Sigue a

sangría de verano

Ya empieza el verano y pronto nuestras calles y plazas estarán llenas de gente paseando y los bares y restaurantes empezarán a vender jarras y jarras de sangría para refrescar el calor. Por eso quería contaros mi receta de sangría para el verano, por si alguno de vosotros no ha probado nunca una buena sangría casera.

Siempre recordaré la mejor sangría que he tomado en mi vida, una noche de moraga en la playa de Málaga, con unos amigos que prácticamente acaba de conocer, cuando uno de ellos llamado Juancho me enseñó a preparar esta refrescante bebida con su fórmula infalible. Os aviso que como la probéis, caeréis rendidos porque es deliciosa.

La sangría. Consejos y recomendaciones

La sangría debe su nombre a su color que recuerda a la sangre, por lo que siempre debe hacerse con vino tinto. Si hacéis una sangría con vino blanco, en sentido estricto no deberíais denominarla sangría o de hacerlo llamarla sangría blanca. También es frecuente utilizar cava en lugar de vino pero en ese caso hay que especificarlo indicando que es sangría de cava, que lógicamente no tendrá el color clásico.

Aunque es frecuente añadir algún licor tipo brandy, coñac o similar, en la receta de sangría no hay más alcohol que el del vino tinto. En cuanto a la calidad del vino, cuanto mejor sea el vino, mejor estará la sangría, pero tampoco hay que volverse loco y usar un vino de reserva. Simplemente no usar vino "peleón" ni de tetrabrick, sino un vino que nos guste y no sea muy caro.

Respecto a la fruta, según me dijo Juancho en su día, si no lleva melocotón no es sangría, aunque además puede llevar las que más os gusten. Yo os recomiendo usar frutas de verano, siempre frescas, no valen melocotones en almíbar ni piñas de lata. Es conveniente que las frutas sean duritas, tipo manzana, plátano y similares, mejor que frutas con mucha agua como peras, etc., pero eso lo dejo a vuestro gusto.

vaso de sangria

Otro requisito importante es el tema de la maceración de la fruta. Si hacéis la sangría y os la tomáis a continuación, la fruta no habrá impregnado de aromas al vino ni se habrá macerado en él, por lo que el intercambio de sabores entre una y otro no se producirá. La sangría es una bebida con sabor a fruta no lo olvidéis.

Pero tampoco os paséis con la maceración o la fruta fermentará. Mi consejo es que la sangría se haga con dos horas de antelación a la hora de su consumo, y ya veréis qué diferencia vais a encontrar en el sabor. Si esas dos horas la tenéis en la nevera, luego no hará falta añadir mucho hielo para tomarla bien fría, y así evitaréis que pueda aguarse.

Otro consejo, para evitar la acumulación de azúcar en la parte inferior de la jarra, es preparar previamente un almíbar como os explico ahora al hacer la receta o como en la deliciosa receta de la limonada americana. De todas formas, siempre se suele servir con una cuchara de palo dentro de la jarra para evitar que caiga la fruta y que además vendrá bien para remover de vez en cuando.

Ingredientes para 6 personas

  • 1 litro de vino tinto, 2 melocotones, 2 naranjas, 1 limón, 2 plátanos, 1 manzana, 75 ml de agua, 3 cucharadas colmadas de azúcar, 1 palo de canela, 330 ml (1 lata) de bebida carbónica, (gaseosa o refresco de naranja o limón)

Cómo hacer sangría para el verano

sangria paso a paso

Para hacer esta bebida típica veraniega, comenzamos disolviendo el azúcar en 75 ml de agua caliente para formar un almíbar y lo que facilitará su disolución en el vino. En un recipiente amplio o un bol grande, ponemos el vino y el almíbar y añadimos el zumo de una naranja removiendo para que se mezcle bien.

Vamos pelando las frutas y cortándolas en trozos pequeños, lo que facilitará su posterior maceración. Hacemos esa operación con todas a excepción de la otra naranja que no pelamos sino que cortamos en gajos o medias rodajas. Echamos todos los pedazos de fruta al bol con el vino y añadimos el zumo de un limón y un palo de canela, dejando que repose entre dos y tres horas para su maceración.

Una vez haya macerado nuestra pócima, se vuelca a una jarra transparente y se sirve la sangría acompañada de unos cubos de hielo, adornando si se quiere con una larga peladura de naranja como adorno.

Si se desea se puede añadir una bebida carbónica tipo gaseosa azucarada o un refresco de naranja o de limón, aunque conviene añadirlos en el momento de servir para que conserven su gas y no al principio porque ralentiza la maceración. Normalmente se sirve en vasos o copas amplias con alguna fruta que también se puede comer.

Tiempo de elaboración | 15 minutos más la maceración de la fruta Dificultad | Muy fácil

Degustación

Aunque mi receta de sangría para el verano no está "enriquecida" con otros licores, esta bebida es dulce y entra muy bien pero no olvidéis que tiene bastante alcohol. La mezcla de alcohol con calor y sol puede daros alguna sorpresa, por lo que os recomiendo que seáis moderados con el consumo y lo hagáis acompañando la bebida con algo de comida. Disfrutad del verano.

En Directo al Paladar | Jugosos polos de sangría con su fruta En Directo al Paladar | Lolea. Por fin una sangría embotellada que está buena

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios