Cómo hacer las mejores patatas paja caseras, receta de guarnición

Cómo hacer las mejores patatas paja caseras, receta de guarnición
Sin comentarios
7 votos

Hoy quiero contaros cómo hacer las mejores patatas paja caseras, una receta de guarnición ideal para acompañar unos huevos fritos o platos de pollo, ternera, cerdo y otras carnes. Aunque también puedes servirlas solas, como aperitivo, porque son muy crocantes y deliciosas.

Sequitas y llenas de sabor, al ser tan finas se deshidratan muy rápidamente con la fritura, quedando crujientes por lo que resultan irresistibles. Me gustan tanto que hago muchas más de las que voy a necesitar, guardando las sobrantes en un tupper con papel absorbente para que las mantenga sin humedad y así las tengo disponibles unos días como si fueran chips para un picoteo.

Para hacer estas patatas, no necesitamos nada especial, basta con un buen cuchillo para cortar láminas muy finas que después troceamos en una juliana finísima. No obstante, hay mandolinas que ofrecen este corte de patatas paja, que también se conoce como patatas cerilla.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Patata 2
  • Aceite de oliva virgen extra abundante para freír
  • Sal al gusto

Cómo hacer patatas paja caseras

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 30 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 20 m
  • Reposo 10 m

Con ayuda de una mandolina o con un cuchillo afilado cortamos las patatas en rodajas muy finas. Después, con paciencia cortamos cada lámina en pequeñas varitas, del grosor de una cerilla. Con un par de patatas obtendréis muchísima cantidad.

Dejamos las patatas en remojo en un bol amplio con abundante agua fría. Removemos con las manos para que las patatas suelten almidón y cambiamos el agua tras cinco minutos, dejando que reposen otros cinco minutos más en agua limpia. Ponemos a calentar el aceite a 180ºC.

Freímos las patatas por tandas, una vez estén bien escurridas en un colador para que no salte el aceite. Dejamos que se vayan dorando poco a poco y les damos la vuelta para que se hagan por ambas caras, sin dejar que se doren mucho porque amargarían. Sacamos y escurrimos sobre papel absorbente.

Patatas Paja Perfectas Pakus Dap Futuro Bloguero Pakus Dap

Una vez fritas, las sazonamos con sal fina a nuestro gusto y ya tenemos lista una guarnición sencilla, crujiente y con un intenso sabor. Llevamos a la mesa las patatas en un bol para que cada uno pueda servírselas bien crujientes, sin que hayan tenido contacto con ninguna salsa.

7 votos

Con qué utilizar las patatas paja caseras

Las patatas paja caseras resultan un acompañamiento perfecto para recetas de carne, y para recetas de huevos fritos, y como os decía al principio también son ideales para tomarlas como aperitivo al ser muy crujientes cuando están recién hechas, e incluso días después, también en frío. Como habréis visto en la foto, yo las utilicé de guarnición para acompañar un estupendo conejo a la brasa.

En Directo al Paladar | Cómo hacer las mejores patatas fritas del mundo mundial
En Directo al Paladar | Cómo hacer patatas soufflé o suflé, la guarnición más elegante

Temas
Inicio