Publicidad

Falsa lasaña de patata: receta fácil y vistosa para una guarnición o convertir en la estrella de la cena

Falsa lasaña de patata: receta fácil y vistosa para una guarnición o convertir en la estrella de la cena
14 comentarios
13 votos

Esta receta de falsa lasaña de patata es muy cómoda, pues se va haciendo sola en el horno y casi no da trabajo. Así, a última hora puedes preparar algo de carne a la plancha o pescado, y ya tienes un plato completo con su guarnición, que además de sencilla es muy original.

Ingredientes

Para 6 personas
  • Patata 1200 g
  • Jamón cocido o serrano en lonchas finas 250 g
  • Nata líquida para cocinar 280 ml
  • Leche 140 ml
  • Queso gruyère rallado 100 g
  • Aceite de oliva virgen extra para engrasar
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Cómo hacer lasaña de patata

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h 30 m
  • Elaboración 30 m
  • Cocción 1 h

Comenzaremos precalentando el horno a 180ºC con calor arriba y abajo y engrasaremos un molde de cake grande, o un plato cuadrado o rectangular resistente al horno, con un poco de aceite y un pincel de cocina, y lo forramos con un poco de papel de horno.

Pelamos las patatas y las cortamos en láminas muy finas con una mandolina o en su defecto con un cuchillo bien afilado, las salpimentamos. Colocamos una cuarta parte de las patatas haciendo una capa, ponemos un tercio del jamón cocido encima, seguimos haciendo capas de patatas y jamón cocido hasta acabar o sea, cuatro capas de patata y tres de jamón.

Lasaña de patata

En un cacito calentamos la leche con la nata y llevamos la mezcla a ebullición. Vertemos en el molde por encima de las patatas y el jamón y horneamos durante una hora. Cuando haya pasado el tiempo espolvoreamos por la superficie el queso gruyere y gratinamos durante diez minutos a potencia no muy alta. Dejamos reposar diez minutos dentro del molde y servimos.

13 votos

Con qué acompañar la lasaña de patata

Esta falsa lasaña de patata y jamón, aparte de guarnición, también nos valdría acompañada de una ensalada como plato para una cena más ligera. Además podéis hacerla más suave si usáis leche desnatada o una nata con menos grasa. Como guarnición, puede acompañar bien a una carne como la entraña a la plancha, o un pescado o marisco como el emperador.

En Directo al Paladar | Patatas a la importancia: receta tradicional de orígen palentino
En Directo al Paladar | Cómo hacer patatas hasselback, la guarnición más fácil y resultona (con vídeo incluido)

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios