Compartir
Publicidad

13 postres con los que puedes terminar tu comida de Mercadona después de pasar por su "Listo para Comer"

13 postres con los que puedes terminar tu comida de Mercadona después de pasar por su "Listo para Comer"
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La última gran apuesta de Mercadona, el servicio "Listo para Comer" de comida preparada al momento, continúa implantándose por centros de toda España. Ya son muchos los clientes -o meros visitantes hambrientos- que pueden cambiar el menú del día por los platos de la cadena, pero hay algo que muchos podrían echar el falta: un postre para coronar la comida.

Sabemos que el postre no es imprescindible y que la mejor opción siempre será fruta natural, pero también somos humanos y hay ocasiones en las que es difícil resistirse a terminar de comer con algo dulce. A Mercadona, como a todas las cadenas de supermercados, se le podrán criticar muchas cosas, pero nadie puede negar que muchos de sus productos son un éxito, algunos muy saludables, y otros algo más pecaminosos.

No hay más que preguntar a tu alrededor para comprobar que muchos compañeros, amigos y conocidos reconocen su pasión por el lado más dulce de la compañía valenciana. Si ya admitimos que nos encanta ir a Ikea solo a comprar comida, hoy confesamos cuáles son algunos de nuestros postres de Mercadona favoritos, esos que te solucionan un antojo de dulce al momento sin más complicaciones.

Los mejores postres de Mercadona para completar un menú para llevar

Se compara mucho la oferta de Listo para Comer con los buffets, los servicios típicos de comida para llevar o incluso con la oferta de un menú del día de bar de toda la vida. Por eso el postre debe estar a la altura de las circunstancias, es decir, nada especialmente pomposo o complicado de comer.

Mercadona

La ventaja que tiene llevarse la comida preparada es que se puede tomar directamente en el centro o llevarla para la oficina o donde nos apetezca comerla. Mientras preparan tu pedido puedes continuar comprando, un buen momento para aprovechar y llevarte el postre, pensando siempre en que sea fácil de comer sobre la marcha.

Por eso descartamos los dulces elaborados como tartas y pasteles, y, muy a nuestro pesar, también los helados y otros congelados, al no ofrecer la venta en formato individual. Tomando como referencia los postres más típicos de un menú del día, la sección de yogures y lácteos será nuestra golosa mina.

Ni qué decir tiene que siempre está la posibilidad de pasar por la sección de frutería y llevarnos una o varias piezas de nuestras frutas preferidas, aunque la mayoría nos obligan a lavarlas primero. Pero para los que busquen un postre más postre, esta es nuestra selección.

Coulant de chocolate

Coulant

Empezamos fuerte con la que es toda una tentación para los más chocolateros, un producto que hoy compite con el brownie en la carta de todo tipo de restaurantes. El coulant de chocolate de Mercadona conquista a los más apasionados de este postre con su versión particular, que viene en paquete de dos unidades y se puede tomar tal cual o calentar. Ideal para compartir con el compañero o llevarte el segundo a casa.

Flan de queso al baño María

Mercadona Flan de queso

Entre la gama de flanes de la cadena hay una variedad que es nombrada por encima de las demás, con mucha diferencia: el flan de queso. El paquete anuncia que se ha preparado al baño maría, como antiguamente, aunque eso, en este tipo de productos, es lo de menos. Está buenísimo y el paquete nos permite compartirlo en la oficina o aprovechar para reponer las reservas de la nevera.

Arroz con leche

Arroz con leche

Uno de los postres más nuestros y más polémicos, porque en cada casa se hace una forma diferente, ha conseguido ganarse un merecido hueco en el lineal de Mercadona. Son muchos los enamorados del arroz con leche casero que dan un aprobado con nota al producto de Hacendado. La ración es comedida para no empacharse y quedarse satisfecho, aunque también tienen un formato extra grande para más atrevidos.

Tiramisú

Tiramisu

El postre más famoso de Italia se ha visto pervertido en numerosas ocasiones adoptando formas y versiones que mejor olvidar, pero el de Mercadona tiene muchos adeptos. Quizá tenga que ver que el proveedor sea italiano, pero el caso es que estos vasitos de mascarpone, bizcocho genovés, café y cacao son un tiramisú más que digno para caprichos puntuales.

