Ensalada de espinacas. Receta vegetariana

Sigue a

Ensalada de espinacas

Ahora que la temporada de espinacas está en su pleno apogeo es un placer cocinar con ella en fresco. Recién comprada en el super o el mercado de abastos, limpia y bien escurrida, nos va a servir para elaborar una infinidad de platos: arroces, potajes, sopas, tortillas.

Y porqué no, también en crudo, en ensaladas. Sencillo de preparar, sano y delicioso.

Aquí tienen pues, esta receta vegetariana de ensalada de espinacas.

Los ingredientes (para 2 personas)

200 gr. de espinacas, 100 gr. de champiñones, 25 gr. de piñones, aceite de oliva virgen extra (AOVE), vinagre de vino blanco, sal, y las siguientes hierbas y especias aromáticas.

Las hierbas y especias en este caso fueron: alcaparras, orégano, albahaca, perejil, ajo, guindilla cayena, pimienta negra molida, pimienta rosa molida y unos granos de mostaza. Todo seco y bien mezclado.

La preparación

El primer paso será dejar las espinacas y los champiñones bien limpios de tierra. Para ello debemos lavarlos bien en agua, sin escatimar recursos. No hay nada peor que el rechinar de dientes por encontrar tierra en una ensalada. Puede estropearnos la comida, así que vigilaremos bien que no quede ningún resto de arena.

Pero tampoco nos interesa que haya agua en el plato. Para ello, la mejor opción es utilizar un utensilio de estos que utilizan la fuerza centrífuga para separar el agua de la verdura. Si no tenemos, un buen escurridor y paciencia también serán útiles.

Mientras, preparamos una vinagreta para el aliño: 2 partes de aceite, una de vinagre de vino blanco y las hierbas aromáticas y especias. Mezclamos bien y dejamos reposar.

Ensalada de espinacas. Collage

Finalmente sólo nos quedará servir en una ensaladera —bien laminados los champiñones-, y aliñar con la vinagreta al gusto.

La degustación

Esta ensalada de espinacas tanto nos puede servir como plato único en una cena ligera que como acompañamiento para platos más contundentes como carnes asadas o estofadas. El ligero punto amargo de las espinacas combina muy bien con el aroma de tierra de los champiñones y las notas resinadas de los piñones. Campiña pura. Para más inri, las hierbas aromáticas reafirman el conjunto trayéndonos, ya definitivamente, el sotobosque al plato.

Como les decía al principio: sencillo, sano y delicioso. ¿Qué más queremos?

En Directo al Paladar | Risotto de espinacas. Receta
En Directo al Paladar | Paletilla de cordero a la panadera. Receta

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

17 comentarios