Compartir
Publicidad

El delicioso tomate rosado o de piel de doncella

El delicioso tomate rosado o de piel de doncella
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los que me conocéis hace tiempo sabéis de mi gusto por el tomate de calidad. Con buenos tomates preparamos las mejores ensaladas, las mejores salsas o los utilizamos para elaborar gazpachos, salmorejos, sin olvidarnos de platos de pasta italiana, etc. Hoy quiero hablaros de una de las variedades más interesantes que he probado, el delicioso tomate rosado o de piel de doncella de Barbastro.

Este tomate está emparentado en su origen con otras variedades similares como los tomates rosas de la sierra de Aracena en Huelva, a los que dediqué un post hace tiempo y con otras variedades similares como los tomates de Cabra y otros que se producen en alguna zona de Córdoba.Todos se caracterizan por su color rosado y no rojo en la parte exterior, su piel fina fina que incluso se rasga cuando están maduros y su forma irregular, a diferencia de los tomates "clónicos" de invernadero.

Los tomates rosados de Barbastro

Los tomates rosados de Barbastro (Huesca) son junto a los de Huerta de Carabaña unos de mis preferidos. El motivo fundamental, -el único que es importante para mí-, se deriva de las sensaciones organolépticas que me despierta al probarlo, es decir, se refiere tanto a su sabor como a su textura en boca.

tomates_rosados.jpg

Además de esto, os hablaré también de su aspecto, de su aprovechamiento, de sus semillas y otras características importantes a la hora de elegir un tomate, pero, si reducimos todo a lo más básico, analizaremos las dos sensaciones fundamentales de las que os hablaba: su sabor y su textura.

Los tomates rosados de Barbastro son feos y desiguales, con muchas cicatrices derivadas de lo frágil de su piel y con un precioso color rosado. No tienen nada que ver con los tomates repetidos en serie que encontramos habitualmente en los supermercados, y en cambio tienen mucho que ver con los tomates rosas de Aracena, cuyas semillas están emparentadas y que se diferencian básicamente de estos por la influencia de la intervención de la tierra, la altura, las temperaturas etc.

Hace unas semanas me acerqué a ver una explotación de estos tomates muy cerca de Barbastro, que tenía como particularidad que está produciendo los tomates en una zona situada a más altura que ha hecho que califiquen sus tomates como tomates rosa de montaña y que jugando con las características de los tomates que produce, utiliza como slogan "no todos somos iguales"

tomates_piel_de_doncella.jpg

La explotación se está haciendo en ecológico, llegando a traer incluso abejorros para que realicen la polinización de las flores de la tomatera y ahora está en plena época de recolección. Para esta explotación se ha realizado todo un proyecto para dar valor a la producción, a la tierra y a los habitantes, con intención incluso de fijar población en zonas caracterizadas por el abandono rural y pérdida de habitantes.

Características del tomate rosado o de piel de doncella

Los tomates rosados o de piel de doncella de la zona de Huesca tienen un tamaño grande, de entre 300 g a 500 g de media, y su aspecto exterior es muy peculiar. Se trata de tomates con protuberancias, deformidades y cicatrices, que pueden ocasionar cierto rechazo al consumidor acostumbrado a los tomates "bonitos".

Este gran error de los consumidores de elegir tomates -y otros frutos- por su apariencia antes que por su sabor, ha originado que muchas variedades interesantes en un sentido gastronómico, sean ahora tan difíciles de encontrar en supermercados en los que se compra por los ojos y no con cabeza.

Al abrir el tomate por la mitad, notamos las diferencias con los tomates habituales del mercado. En primer lugar el tomate se corta sin ninguna dificultad ya que su piel -cuya finura le da nombre a la variedad- es muy fina y hasta los cuchillos poco afilados la seccionan sin complicaciones.

En segundo lugar, y fijaros en la foto que encabeza la entrada, las semillas no están agrupadas en cuatro celdas independientes sino que están repartidas por toda la superficie del tomate. Este tiene mucha más carne y mucha menos agua como se puede apreciar. Por eso, pese a que tengan un precio elevado, no estaremos pagando por agua sino por un auténtico tomate lleno de sabor.

tomates_en_la_mata.jpg

Si queremos tomates que sepan a tomate, tomates que nos dejen impactados con los que las ensaladas cobren otro sentido, los gazpachos y salmorejos estén llenos de sabor y casi estemos deseando tomarlos a bocados con un pellizquito de sal, estos tomates no nos van a defraudar.

Todo tiene su precio, pero entre un tomate que no sabe a nada y un tomate que te emociona, yo tengo claro qué elegir. Además estos tomates sólamente se dan en esta época del año, no son como los de invernadero que nos traen de Holanda durante todo el año y solo nos dan conversación, cuando comentamos "estos tomates no saben a nada" y añoramos el sabor del auténtico tomate tradicional.

En Directo al Paladar | Los increíbles tomates de Huerta de Carabaña
En Directo al Paladar | Los tomates rosas de la Sierra de Aracena

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos