Publicidad

No tires tu vajilla rota, puede ser arte

No tires tu vajilla rota, puede ser arte
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

No me gusta nada cuando se rompe un plato o un cuenco. No me ocurre a menudo, pero cuando pasa, siento tristeza -me irrita tener vajillas desemparejadas- algo que espero dejar de sentir ahora que sé que una vajilla rota puede ser arte, al menos en las manos de los artesanos adecuados.

Y es que resulta que en Japón existe un arte centenario llamado Kintsugi (se remonta al siglo XV) que consiste en recomponer las piezas de cerámica rotas con una pasta de oro y plata que resalta las juntas, creando piezas que apelan al atractivo de las cosas rotas e imperfectas.

Actualmente, Tokyobike ofrece un taller en Londres destinado a este arte tan peculiar. En el vídeo podemos ver a dos de estos artistas (Muneaki Shimode y Takahiko Sato) trabajando en diferentes piezas, al tiempo que nos cuentan qué es lo que les inspira a recomponer piezas de vajillas que no siempre son especialmente bonitas.

Su argumento es esa belleza de las cosas rotas que vuelven a la vida, una especie de defensa ante la pasión por lo nuevo que parece invadir nuestra sociedad, en la que algo roto se sustituye inmediatamente por algo nuevo, sin darle una oportunidad de ser reparado. Os dejo con una galería para que podáis apreciar algunas de las piezas restauradas.

Vía | Fubiz
Imágenes | The Et Ceramique
En Directo al Paladar | Las preciosas acuarelas de Bénédicte Caillat

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir