Receta de morrococo: el hummus que se hacía en Jaén antes de que nadie lo conociera

Receta de morrococo: el hummus que se hacía en Jaén antes de que nadie lo conociera
Sin comentarios
101 votos

Hoy os traemos una receta deliciosa, facilísima de preparar y muy económica. Se trata del morrococo, también conocido por garbanzos mareaos o puchero mareao. Una manera fabulosa de incorporar a nuestros recetarios nuevas formas de cocinar y consumir legumbres. Hay vida más allá del cuchareo, señoras y señores.

Típico de Jaén, no podemos evitar compararlo con el popular hummus de Oriente Medio. Ambos se preparan con una base de garbanzos y se sirven como dip, pero ahí acaba el parecido. El morrococo lleva cebolla pochada, salsa de tomate y cominos. Os contamos cómo se prepara.

Ingredientes

Para 6 personas
  • Garbanzos cocidos en conserva (peso escurridos) 400 g
  • Cebolla 1
  • Salsa de tomate o tomate frito 75 ml
  • Comino molido 3 g
  • Pimentón dulce 6 g
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Agua o caldo, cantidad necesaria

Cómo hacer morrococo

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 20 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 15 m

Pelamos y picamos la cebolla finamente y la pochamos en una sartén amplia con un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra. Mientras tanto escurrimos los garbanzos y los lavamos bien del líquido de la conserva. Los añadimos a la sartén cuando la cebolla esté transparente y removemos para mezclar bien.

paso a paso morrococo

Aplastamos con un cucharón al tiempo que removemos y cocemos el conjunto a fuego medio durante cuatro o cinco minutos. A continuación incorporamos el pimentón dulce, el comino, el tomate frito o salsa de tomate y un poco de sal. Cocemos un par de minutos más a fuego suave, removiendo para que no se agarre a la base.

Si el morrococo estuviera muy espeso, lo podemos aligerar añadiendo un poco de agua o caldo y cociendo un par de minutos más. Una vez estemos contentos con la consistencia del mismo, lo podemos servir tal cual o triturarlo para obtener una crema homogénea. Sea como fuere, servimos el morrococo caliente, templado o frío, acompañado de tostas sobre las que untar y otros panecillos.

101 votos

Con qué acompañar el morrococo

El morrococo se puede preparar con antelación y guardar en la nevera hasta el momento de consumir, aunque también se puede consumir recién hecho y en caliente. A nosotros nos gusta servirlo como aperitivo, acompañado de picos, tostas, biscotes y otros tipos de pan. Es ideal para compartir con amigos y montar un momento de picoteo en un pispás.

En Directo al paladar | Ajoatao de Jaén, receta tradicional española fácil y sorprendente (con vídeo incluido)
En Directo al paladar | Cómo hacer hummus casero de garbanzos, la receta tradicional original es también la más fácil

Temas
Inicio
Inicio