Sigue a Directo al Paladar

Gratinado de pasta cremosa con calabaza

Cada vez que cocino un plato de pasta, no puedo evitar pararme a pensar en el gran invento que es. Resulta muy versátil, es rápida de preparar y suele gustar a todo el mundo. Simplemente necesitamos cocerla y servirla con la salsa que nos apetezca, aunque si dispongo de más tiempo me gusta darle el toque final gratinándola en el horno. Con esta versión de gratinado de pasta cremosa con calabaza quise darle además un aire otoñal.

En casa de mis padres siempre se prepara una vez a la semana un gratinado de macarrones con tomate, por lo que es una comida que asocio a mi infancia y me trae buenos recuerdos. Tomándola como inspiración quise darle un toque diferente empleando la calabaza como base para una salsa muy cremosa, pues combina muy bien tanto con el queso de cabra como con la mozzarella del gratinado.

Ingredientes para 2 personas

  • 200 gr de pasta corta, 400 gr de calabaza, 1 cebolla dulce, 1 diente de ajo, 1/2 vaso de vino blanco, 1 cucharadita de mostaza, 20 gr de queso de rulo de cabra, 1 bola de mozzarella fresca, 3 cucharadas de pan rallado, tomillo, salvia, pimienta negra, sal, aceite de oliva virgen extra.

Cómo hacer gratinado de pasta cremosa con calabaza

Cocer la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante, procurando dejándola al dente. Escurrir y reservar, guardando algo del agua de cocción. Precalentar el horno a 200ºC.

Pelar la calabaza y cortar en cubos pequeños. Pelar y picar la cebolla dulce y el diente de ajo. Calentar unas cucharadas de aceite en una cazuela o sartén amplia y pochar la cebolla con el ajo a fuego suave unos minutos.

Añadir la calabaza, regar con el vino y dejar que evapore el alcohol. Cubrir con agua, llevar a ebullición y dejar cocer hasta que la calabaza esté muy tierna, unos 15-20 minutos. Chafar o triturar, añadiendo parte del agua reservada si estuviera demasiado espesa.

Añadir la mostaza, el queso de cabra, y salpimentar. Incorporar la pasta y cocinar todo unos minutos, removiendo bien. Sazonar con un poco de tomillo y salvia.

Poner la pasta con la salsa en una fuente adecuada para el horno. Cubrir con unas cucharadas de pan rallado, añadir unas hojas de salvia y repartir la mozzarella troceada. Hornear hasta que el queso esté bien fundido, unos 15 minutos.

Gratinado de pasta cremosa con calabaza. Pasos

Tiempo de elaboración | 50 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

Al sacar el gratinado de pasta cremosa con calabaza del horno el queso estará burbujeando, por lo que será mejor dejarlo reposar unos minutos antes de llevarlo a la mesa, y así además se asentarán los sabores. Es un plato muy saciante por lo que podemos acompañarlo de una sencilla ensalada o dejarnos un pequeño hueco para un postre ligero.

En Directo al Paladar | Receta de salsa de verduras para pasta
En Directo al Paladar | Macarrones gratinados con picadillo de matanza y carne picada

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios