de presentar tus aperitivos en el picoteo del finde

Nueve formas originales de presentar tus aperitivos en el picoteo del finde
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¡Fin de semana! La mañana habrá sido más o menos productiva, pero se acerca la hora de comer y ya apetece ir abriendo el apetito. El picoteo del finde es para muchos un ritual, que mi padre por ejemplo jamás perdona. Claro que él se apaña con su cerveza y poniendo unas patatas y algunos frutos secos en cualquier plato que pilla, pero no siempre tenemos que ser tan, digamos, informales.

De vez en cuando merece la pena trabajarse un poco más la forma de servir los refrigerios a la familia o los invitados, o incluso a nosotros mismos. Alguna ocasión especial o el simple placer de darse un capricho piden una buena presentación, así que hoy os repasamos nueve formas originales de presentar los aperitivos. La creatividad no tiene límites, pero tampoco conviene pasarse de imaginativos.

1. Vasitos

Vasitos

Ignoro cuándo se pusieron realmente de moda pero yo diría que ya son más que una tendencia. Los vasitos se han ganado su propio lugar en la gastronomía y no faltan en los cócteles, banquetes y grandes fiestas. Los hay de mil formas y materiales distintos, desechables o de diseño, pero lo importante es que sean cómodos de servir y comer.

Se pueden reutilizar sin problemas vasos que tengamos para beber, buscando modelos más vistosos, adaptados a la comida que vayan a albergar. Los de tipo chupito, altos y delgados, van bien para sopas, cremas y pequeños bocados con salsas para mojar. Los más anchos son más apropiados para meter la cuchara o el tenedor, y los rectos irán bien para formar capas.

2. Mini albóndigas, trufas o bombones salados

Albóndigas

El formato pelotilla es otro clásico de los cócteles. Ya sean mini albóndigas, de carne, pescado o vegetales, o estilo trufas y bombones salados, son atractivos y fáciles de servir. Se pueden disponer en una bandeja o fuente, con palillos o pinchos para que cada comensal se sirva, y la posibilidad de acompañar de una o varias salsas.

3. Hojaldre, brick, filo y otras masas

Hojaldre

Las tapas y pinchos más típicos consisten en colocar diverentes ingredientes o preparaciones sobre una base de pan. Tostas, bruschettas y crostini suelen gustar a cualquiera, pero para no caer siempre en la masa de pan podemos usar otras variantes también atractivas y crujientes.

Hojaldre, brick y masa filo sirven para dar la forma que queramos, especialmente el primero, menos delicado de trabajar. También los hay ya listos para usar, como los volovanes, o podemos usar mini tartaletas de distintas formas. Y los podemos rellenar de lo que más nos apetezca, por ejemplo un tartar, ensaladilla o pisto.

4. Cucharillas de cátering

Cucharillas de salpicón

Otro clásico de las grandes ocasiones, ideales para presentar y degustar muchos mini bocados en formato minimalista. Quedan muy elegantes y son perfectas para devorar de un solo bocado. En el mercado encontraremos miles de modelos desechables o reutilizables, algunas muy creativas.

Podemos servir en cucharitas casi cualquier picoteo, siempre que no las llenemos demasiado. Algo de marisco, un salpicón, un corte de pulpo con cremoso de patata, alguna preparación caliente o fría de queso, encurtidos, hummus con algún acompañamiento crujiente, etc.

5. Base vegetal comestible

Picoteo Alcachofas

Las cucharitas son cómodas para que cada comensal pueda cogerlas libremente, pero aún mejor son los picoteos 100% comestibles. Para eso podemos montar los pinchos directamente sobre bases vegetales, volviendo así a evitar el típico pan.

Hay varias opciones; por un lado las verduras y hortalizas cilíndricas que se convierten fácilmente en bases de canapé, o productos rellenables como tomates, corazones de alcachofa u hojas de endivia o cogollos. Saludables y sin dejar residuos que limpiar luego.

6. Mini conos de barquillo

Aperitivo en Cono

Más sorprendentes aunque cada vez más frecuentes, los aperitivos montados en conos de barquillo suelen llamar mucho la atención. Se venden ya pensados para fiestas de cóctel, aunque podemos recurrir a los formatos mini de helado y jugar con el contraste dulce-salado.

Son estupendos para servir preparaciones cremosas a base de queso o cualquier crema untable tipo dip, como guacamole o paté de berenjena. Lo podemos coronar con lo que más nos apetezca, procurando que se mantenga bien en el relleno y no se caiga fácilmente.

7. Brochetitas

Brocheta

Por su simpleza siempre me conquistan. Es rara la ocasión en la que tenga que preparar un menú para invitados y no sirva, al menos, una ración de mini brochetas. Me gustan como alternativa a las fuentes de ensalada, porque así los vegetales quedan más vistosos y apetecibles, y siempre son más vistosas.

La ensalada caprese en formato mini en brocheta es sencillísima y queda de lujo, pero podemos innovar alternando lo que más se nos ocurra. Unos langostinos cocidos con algo de fruta también es una buena combinación, o huevos de codorniz con patatitas.

8. Una buena tabla de madera

Tostas

Para picoteos simples pero irresistibles no hay nada como una buena tabla de madera con personalidad. Llevan siendo tendencia ya varios años, desde que se recuperó lo rústico y el carácter artesanal del menaje de mesa. Las hay más o menos económicas, pero si queréis montar tablas de impresión merece la pena invertir en una artesana de diseño.

Buena base de madera bien tratada, con sus vetas y su textura natural, un diseño original y moderno o un estilo más antiguo... y un gran despliegue de embutidos, quesos, galletas saladas y fruta. Éxito asegurado sin tener que complicarnos.

9. Latas

Latas

Otra tendencia más reciente, recuperar las latas de conserva en el tapeo y también en casa. Y no hablamos solo de invertir en conservas de verdadera buena calidad, también se trata de usar la propia lata como recipiente para servir otros platos.

Podemos reusar latas bonitas que hayamos limpiado bien, vigilando que no haya riesgos de cortes, o comprar algunas que ya se comercializan a tal efecto. Está claro que van mejor para servir picoteos marineros, como unos boquerones, mejillones en escabeche o sardinas, pero somos libres de innovar.

¿Qué os parecen estas ideas? No son rompedoras pero tampoco hay que volverse excesivamente creativos sirviendo el aperitivo en objetos extraños. Con un poco de esfuerzo extra podemos convertir el picoteo del finde en un pequeño banquete de lujo en nuestra propia casa.

Fotos | iStock.com
En Directo al Paladar | Nueve sabrosas recetas con chorizo para el Picoteo del finde
En Directo al Paladar | Siete recetas de empanadillas para el picoteo del finde

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos