Publicidad

Un San Juan a la sueca: así es el Midsommar, la fiesta del solsticio de verano en Suecia (y once recetas para celebrarlo en casa)

Un San Juan a la sueca: así es el Midsommar, la fiesta del solsticio de verano en Suecia (y once recetas para celebrarlo en casa)
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La noche de la víspera de San Juan ilumina las costas y muchas calles de nuestro país en una de esas fiestas que mezclan tradiciones paganas y religiosas. Cocas, sardinas y otros manjares acompañan las hogueras y la música, pero no es la única fiesta que celebra la llegada del verano. Suecia vive con fervor el Midsommar todo un evento nacional que lanza a sus gentes a disfrutar del buen tiempo del solsticio, en el que no falta la buena comida.

Junio es sin duda un mes de celebraciones en Suecia, con el Día Nacional ya la primera semana. Pero la gran fiesta para la mayoría de la población es el Midsommar, el solsticio de verano en el que casi nadie recuerda su vinculación con el santo cristiano. Los ritos y tradiciones que dan la bienvenida al verano se extienden en realidad por medio mundo y preceden a la Iglesia, pero ésta, como ha hecho con tantos otros hitos del calendario, decidió dedicar el día 24 a San Juan Bautista, asociando con el mártir los festejos paganos.

En Suecia, sin embargo, las connotaciones religiosas brillan por su ausencia. Son días eternos de luz infinita, de temperaturas cálidas y sol brillante -si una tormenta inoportuna no lo estropea-, de campos verdes llenos de flores. Por fin el frío y los días oscuros se quedan atrás y el país renace con su naturaleza en pleno esplendor, al menos por unas cuantas semanas.

Flores, bailes, cánticos tradicionales y mucha comida (y bebida) al aire libre

Midsummer

Aunque el Midsommar propiamente dicho se corresponde con el solsticio, que ya sabemos que varía de fecha cada año, los suecos son gente práctica y desde mediados del siglo pasado lo festejan el viernes anterior a San Juan. En cualquier caso, son varios días en los que se pueden suceder diversas fiestas y eventos concretos por todo el país, con el colofón del día más largo del año, en el que el sol no termina de ponerse nunca en el norte del país.

Esta fiesta invita a celebrarse al aire libre, en plena naturaleza, preferiblemente junto a un lago o río donde terminar con un buen chapuzón. Todavía son muchos los suecos que disfrutan vistiendo los trajes tradicionales, especialmente mujeres y niñas, que además elaboran las típicas coronas de flores silvestres.

Midsummer

Un tradición casi imprescindible es el levantamiento del Midsommarstång, una suerte de cruz de madera con dos anillos que se recubre de plantas y flores. Como una especie de ídolo pagano, los suecos se reúnen a su alrededor para bailar, cantar y pasarlo bien. Es inevitable relacionarlo con las cruces de mayo, muy extendidas en buena parte de España.

Esta cruz representa claramente hacia dónde focalizan en Suecia la fiesta del día de San Juan: la llegada del verano y la fertilidad de la tierra como símbolo, invocando las buenas cosechas y una temporada propicia de próspera fortuna. Hoy se trata de pasarlo bien, de disfrutar de su entorno natural y de compartir buena comida con la familia y los amigos.

Midsummer

El festín de Midsommar típico incluye platos e ingredientes que ya todos podemos asociar a la cocina sueca o escandinava en general. Elaboraciones sencillas perfectas para compartir al aire libre, sobre la hierba o en mesas de picnic, o en la terraza de la casa campestre familiar, quien disponga de una.

No faltan las patatas nuevas locales, siempre pequeñas y de piel fina, aderezadas con aliños de hierbas como el cebollino, salsas melosas con mostaza o crema agria y variantes con queso. El salmón suele estar presente de alguna forma u otra, aunque el pescado que no falta es el arenque, generalmente en escabeche. Ensaladas, tostas, panes crujientes y planos, encurtidos, aperitivos con huevo y otros platos fríos suelen completar el ágape.

Tarta Fresas

También es un día para sacar las brasas y poner en marcha la barbacoa, especialmente a la hora de la cena tras muchas horas de bailes folclóricos. De carne, pescado, marisco o verduras, se admite prácticamente de todo sobre la parilla. El festín se suele coronar de licores de alta graduación (snaps) para aguantar toda la "noche". De postre, lo más típico son las tartas y pasteles con frutos rojos, con el gran protagonismo de las fresas con nata.

Once recetas para hacerse el sueco en casa

Un menú de Midsommer sueco es perfectamente compatible con nuestras verbenas de San Juan, o simplemente podemos inspirarnos en su espíritu para disfrutar de una comida o cena veraniega en casa. La cocina escandinava ha sido tendencia recientemente y sigue muy presente su influencia, con elaboraciones frescas ideales para un picnic o comida de picoteo, y muchos dulces para alegrar desayunos y meriendas golosas.

Albóndigas suecas (mejores que las de Ikea)

Albondigas

Puede que no sean el plato de Midsommar más típico para un sueco, pero pocas recetas nos trasladarán más el espíritu del país nórdico que las famosísimas albóndigas. Esta receta nos gusta mucho más que las conocidas de Ikea, y son perfectas para servir como tapeo con una buena selección de salsas.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Carne picada de pavo 400 g
  • Mantequilla 50 g
  • Cebolla 1
  • Pan de pita 1
  • Caldo de pollo 350 ml
  • Canela molida 1/4 cucharadita
  • Clavo molido 1/4 cucharadita
  • Nuez moscada molida 1/4 cucharadita
  • Ajo granulado 1 cucharadita
  • Yema de huevo 1
  • Harina de trigo 2 cucharadas
  • Salsa de ostras o de pescado (o soja) 10 ml
  • Mostaza de Dijon 10 ml
  • Perejil fresco
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Cómo hacer albóndigas suecas

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h
  • Elaboración 20 m
  • Cocción 40 m

Derretimos la mitad de la mantequilla en una cazuela y sofriendo la cebolla picadita hasta que esté transparente, unos cinco minutos. Cortamos el pan de pita en trocitos y los añadimos con dos cucharadas de caldo. Cocinamos durante 1-2 minutos hasta que el pan se ablande. Pasamos esta mezcla a un bol.

Añadimos a la mezcla la carne picada, las especias, la sal y la yema de huevo. Removemos con las manos limpias hasta formar una masa homogénea. Hacemos unas pequeñas bolas de carne del mismo tamaño.

En la misma cazuela echamos el resto de la mantequilla y sofreímos en dos tandas las albódigas hasta que las veamos doradas. Retiramos y agregamos la harina, removemos para que se cocine con la mantequilla, añadimos el caldo, la salsa de ostras y la mostaza, cocinamos removiendo hasta que espese. Añadimos la nata fresca, rectificamos de sal y pimienta, añadimos las albóndigas, tapamos y cocinamos 20 minutos hasta que las albóndigas estén blandas. Servimos con perejil fresco.

Más detalles en la receta completa.

Patatas rellenas a la escandinava

Patatas Suecas

Esta receta se puede adaptar al tamaño de las patatas, que en este caso es recomendable que sean nuevas y lo más pequeñitas posibles, para servir como picoteo. Deben quedar tiernas, pero no correosas.

  • Ingredientes. Patatas pequeñas de guarnición, 250 g de salmón ahumado, 300 g de queso crema, 20 ml de aceite de oliva virgen extra, 1 limón, eneldo fresco, sal y pimienta negra.
  • Elaboración. Lavamos las patatas, las cortamos por la mitad y hacermos unos cortes transversales sin llegar a l apiel. Las colocamos en una fuente de vidrio con un poco de agua, sal, pimienta, y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Tapamos y cocemos en el microondas a 800W cinco minutos. Volvemos a cocer otros cinco minutos. Abrimos y las pinchamos, si aún están duras, ir cociéndolas a la misma potencia por intervalos de tres minutos. En un bol, batimos el queso crema con eneldo picado y le añadimos pimenta molida. Repartimos con una cucharadita el queso crema por encima de las patatas asadas, y le colocamos el salmón ahumado. Rallamos el limón y le espolvoreamos.

Más detalles en la receta completa.