Cheesecake con arándanos

Mercadona Tarta de Queso

La tarta de queso con arándanos congelada es muy popular en fiestas y reuniones, pero para una comida entre semana en la que queramos darnos un homenaje podemos optar mejor por una cheesecake individual. Con su base de galleta, una buena crema de queso y una generosa capa de arándanos, cumplirá las expectativas de los amantes del postre americano.

Panna cotta de café y con caramelo

Pannacottas

Más golosoa que un yogur, menos pomposa que otros postres, la panna cotta es una buena opción intermedia para los que busquen terminar su comida de una forma algo más especial. Hacendado tiene en su oferta dos sabores, ambas muy recomendables si nos gusta este postre de nata cocida. Para los que no aprecien el sabor a café, tienen el clásico caramelo.

Yogur ligero recetas pasteleras

Yogur hacendado

¿Te apetece postre pero intentas comer algo más ligero? ¿Tienes ganas de dulce pero estás a dieta o controlando el peso? El yogur ligero de la gama Linnea V permite calmar esos antojos con un producto bajo en calorías imitando sabores de pastelería: stracciatella, tarta de queso, tarta de limón y tarta de manzana. En Europa llevan muchos años con "yogures" de este tipo y el resultado puede sorprender por bien conseguido; todos tienen menos de 100 kcal por unidad.

Pastel de crema (pastel de nata o pastéis de nata)

Mercadona Pastel de nata

Esta pequeña delicia tiene una larga tradición en Portugal pero es ahora cuando se ha puesto de moda en nuestro país -y medio mundo-. Y cuando algo llega a Mercadona, es que ya ha alcanzado sus cotas máxima de popularidad, eso está claro. No puede igualar a un pastel de nata artesano, pero su calidad es más que aceptable y tiene la ventaja de que se puede comprar por unidades de 50 g. Perfecto para acompañar el café después de comer.

Mini tabletas de chocolate negro 72% extrafino

Los que prefiera un poco de chocolate con ese café de sobremesa, las chocolatinas de chocolate negro son ideales por su cómodo formato. El tamaño es el justo para darse el capricho sin pecar en exceso, y el resto de la bolsa la podemos llevar fácilmente de vuelta al trabajo para compartir o para tener en casa. A pesar de ser de chocolate negro son bastante suaves y gustarán incluso a los que prefieren las variedades con leche.

Smoothies

Smoothies

Siempre defenderemos la fruta entera natural, pero para casos puntuales o comer sobre la marcha los smoothies son una aceptable alternativa que tienen la ventaja de poder tomarse en cualquier parte. Los formatos de 250 ml tienen cantidad más que suficiente para incluso terminarlo a media tarde cuando se acerque la hora de la merienda.

Horchata fresca

Horchata

En Mercadona hay disponibles varios formatos de horchata de chufa, pero nuestra favorita es, sin duda, la fresca. Es un producto dulce y por eso no nos engañamos pensando que es una alternativa al agua o un refresco para hidratarse, por eso no son pocos los que la consideran un postre con todas las de la ley. Gracias a que está refrigerada y se ofrece en vasos de 250 ml, es ideal para una comida.

Fruta deshidratada

Fruta deshidratada

A medio camino entre snack y postre más saludable, las bolsitas de fruta deshidratada están ganando cada vez más adeptos entre los que buscan cuidarse pero se enfrentan al antojo de dulce. Encontramos mango, manzana y piña, sin nada de azúcar añadido ni otros ingredientes-salvo un conservante en el caso del mango-. Pesa poco, no requiere una conservación complicada y se pueden comer en cualquier parte.

Coco natural

Coco

Volvemos a recomendar la opción de pasar por la sección de frutería, pero si no tenemos la posibilidad de lavar bien la fruta o nos ocasiona molestias tener que pelarla y cortarla, el coco troceazo listo para comer es un buen recurso para poner el broche final a la comida. Viene en envases de 120 g, conservado en agua de coco natural que también merece la pena beber.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio