Receta de pan challah o jalá, la trenza tradicional de la cocina judía imprescindible en fiestas y mesas familiares

Receta de pan challah o jalá, la trenza tradicional de la cocina judía imprescindible en fiestas y mesas familiares
Sin comentarios
9 votos

Esta vistosa trenza es un pan de fiesta típico de la cocina judía heredado de la tradición europea donde están muy presentes en las ocasiones especiales. Tierno y esponjoso, con un suave toque dulzón, el challah no suele faltar en las mesas del sabbat y festividades como el Purim, que se celebra la semana que viene.

En Estados Unidos ha traspasado las fronteras del judaísmo para colarse en los hornos de los apasionados de la panadería, y es fácil adivinar por qué. Luce precioso en la mesa y es toda una delicia para los amantes de las masas enriquecidas, con el bonito color dorado de la corteza y su miga blandita, aromática y suave. Quien siga series o películas estadounidenses seguro que lo ha visto en escena multitud de veces.

Al ser una masa de panadería enriquecida y húmeda, no podemos engañar afirmando que sea fácil, auqnque tampoco resulta mucho más complicado que un roscón de Reyes. Con una amasadora el proceso es mucho más sencillo, ya que la clave está en lograr desarrollar bien el gluten sin añadir mucha más harina. Luego solo hay que tener maña formando la trenza y rezar para que no se desmonte durante el horneado.

Hemos seguido la receta de Peter Reinhart con ligeras adaptaciones, quien en su libro 'El aprendiz de panadero' comparte una fórmula relativamente fácil que se prepara en un solo día. Las semillas son opcionales, pero hace que sea un pan más festivo y apropiado para el Purim y su simbolismo.

Ingredientes

Para 1 unidades
  • Harina de fuerza 500 g
  • Aceite de oliva virgen extra o girasol y más para engrasar 30 g
  • Azúcar 30 g
  • Sal 7 g
  • Levadura seca de panadería 7 g
  • Agua (aproximadamente) 250 ml
  • Huevo (peso sin cáscara, unos 2 L) 95 g
  • Yema de huevo (unas 2 unidades) 35 g
  • Huevo batido par pincelar 1
  • Semillas de sésamo
  • Semillas de amapola

Cómo hacer pan challah

Dificultad: Media
  • Tiempo total 1 h 45 m
  • Elaboración 1 h
  • Cocción 45 m
  • Reposo 4 h

Combinar en el recipiente de una amasadora o un bol grande la harina con la levadura, la sal y el azúcar. Aparte batir ligeramente los huevos con las yemas, el aceite y 200 ml de agua. Incorporar estos ingredientes a la mezcla principal y combinar hasta incorporar todo. Agregar más agua si estuviera la masa seca, debe quedar bastante húmeda y blanda.

Amasar sobre la mesa ligeramente enharinada o con el robot a velocidad lenta unos 10-15 minutos. Si estuviera muy inmanejable, dejar reposar 20-30 minutos tapado y continuar con el amasado, hasta que se despegue de las paredes del bol o de la pesa y esté muy elástica. Hay que evitar echar mucha más harina si queremos un pan tierno que dure más.

Challah Pasos1

Formar una bola, engrasar con aceite un recipiente limpio grande, introducir la masa, bolear para engrasarla bien, tapar con plástico film o un gorro de ducha y dejar levar una hora.

Después desgasificar sobre la mesa engrasada con aceite, amasar para quitar el aire, formar una bola de nuevo y devolver al bol, dejando que crezca hasta que supere el doble de su tamaño original.

Se puede hacer una trenza grande o dos pequeñas, y la primera puede ser simple de tres cabos, de cuatro o cinco (si se tiene más experiencia) o, como en nuestro caso, de dos pisos. Para las trenzas simples solo hay que pesar la masa y dividir en porciones del mismo peso.

Para la trenza especial de fiesta, dividir primero en tres trozos iguales y volver a juntar dos de ellos. Dividir entonces en tres piezas iguales cada porción, de tal modo que se obtienen tres piezas grandes idénticas y tres piezas más pequeñas idénticas.

Challah Pasos2

Preparar una bandeja de horno grande con papel sulfurizado. Bolear cada porción, con la mesa y las manos engrasadas si hace falta. Estirar las porciones grandes formando tiras iguales y trenzar entre sí, juntando bien los extremos; colocar sobre la bandeja, en diagonal si hiciera falta (tiene que crecer).

Hacer lo mismo con las otras porciones pequeñas, formando una trenza menor, y colocar justo encima de la otra. Pintar con el otro huevo batido, engrasar una hoja grande de plástico film, tapar sin hacer presión y dejar levar hasta que haya crecido más del doble.

Precalentar el horno a 160ºC, retirar el film con cuidado, volver a pintar con huevo y cubrir con semillas al gusto. Hornear durante 20 minutos, girar la bandeja 180º y continuar el horneado unos 20-25 minutos más. Si se tostara mucho al final, cubrir con papel de aluminio. Enfriar por completo sobre una rejilla.

9 votos

Con qué acompañar el pan challah

El challah puede acompañar almuerzos y cenas familiares de fiesta, pero también es perfecto para desayunos y meriendas. Su miga tierna y solo con un toque dulzón hace que sea perfecto para combinar con todo tipo de ingredientes, y sin duda es una delicia bien untado con mantequilla, mermelada, queso crema o miel. Aguanta bien dos o tres días si se envuelve en plástico film o papel de cera de abeja, aunque si no se va a tomar pronto podemos cortar rebanadas para congelarlas. Es perfecto también para tostadas o para hacer french toasts, torrijas o un pudin.

En Directo al Paladar | Receta de Zopf, trenza suiza de pan de leche
En Directo al Paladar | Trenza de hojaldre de Mercadona: receta casera del dulce tradicional original de Almudévar

Temas
Inicio
Inicio