Sándwich de encurtidos

Encurtidos

Los países escandinavos comparten características comunes en su gastronomía, y los encurtidos son muy habituales en su cocina. Podemos hacer estas tostas con otros panes de base, los típicos knäckebröd crujientes o incluso usar el pan polar que tenemos más abajo.

  • Ingredientes para 4 personas. 1 cebolla morada, 30 ml de vinagre de Jerez, 10 g de mantequilla salada, 8 rebanadas de pan negro tipo alemán, 4 cucharadas de mayonesa, 2 remolachas cocidas, 16 rabanitos, 4 huevos cocidos, 16 pepinillos en vinagre, rúcula o eneldo, sa, y pimienta negra.
  • Elaboración. Mezclamos la cebolla roja en rodajas con el vinagre en un bol y dejamos macerar 20 minutos. Extendemos una capa fina de mantequilla en cada rebanada de pan y por encima una capa de mayonesa. Colocamos la remolacha cocida en láminas, los rabanitos también cortados, los huevos duros cortados en cuartos, la cebolla encurtida y unos daditos de pepinillo en vinagre. Salpimentamos y espolvorear con eneldo fresco os con unas hojas de rúcula.

Más detalles en la receta completa.

Tosta de arenques

Tosta
  • Ingredientes para 4 personas. 4 rebanadas de pan de centeno, mantequilla, hinojo, 1 cebolleta, 20 alcaparras y un frasco de arenques en conserva.
  • Elaboración. Picamos el hinojo y la cebolleta en trozos muy pequeñitos y los mezclamos en un bol. Mientras, tostamos las rebanadas de pan de centeno en el tostador, las untamos de mantequilla y las cubrimos con una pequeña capa de hinojo y cebolleta. Sobre estos ingredientes ponemos tres o cuatro filetes de arenques y volvemos a espolvorear con más hinojo y cebolleta, colocando unas alcaparras por encima y unos pelitos de las hojas del hinojo para decorar.

Más detalles en la receta completa.

Sopa fría de remolacha con arenques en salazón

Sopa Fria
  • Ingredientes para 6 personas. 350 g de remolacha cocida, 150 g de patata cortada en cuartos, 450 ml de caldo de pollo o verduras, 5 ml de aceite de sésamo (o de oliva), 1 arenque grande en salazón, 4 pepinillos en vinagre, 1/2 cebolleta, 60 g de nata agria (o crema fresca, crème fraîche o yogur), alcaparras o alcaparrones, sal y pimienta negra.
  • Elaboración. Hervimos la patata en abundante agua con sal hasta que esté tierna. Escurrimos y, una vez fría, la pelamos y la introducimos en el vaso de la batidora junto con la remolacha cocida, el caldo y una cucharadita de aceite de sésamo. Salpimentamos y trituramos hasta obtener una crema sin grumos. Escurrimos los pepinillos y los picamos finamente. Pelamos una cebolleta, la cortamos en cuartos y picamos uno de ellos también en brunoise (el resto lo guardamos). Limpiamos el arenque retirando la cabeza. A continuación, cortamos a lo largo por el lado inferior y evisceramos. Para finalizar, separamos los lomos, retiramos las espinas que hayan podido quedar y la piel. Cortamos los lomos en tiras y, después en dados. Servimos la sopa fría en seis platos hondos. Esparcimos la cebolleta y el pepinillo. Hacemos una quenelle con la nata y la colocamos en el centro. Esparcimos dados de arenque sobre la sopa y decoramos con un alcaparrón.

Más detalles en la receta completa.

Salmón gravlax

Salmón

Esta receta hay que planificarla con antelación, pues hay que congelar el salmón cinco días para evitar completamente el riesgo de anisakis. También podemos comprarlo ya congelado o directamente usar salmón ahumado y marinarlo en casa.

  • Ingredientes para 6 personas. 1 kg de salmón fresco sin espinas (filete entero con la piel), 700 g de sal gruesa, 700 g de azúcar, eneldo fresco, 3 g de pimienta de Jamaica (opcional, usar negra en grano), 2 clavos, 3 bayas de enebro, 2 cucharadas de vodka, 15 ml de zumo de limón.
  • Elaboración. Repasamos las posibles espinas del salmón en casa y quitamos con pinzas. Congelamos 5 días y descongelamos en la nevera. En un bol mezclamos la sal y el azúcar y añadimos las bayas, la pimienta, los clavos y el eneldo picado. En una bandeja donde nos quepa el salmón extendido ponemos un film en la base y extendemos la mitad de la marinada, colocamos el filete descongelado y limpio con la piel hacia abajo y repartimos el resto de la marinada. Por último añadimos por encima el vodka mezclado con el zumo de limón. Envolvemos con film transparente y le ponemos otra bandeja encima haciendo de peso. Marinamos el salmón durante 48 horas en el frigorífico, dándole una vez la vuelta y vaciándole el líquido que haya soltado a las 24 horas. Lo lavamos con agua, lo secamos bien con papel absorbente y lo cortamos en lonchas.

Más detalles en la receta completa.

Tunnbröd o pan polar

Pan Polar
  • Ingredientes para 12 unidades. 150 g de harina de fuerza, 75 g de harina de centeno integral, 1/2 sobre de levadura seca de panadería, 1 cucharadita de semillas de hinojo molidas, 1/2 cucharadita de sal, 100 ml de agua tibia, 1 cucharada de miel, 50 g de queso quark o yogur, aceite vegetal.
  • Elaboración. En un bol ponemos las harinas, la levadura, las semillas de hinojo, la sal, el agua y la miel. Amasamos hasta que esté todo bien unido. Incorporamos el queso quark y amasamos de nuevo hasta obtener una masa lisa y uniforme. Formamos una bola, la colocamos en un bol grande engrasado con aceite y la cubrimos con papel transparente o con un paño húmedo. La dejamos reposar durante una hora en un lugar cálido. Dividimos la masa en 12 porciones a las que daremos forma de bola. Espolvoreamos con harina la encimera y con la ayuda de un rodillo extendemos las bolas hasta que queden lo más finas posible. Pinchamos toda la superficie con un rodillo de púas o con un tenedor. Calentamos una sartén grande de fondo grueso, ponemos la masa y la asamos unos dos minutos por cada lado con cuidado de que se queme, sin tostarse, debe quedar blanda y manejable para poder enrollarse.

Más detalles en la receta completa.

Hirams plattär o tortitas suecas

Tortitas
  • Ingredientes para 4 personas. 120 g de mantequilla, 300 ml de agua, 100 g de harina de trigo, 6 huevos M, 5 ml de extracto de vainilla, 300 ml de nata líquida, 50 g de azúcar, 3 g de sal, azúcar glasé.
  • Elaboración. Calentamos el agua, 100 g de mantequilla y la sal en un cazo al fuego y llevamos a ebullición. Añadimos la harina y removemos con una cuchara de madera hasta que se despegue de la pared. Retiramos, pasamos a un bol y removemos hasta que la mezcla enfríe ligeramente. Separamos las claras de las yemas, batimos estas últimas y las añadimos poco a poco a la masa anterior con unas varillas. Aparte batimos las claras a punto de nieve con dos cucharadas de azúcar y agregamos este merengue delicadamente a la masa. Batimos la nata bien fría con la vainilla hasta que quede montada y también la añadimos. Precalentamos el horno a 200ºC. En una sartén antiadherente engrasada con la mantequilla que nos había sobrado vamos haciendo tortitas del mismo tamaño, que coceremos solo por una de sus caras durante 2 minutos. Las vamos pasando a una bandeja de horno con papel de hornear y las ponemos de dos en dos, juntando las caras que no se han tostado en la sartén y que están crudas. Horneamos 7 minutos y servimos con azúcar glasé.

Más detalles en la receta completa.

Kanelbullar o bollos de canela

Bollitos
  • Ingredientes para 25 unidades. 750 g de harina de fuerza, 100 g de azúcar, 120 g de mantequilla derretida, 35 g de levadura fresca de panadería, 300 ml de leche tibia, 1 cucharadita de sal, 1 cucharadita de cardamomo molido, 2 huevos, 100 g de mantequilla blanda para el relleno, 50 g de azúcar para el relleno, 2 cucharaditas de canela molida, 2 cucharadas de agua, azúcar perlado.
  • Elaboración. Desmenuzamos la levadura en la mantequilla fundida y la leche y removemos con unas varillas. Mezclamos la harina con el azúcar, la sal, el cardamomo, un huevo batido y la mezcla anterior. Lo amasamos todo hasta conseguir una masa lisa, a mano o con un robot. Formamos una bola, la colocamos en un bol engrasado, tapamos con film y dejamos reposar hasta que doble su volumen, aproximadamente una hora. La sacamos, amasamos para desgasificar y la extendemos con un rodillo, dándole forma de rectángulo de unos 3 mm de espesor. Mezclamos aparte la mantequilla ablandada, el azúcar y la canela. Pintamos la masa que tenemos extendida y la enrollamos por el lado largo. Humedecemos con agua los bordes para que queden bien pegados y cortamos el rollo en trozos de unos 2 cm. Colocamos en una bandeja forrada con papel de horno y los dejamos reposar hasta que vuelvan a doblar su volumen. Precalentamos el horno a 190ºC. Batimos el huevo y el agua y pintamos con esta mezcla la superficie. Espolvoreamos el azúcar perlado y los cocemos unos 12-15 minutos.

Más detalles en la receta completa.

Kladdkaka o tarta de chocolate sueca

Tarta de Chocolate
  • Ingredientes para 8 personas. 185 g de mantequilla derretida y enfriada, 300 g de azúcar, 2 cucharaditas de esencia de vainilla, 3 huevos M a temperatura ambiente o 180 g de huevo, 225 g de harina, 55 g de cacao puro en polvo, azúcar glasé o cacao para espolvorear por encima.
  • Elaboración. Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo, y engrasamos un molde de tarta de 20 cm de diámetro con una cucharadita de mantequilla derretida. Forramos la base con papel de hornear. Ponemos la mantequilla derretida en un bol, añadimos el azúcar y la vainilla, y batimos con unas varillas hasta que se mezcle todo. Vertemos en la mezcla los tres huevos batidos, unimos al resto de ingredientes y por último agregamos la harina con el cacao en polvo mezclados. Echamos en el molde y alisamos con una espátula. Horneamos 20 minutos, y una vez cocido lo dejamos enfriar totalmente dentro de su molde. Servimos con azúcar glasé o cacao tamizado.

Más detalles en la receta completa.

Tarta de fresas y nata

Tarta

Un bizcocho tipo esponja o genovesa es la mejor base para cortar en discos y rellenar con la clásica mezcla de nata y fresas. Podemos usar cualquier otro bizcocho que nos guste, o simplemente servir la fruta con la nata montada.

  • Ingredientes para 6 personas. 6 huevos M, 125 g de azúcar, 1 cucharadita de esencia de vainilla, 120 g de harina de repostería, 1 pizca de sal, 220 g de fresas, 250 ml de nata para montar, 30 g de azúcar glasé.
  • Elaboración. Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo. Batimos los huevos con el azúcar en una batidora con varillas o bien a mano 10 minutos, hasta que esté esponjoso y blanquecino y al levantar la mezcla esta haga un cordón encima de la masa que se mantenga unos segundos. Añadimos la harina tamizada y la incorporamos con una espátula muy delicadamente. Vertemos la masa en un molde engrasado con mantequilla y espolvoreado con harina y cocemos durante 20 o 25 minutos. USacamos del horno y le damos la vuelta con la base hacia arriba para que nos quede lo más plano posible. Lo dejamos así 10 minutos y lo desmoldamos para que enfríe. Una vez frío, lo cortamos en dos o tres discos y montamos la nata bien fría con el azúcar glasé. Cortamos las fresas en trocitos reservando seis para decorar. Echamos la nata encima de uno de los discos, colocamos las fresas en trocitos, repetimos la operación si tenemos tres capas. Espolvoreamos con azúcar glasé y colocamos las fresas partidas a la mitad. Servimos inmediatamente o guardamos en la nevera.

Más detalles en la receta completa.

Fotos | iStock - dahlstrom - Pixabay - Unsplash
En Directo al Paladar | Cabaña Marconi, un refugio con sabor sueco para escapar del agobio madrileño

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios