Compartir
Publicidad

Cómo aromatizar tu café. Ideas para variar los sabores en tu taza

Cómo aromatizar tu café. Ideas para variar los sabores en tu taza
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como ya comenté hace unos meses, soy una apasionada del café, tanto a la hora de degustarlo como conociendo diferentes variedades y experimentando con recetas y usos en la cocina. Por eso, cuando una lectora nos preguntó cómo podía elaborar su propio café a la canela, me dediqué a investigar un poco sobre el tema de dar un sabor especial a esta bebida. Y la verdad es que hay múltiples maneras con las que podemos aromatizar nuestro café.

Mi forma favorita para disfrutar del café es una buena taza de espresso elaborada correctamente, con buenos granos naturales recién molidos, agua de calidad y respetando las temperaturas adecuadas, sin endulzar demasiado. Pero de vez en cuando me gusta probar otras opciones, y añadir aromas especiales dependiendo del día. Mis favoritos son los que aportan las especias como la canela o la nuez moscada, y son varias las formas mediante las cuales podemos integrarlas al café.

En el almacenaje

Granos de café

El café debe guardarse en recipientes herméticos y en lugares secos alejados de fuentes de luz y calor, apartado de otros posibles olores fuertes, ya que podría absorberlos. Pero podemos aprovechar esa capacidad del café para darle un aroma específico, con tan sólo añadir diferentes productos al envase donde tengamos guardado el café.

Tanto si compramos el café en grano o ya molido, una forma muy sencilla de aportar un toque diferente es mezclarlo con ciertos elementos, que irán desplegando sus aromas poco a poco al café envasado. Las mejores opciones son las especias, como una o dos ramas de canela, unos cuantos clavos de olor o algunas vainas de cardamomo. También proporciona interesantes resultados una buena vaina de vainilla, mejor si la cortamos por la mitad.

Este es el quizá el método más sencillo de dar aromas al café, aunque es cierto que a la hora de preparar la infusión se pierde parte de la intensidad que sí tiene el producto en seco. Si utilizamos siempre el mismo recipiente para guardar el café, con el paso del tiempo el toque de los aromas se hará más fuerte, por lo que es mejor no mezclar diferentes aromas con este procedimiento.

Durante la molienda

Tazas de café

Es más que recomendable comprar el café en grano recién tostado y molerlo en casa justo antes de hacer nuestro café, ya que así es como conserva mucho mejor sus propiedades, sus aromas y su sabor. Además, esto nos permite aportar un toque distinto en el momento en que vayamos a preparar una cafetera.

Tan sólo tenemos que añadir al molinillo o utensilio similar el ingrediente deseado junto con los granos de café, y molerlo todo junto. Por ejemplo, de nuevo, nuestras especias favoritas, teniendo en cuenta que necesitaremos menor cantidad que en el método anteriormente descrito. Uno o dos clavos, una vaina de cardamamomo abierta, un trozo de canela en rama, un par de granos de pimienta, un poco de piel de cítricos, etc.

Si queremos darle aroma a vainilla, lo mejor es extraer con la punta de un cuchillo un poco del interior de la vaina, y añadirlo a los granos para que se incorpore a éstos durante la molienda. También algunos frutos secos, como la avellana, aportan un gran sabor al café. Para ello, mejor tostarlos previamente antes de añadir unas pocas unidades al molinillo. Cuando esté todo molido, es recomendable mezclar bien para distribuir los aromas de forma homogénea.

A la hora de preparar el café

Café aromatizado

El siguiente método se puede realizar tanto si partimos de café en grano o de café ya molido, pues hoy en día no todo el mundo dispone de un molinillo en casa para moler su propio café. Tan sólo hay que añadir a la cantidad de café que vayamos a utilizar el aroma deseado, tanto ingredientes molidos como enteros.

Yo he utilizado este método en numerosas ocasiones, usando una cafetera italiana tradicional. Los clavos de olor enteros y la piel de cítricos como el limón o la naranja dan muy buenos resultados, pues liberan mucho aroma cuando se infusionan junto al café molido. La canela molida o un poco de cacao puro en polvo, bien mezclados con el café, también aportan toques aromáticos muy interesantes.

Endulzando nuestra taza

Café capuccino

El procedimiento más directo para aromatizar el café es aportando sabores directamente a la taza ya preparada. Se pueden añadir a la bebida recién hecha, muy caliente, dejarlos infusionar y luego retirarlos, o simplemente espolvoreando alguna especia molida por encima, aunque a muchas personas no les gusta manchar la superficie del café.

Entonces otra opción es la de aromatizar el momento de endulzar la bebida. Distintos edulcorantes aportan diferentes matices, por ejemplo usando miel de caña o sirope de arce, que dan un toque tostado muy interesante. También podemos usar azúcar vainillado, bien casero, bien comercial, del que habitualmente se usa en repostería.

En lugar de añadir azúcar a la taza, podemos preparar un almíbar al gusto con el que suavizar el amargor del café. La forma más sencilla de elaborar almíbar casero es calentar el mismo volumen de agua que de azúcar hasta que éste se disuelva, así que si añadimos una vaina de vainilla, canela en rama, u otro ingrediente, una vez se haya enfriado y lo colemos tendremos un endulzante aromatizado. Se puede guardar en un recipiente hermético en la nevera durante varios días.

Algo más que un café solo

Preparando café

Si lo que preferimos es prepararnos un café con leche, capuccino, u otra bebida a base de café, la alternativa es aromatizar la leche, infusionándola previamente con los ingredientes deseados. En el caso de añadir espuma de leche o nata montada al café, lo más fácil es simplemente espolvorear el aroma molido encima, como habitualmente se hace en hostelería. La canela, la nuez moscada o el cacao en polvo son las opciones más utilizadas.

Para los más aficionados a los combinados de café con alcohol, jugar con diferentes bebidas nos puede proporcionar sabores distintos cada vez. Los licores afrutados son especialmente recomendables para dar un toque aromático a nuestra taza y las opciones son múltiples, siendo mi preferido el de cereza o Kirsch. Es una buena manera de dar salida a esas botellas de licores afrutados que muchas veces se acumulan en la despensa sin que nadie les haga caso, esas botellas algo viejunas de licor de melocotón, manzana verde o avellana.

Cómo aromatizar tu café

Como decía al principio, yo tan sólo necesito una buena taza de café solo para disfrutar de esta popular bebida, pero de vez en cuando apetece variar y probar sabores diferentes. Como hemos visto, son muchas las opciones para dar un toque aromático diferente a nuestro café, la mayoría son sencillos y apenas requieren un coste adicional. Seguro que se os ocurren muchas otras maneras de conseguir un café distinto, y es que a la hora de aromatizar el límite sólo lo pone nuestra creatividad y nuestro gusto particular.

Imágenes | puuikibeach, chichacha, 3oheme, flaivoloka En Directo al Paladar | El café, más que una bebida. Distintas formas de pedir café por el mundo En Directo al Paladar | Guía para preparar bien cualquier café

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio