Compartir
Publicidad
Publicidad

Técnica de templado de la cobertura

Técnica de templado de la cobertura
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La cobertura es un chocolate especial utilizado en confitería y en pastelería, es más fluido que el chocolate que se presenta en tabletas, su consistencia está en consonancia con lo que se pide a un chocolate para poderlo utilizar como recubrimiento de pasteles o de bombones.

La cobertura debe primero fundirse y después templarse, al calentarse, nunca deben superarse los 40ºC, la cobertura pierde su consistencia pues sus componentes, que son azúcar, cacao en seco y manteca de cacao, se disocian entre sí, por el templado, se funden nuevamente en una unidad y así la cobertura recupera su estado inicial y se convierte en un chocolate duro y brillante.

El método de fusión para grandes cantidades tiene un carácter más bien teórico, pues apenas si puede aplicarse tratándose de pequeñas cantidades, la cobertura desmenuzada se calienta hasta una temperatura máxima de 33ºC exactos, es decir, hasta el punto de fusión de la manteca de cacao.

Basta con seguir removiendo para que esté en condiciones de ser utilizada, en la práctica este proceso únicamente puede realizarse en un aparato de templar que operaron absoluta precisión, pues en este caso el punto de fusión se identifica con la temperatura más alta de elaboración.

El método de tableo, es el más común pues es rápido y se adapta bien a las pequeñas cantidades, aproximadamente la mitad de la cobertura caliente y fundida hasta 40ºC se tablea sobre una placa de mármol o de acero, es decir se remueve con una paleta o una espátula hasta que empiece a solidificarse, en ese momento hay que recurrir al resto de la cobertura caliente.

Debe procederse con rapidez pues la diferencia de tiempo entre el espesamiento y la solidificación es muy corta, si la cobertura no está todavía fría , menos de 30ºC, el punto en que empieza a espesarse, debe repetirse el proceso, debe volver a calentarse con la cobertura enfriada hasta alcanzar los 32ºC.

Se trata de una temperatura media en que la cobertura está lo bastante líquida par poder trabajar con ella sin problemas, por debajo de esta temperatura se espesa, se seca y se vuelve mate, por encima la manteca de cacao se disocia y hay que volver a templar la cobertura.

El tercer método es el de vacunación, es sencillo siempre que se disponga de chocolate de cobertura de la misma clase troceado, el chocolate se incorpora a la cobertura fundida en pequeñas porciones revolviendo. El proceso se repite hasta que la cobertura se espese y los trocitos se disuelvan, es muy importante calentar hasta que la cobertura alcance los 32ºC.

En Directo al Paladar | Chocolate En Directo al Paladar | Tapioca con chocolate fundido, un postre diferente

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos