Compartir
Publicidad

Pollo al horno glaseado con mandarina, vermut y miel: receta para un plato de lujo sin complicaciones

Pollo al horno glaseado con mandarina, vermut y miel: receta para un plato de lujo sin complicaciones
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los meses más fríos no solo apetece encender más el horno para hacer panes y bizcochos; en casa disfrutamos también más que nunca de las recetas de pollo asado. Además yo diría que los productos de otoño-invierno se ofrecen mucho más para acompañar la carne de ave en platos refortantes. Este pollo al horno glaseado con mandarina, vermut y miel en cualquier caso es un festival de sabores y aromas sencillísimo de preparar.

Los cuartos traseros de pollo -muslo y contramuslo- con piel son perfectos para asar y servir en raciones con las mínimas complicaciones a la hora de repartir entre los diferentes comensales. Inspirada por esta receta, el añadido de las mandarinas y tomillo me trasladan al campo murciano y enriquecen mucho más una receta fácil que queda de lujo sin apenas esfuerzo.

Ingredientes

Para 2 personas
  • Cuartos traseros de pollo 2
  • Mandarina 2
  • Aceite de oliva virgen extra 30 ml
  • Miel 20 ml
  • Vermut rojo 40 ml
  • Pimentón dulce 1 cucharadita
  • Tomillo seco 1 cucharadita
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Cómo hacer pollo al horno glaseado con mandarina, vermut y miel

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 55 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 50 m

Precalentar el horno a 200º y preparar una fuente adecuada. Dejar que se atempere el pollo fuera de la nevera para que no esté muy frío; secar con papel de cocina y retirar los posibles excesos de grasa o plumas.

Colocar las piezas en la fuente, regar con aceite de oliva y masajear bien por todas partes. Salpimentar ligeramente y añadir el pimentón; exprimir el zumo de la primera mandarina y volver a masajear para repartirlo bien. Hornear durante unos 30 minutos.

Cortar la otra mandarina en rodajas -previamente bien lavada-. Combinar la miel con el vemut y el tomillo y repartir todo sobre el pollo, con cuidado de no quemarnos. Devolver al horno hasta que esté en su punto, unos 15-20 minutos más.

Retirar las piezas de pollo y la mandarina asada y sacar los jugos de la fuente, colándolos con un tamiz o colador de malla fina. Reducir un poco en un cazo si fuera necesario, retirando parte de la grasa.

Pollo Glaseado. Pasos

Con qué acompañar el pollo al horno glaseado

Un pollo al horno tan aromático como este glaseado con mandarina, vermut y miel creo que pide una guarnición de puré de patatas, para regarlo bien con la salsa y los jugos. Pero por supuesto que podemos escoger otro acompañamiento a nuestro gusto, como sencillo arroz blanco, cuscús, trigo entero o unas sencillas patatas asadas o cocidas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio