Tarta arcoíris o rainbow cake: receta de un clásico de la repostería norteamericana (con vídeo incluido)

Tarta arcoíris o rainbow cake: receta de un clásico de la repostería norteamericana (con vídeo incluido)
Sin comentarios
29 votos

Mira que tenemos un recetario amplio, extenso y variado, pero nos faltaba la tarta arcoíris o rainbow cake. Hoy ponemos remedio a la situación preparándola para vosotros y con vídeo incluido. Para que veáis que, aunque laboriosa, es fácil de hacer y está al alcance de todos.

Este clásico de la repostería norteamericana es más que un layer cake en el que se alternan capas de bizcocho de distintos colores con nata montada azucarada. Requiere de un poco de paciencia, pues el proceso es algo largo, pero el resultado bien merece el tiempo extra invertido.

La terminación de la tarta es muy básica, la hemos dejado desnuda para que se aprecien los colores. No obstante, hay muchas versiones de tarta arcoíris en las que el exterior está completamente cubierto de blanco. La sorpresa de mostrar los colores en el momento del corte es una buena opción si queréis mantener el misterio de su interior.

Para prepararla hemos usado un set para layer cake de Wilton que contiene cinco moldes, de ahí que nuestra tarta solo tenga cinco capas. Aunque podríamos haberla hecho con más capas, reutilizando moldes. Al gusto de cada cual. La tarta arcoíris o rainbow cake queda bonita de cualquier manera.

Wilton 2105-0112 - Set 5 moldes capas para Layer Cakes, 15.2 cm diam x 1,9 cm alto

Wilton 2105-0112 - Set 5 moldes capas para Layer Cakes, 15.2 cm diam x 1,9 cm alto

También se necesitan varios colorantes alimentarios en gel o pasta (los líquidos de venta en el supermercado no sirven) si queremos que los bizcochos queden llamativos tras su paso por el horno. Por último, ayudará a que el proceso sea más cómodo contar con boles de igual tamaño en los que teñir la masa de cada color.

Ingredientes

Para 8 personas
  • Harina de trigo 270 g
  • Harina de maíz refinada 30 g
  • Levadura química 15 ml
  • Sal 2 g
  • Leche 300 ml
  • Zumo de limón 15 ml
  • Clara de huevo (unos 4 huevos) 135 g
  • Azúcar 225 g
  • Mantequilla a temperatura ambiente 130 g
  • Esencia de vainilla 5 ml
  • Colorante alimentario en gel o pasta de color rojo, amarillo, naranja, verde, azul y violeta
  • Nata líquida para montar 1 l
  • Azúcar glasé 100 g

Cómo hacer tarta arcoíris o rainbow cake

Dificultad: Media
  • Tiempo total 1 h 12 m
  • Elaboración 1 h
  • Cocción 12 m
  • Reposo 30 m

Engrasamos cinco moldes de 15-16 cm con un poco de la mantequilla y cubrimos las bases con discos de papel vegetal. Preparamos un buttermilk mezclando la leche con el zumo de limón, removiendo y dejando reposar unos minutos.

Mientras tanto, en un recipiente amplio y hondo, tamizamos la harina de trigo junto con la de maíz, la levadura química y la sal. Reservamos. En otro recipiente batimos el resto de la mantequilla y el azúcar durante unos tres minutos. Tenemos que obtener una mezcla suave y cremosa, blanquecina, en la que no se noten los granos de azúcar.

Montamos las claras de huevo, que habrán de estar a temperatura ambiente, a punto de nieve. Añadimos el buttermilk y la esencia de vainilla, mezclamos para incorporar y reservamos.

Incorporamos las mezclas de harina y de clara al recipiente con la mantequilla y el azúcar. Lo hacemos de forma alterna. Primero la mitad de los ingredientes secos, después la totalidad de la mezcla de claras y, por último, el resto de ingredientes secos. Removemos con suavidad después de cada añadido hasta obtener una masa homogénea.

Dividimos la masa en cinco partes iguales, colocando cada una en un bol. Añadimos una pequeña cantidad de colorante en gel a cada uno de ellos: amarillo, rojo, verde, azul y morado. Mezclamos bien para que la masa quede de color uniforme.

Vertemos las masas en los moldes y extendemos bien por la superficie. Cocemos en el horno, precalentado a 170 ºC con calor arriba y abajo, durante 12 minutos. Enfriamos completamente antes de desmoldar y montar la tarta.

Mientras tanto montamos la nata, que habrá de estar bien fría, junto con el azúcar glasé con ayuda de unas varillas eléctricas. Cuando esté bien firme la introducimos en una manga pastelera.

Montamos la tarta alternando capas de bizcocho y nata montada, formando un arco iris con los colores. Cubrimos todo el exterior de la tarta y, si queremos que se vean las capas de bizcocho, retiramos el exceso de nata de los laterales. Guardamos en la nevera hasta el momento de consumir.

29 votos

Con qué acompañar la tarta arcoíris o rainbow cake

Dependiendo del momento y ocasión en que sirvas esta tarta arcoíris o rainbow cake, el cuerpo pedirá un acompañamiento u otro. Si la preparas para un cumpleaños, por sí sola se sirve y basta en el momento de servir. Pero si haces como nosotros, que nos la comimos para desayunar, entonces un café o un té le van de maravilla.

En Directo al paladar | Receta de tarta San Marcos, así se hace este clásico de la repostería española (con vídeo incluido)
En Directo al paladar | Tarta de manzana estilo americano, receta de la popular y exquisita american pie (con vídeo incluido)

Temas
Inicio