Whoopies de cacao y vainilla. Receta

Síguenos

Whoopies de cacao y vainilla

Tiernos, así puedo definir a estos whoopies de cacao y vainilla. Estos bocaditos mucho más fáciles de hacer que otro tipo de pastel quedan perfectos para acompañar un café de media tarde, y por qué no, para ir robándolos poco a poco de la bandeja hasta que desaparezcan. No os dejéis engañar por su aspecto parecido a un macaron, para nada tienen la dificultad de esos dulces franceses, son simplemente una masa abizcochada rellena a nuestro gusto.

Si os estáis preguntando por el origen de estos pastelitos, os diré que proceden de Pensilvania y eran preparados por las mujeres Amish para aprovechar restos de masa de otras preparaciones, sirviéndolos como un postre para que sus maridos tomaran al salir del trabajo y sus hijos llevaran a la escuela. Se cree que su nombre se debe a la expresión ¡whoopie! que los pequeños gritaban de alegría cuando los veían.

Ingredientes para veinte unidades aproximadamente

  • Para la masa: 100 g de mantequilla a temperatura ambiente, 125 g de azúcar, 1 huevo L, 100 ml de leche, 230 g de harina, 4 cucharadas soperas de cacao en polvo puro, 1 cucharadita de levadura química, ½ cucharadita de bicarbonato sódico, 1 cucharadita de vainilla en polvo o líquida, 1 pizca de sal.
  • Para el relleno: 250 g de queso mascarpone, 50 g de azúcar glas, 1 cucharadita de vainilla en polvo.

Cómo hacer whoopies de cacao y vainilla

En un bol comenzaremos batiendo la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar hasta que doble su volumen y veamos la mezcla blanquecina. En este momento añadimos el huevo batido y lo incorporamos hasta mezclarlo con el resto de los ingredientes. Precalentar el horno a 180 grados y preparar dos placas de horno con papel pergamino resistente al calor.

En otro bol mezclar la harina, la levadura en polvo, el bicarbonato y la pizca de sal. Ir añadiendo los ingredientes secos en la mezcla anterior alternándolos con la leche, en tres veces. Metemos la mezcla en una manga pastelera con boquilla lisa o simplemente cortándole la punta como un centímetro. Iremos haciendo círculos de masa del mismo tamaño como de cuatro centímetros de diámetro. Los horneamos durante doce a quince minutos.

Para preparar el relleno, metemos el queso mascarpone en un bol y batimos durante unos minutos con una batidora de varillas añadiéndole el azúcar glas y la vainilla. Tenemos que obtener una crema espesa. La metemos en otra manga pastelera y vamos rellenando nuestros whoopies uniendo dos de cada vez.

Whoopies de cacao y vainilla

Tiempo de elaboración | 40 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

Los whoopies de cacao y vainilla son unos pastelitos para consumir en uno o dos días a lo sumo. Si no los vais a tomar el día que se han preparado, como llevan el queso fresco, se recomiendan meter en una zona de la nevera bien tapados donde no haga excesivo frío para que no se sequen. Si nunca los habéis probado creo que os van a encantar, tanto a los niños como a los mayores, y como es lógico podéis rellenarlos de la crema o ganache que más os guste. Y como dirían los Amish ¡whoopie!

En Directo al Paladar | Pastelitos de pera. Receta
En Directo al Paladar | Pasteis de Belen. Receta

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios